# Artículos

Historia del espionaje en la Antigua Roma: Al servicio secreto de su emperador, II Parte

 

 

                     

Foto 1: Retrato de Tito Livio, quien recogió la historia de las primeras operaciones de espionaje de la antigua Roma (dominio público) La gran guerra de la Roma republicana contra la Cartago de Aníbal tampoco estuvo exenta de buenas historias de espías. Una de las operaciones de espionaje más destacadas del conflicto tuvo lugar durante el asedio de Útica, en 203 a. C., llevado a cabo por las tropas de Publio Cornelio Escipión. Nuevamente según Tito Livio, Escipión decidió enviar una delegación al campamento del rey númida Sífax, aliado de Cartago, con el aparente objetivo de parlamentar. Pero la verdadera intención del general romano era detectar los puntos débiles del enemigo. Para ello, la delegación sería acompañada por un grupo de centuriones disfrazados de esclavos que se mezclarían entre númidas y cartagineses analizando sus campamentos. www.caixal.com Foto2: Pocas unidades militares arrastran tan mala fama como los pretorianos, la guardia de los emperadores de Roma, su privilegiada (cobraban mucho más que los legionarios y servían menos tiempo) y a menudo petulante escolta. El cuerpo, que también acompañaba en campaña al emperador, entrando en combate como soldados, tuvo múltiples funciones incluyendo las de policía secreta, espionaje y operaciones clandestinas (como asesinar a enemigos del Estado). www.caixal.com

Entre otras tácticas, Escipión ordenó a los espías que reconocieran los campamentos enemigos. Cuando su sitio de Utica se estancó, envió una legación al campamento del rey númida, Sifax. Centurianos disfrazados de esclavos acompañaron a los emisarios de Escipión. El legado Cayo Laelio temía que el plan quedara al descubierto, que uno de los centuriones disfrazados, Lucius Statorius, pudiera ser reconocido ya que había visitado el campamento anteriormente. Para proteger la tapadera de su agente, Laelius hizo que lo azotaran públicamente. La capacidad de persuasión de la acción engañosa dependía del hecho conocido de que los romanos sometían a castigos corporales únicamente a personas de baja categoría social. Para el historiador, el episodio es de particular interés porque identifica específicamente a centuriones y tribunos como participantes activos en misiones de espionaje. Mientras los legados estaban en conferencia, los ‘esclavos‘ debían deambular por el campamento y reconocer las instalaciones, tomando nota de las entradas, salidas y la ubicación de cada división. Debían buscar los puestos de avanzada y los centinelas y determinar si el campamento era más vulnerable a los ataques de día o de noche. En cada visita, un grupo diferente de ‘esclavos‘ hacía el viaje, para que cada centurión tuviera la oportunidad de familiarizarse con los campamentos. Cuando tuvo toda la información a mano, Escipión concluyó que un ataque nocturno sería la forma más efectiva de tomar el campamento, y, además, ordenó quemar los campamentos cartagineses y númidas. Los cartagineses, pensando que se trataba de incendios accidentales, salieron desarmados solo para ser masacrados por la columna romana que estaba lista y esperando. En este caso, la recopilación de inteligencia había hecho posible una operación clandestina exitosa. Scipio había asestado un golpe paralizante a una fuerza superior. Cuando Roma conquistó los reinos helenísticos de Oriente y libró la Tercera Guerra Púnica (149-146 a. C.), la república del Tíber se había convertido en el centro de un imperio mediterráneo. Los historiadores aún se maravillan de la cantidad de territorio que gobernó Roma durante la república media con la escasa infraestructura que tenía. Por ejemplo, no había un sistema de comunicaciones postales, ningún servicio de inteligencia gubernamental, ningún servicio exterior permanente y ningún órgano de toma de decisiones que no fuera el engorroso Senado de trescientos hombres. Los romanos no tenían nada parecido a un cuerpo diplomático. No enviaron representantes permanentes al exterior, ni establecieron oficinas para especialistas del área extranjera en casa. De hecho, ni siquiera instalaron fuerzas de ocupación en Oriente antes de finales del siglo II a. C.

El medio principal para evaluar los problemas en el extranjero se convirtió en la embajada. El Senado envió pequeñas misiones de investigación o asesoramiento, compuestas generalmente de tres a cinco senadores de diversas calificaciones y experiencia. Viajaron en buques de guerra, pero sin escolta militar. Estos hombres actuaron como agentes romanos, pero de ninguna manera estaban destinados permanentemente en el extranjero. Por lo general, las embajadas se enviaban para visitar a los reyes que anteriormente habían enviado delegaciones a Roma para pedir ayuda. Solo en tiempos de crisis el Senado iniciaría una misión de investigación por su cuenta. Se informó a los enviados romanos con instrucciones y se les pidió que entregasen advertencias, dieran consejos, arbitraran acuerdos, verificaran informes o simplemente miraran a su alrededor. La mayor parte de esto se hizo al aire libre, pero siempre existía la posibilidad de que las partes interesadas transmitieran clandestinamente información a los enviados. No sabemos cuántos criados trajeron consigo que, inadvertidos, pudieron escuchar a escondidas. Si bien es razonable suponer que los romanos enviaron a los emisarios para recopilar información de inteligencia, no hay duda de que sus objetivos los consideraban espías. En su gran gira por Oriente en 166 a. C., el historiador griego Polibio se refirió a Tiberio Graco y su séquito como kataskopoi (espías). Apiano, otro historiador griego, declaró sin rodeos que los enviados a Antíoco IV, aparentemente para lograr la reconciliación entre él y Ptolomeo, realmente tenían la intención de descubrir sus planes. Antíoco les dio a estos espías una recepción tan cálida que enviaron informes entusiastas. Sin embargo, sabemos por otros registros que Antíoco, de hecho, albergaba una gran antipatía hacia Roma y siguió una política muy diferente de la que confió a los enviados. Debido a que los gobernantes de Oriente tenían una larga historia de uso de servicios de inteligencia formales, a menudo asumían que los romanos estaban jugando el mismo juego. Genthius, un rey ilirio, a veces encadenaba embajadores enviados por Roma y los acusaba de espionaje. No es difícil encontrar otros ejemplos de embajadores o comerciantes romanos sospechosos, arrestados o ejecutados por cargos de espionaje. Incluso los provinciales desconfiaban de los romanos que viajaban de forma no oficial. Los compradores de granos romanos que compraban en Cumas y Sicilia fueron acusados ​​de espionaje y, en consecuencia, fueron tratados con extrema hostilidad por las autoridades locales, incluso hasta el punto de encontrar sus vidas en peligro. Cuando Mitrídates VI, rey del Ponto, fue a la guerra contra los romanos, lo primero que hizo fue matar a todos los romanos e italianos de las principales ciudades de Asia Menor como miembros de una posible quinta columna. Se estima que ochenta mil víctimas romanas e italianas muestran la seriedad con la que Mitrídates se tomó sus problemas de seguridad. Parte de la renuencia de Roma a desarrollar un servicio de inteligencia formal se debió a la forma única en que se había desarrollado su gobierno republicano. El Senado, compuesto por vástagos de familias ricas de clase alta, actuó con cierta lealtad de clase que permitió al estado impulsar sus intereses y expandirse al exterior. Pero el Senado no estaba de acuerdo. Siempre hubo una tremenda competencia personal entre individuos y familias por la riqueza y la gloria que creaba tal conquista. Para promover sus fines parroquiales, estos hombres necesitaban saber lo que otros estaban haciendo y planeando, por lo que utilizaron sus redes de inteligencia privadas para avanzar en sus propias carreras. Gran parte del trabajo de capa y espada de la política senatorial tras bambalinas se ha perdido para siempre, pero no es difícil imaginar qué formas tomó. Los romanos no tuvieron reparos en utilizar el espionaje a nivel personal. Cada aristócrata romano tenía su red privada de socios comerciales, informantes, miembros del clan, esclavos o agentes (hombres o mujeres) que podían mantenerlo informado sobre los últimos acontecimientos en el Senado o en su propia casa. Incluso los arquitectos romanos construyeron casas particulares con la contrainteligencia en mente. El arquitecto de Livius Drusus le preguntó si le gustaría que su casa se construyera “de tal manera que estuviera libre de la mirada del público, a salvo de todo espionaje y que nadie pudiera menospreciarla“.

El espionaje a pequeña escala se convirtió en espionaje a escala nacional cuando la nobleza llevó sus intereses familiares a la arena de la política exterior. Pero debido a que cada familia senatorial tenía su propia red de inteligencia privada, ningún grupo habría sancionado la creación de una única organización central de inteligencia que pudiera caer en manos de una facción rival. Tal colección de intereses individuales simplemente no era un terreno fértil para engendrar una sola institución que supervisaría los intereses de Roma en el extranjero, además de los segmentos de la propia sociedad romana. Incluso si a un organismo de inteligencia tan centralizado se le asignaran solo objetivos extranjeros, podría haber quedado un temor residual de que, tarde o temprano, tal aparato se usaría para promover los intereses de un grupo sobre otro. El hecho de que las redes de inteligencia fueran de propiedad y operación privadas se puede ver claramente en la república tardía. Salustio, quien escribió un relato de la conspiración de Catilina, una de las amenazas más notorias para la última república, dijo que fue sofocada por Cicerón con guardaespaldas, que se enteró a través de la amplia red de espionaje del cónsul que incluía guardaespaldas. Pompeyo y César tenían redes de inteligencia que usaron entre sí en la guerra civil que finalmente derrocó a la república.

El cobro de impuestos era un buen momento para captar nativos que se aviniesen a colaborar como espías al servicio de Roma www.caixal.com

Los agentes de César en Roma vigilaron de cerca a sus enemigos. Cicerón, por ejemplo, menciona en una carta que sus epigramas fueron informados a César, quien pudo distinguir entre los auténticos y los falsamente atribuidos a él. Mientras César mantuvo el control de Roma durante la guerra civil, la población de la ciudad se regocijó con sus victorias y lamentó sus pérdidas, al menos públicamente. Sabían muy bien que había espías y espías merodeando, observando todo lo que se decía y se hacía. Los correos militares de César, los especuladores, se mantuvieron ocupados entregando inteligencia, pero también se les asignó tareas de espionaje. César coordinó bien sus activos de inteligencia. En esto se destaca como un individuo que pudo sacar lo mejor del sistema republicano. Estableció un sistema de transporte rápido de mensajes e información a través de mensajeros, y también tenía exploradores y espías que usaban técnicas de contrainteligencia, como códigos y cifrados, para evitar que sus planes militares cayeran en manos del enemigo. Su sucesor, Augusto, tuvo una mejor oportunidad de desarrollar el sistema que había iniciado César. Augusto pudo haber sido heredero de las ideas de César, o quizás simplemente sabía instintivamente lo que necesitaba el nuevo imperio. Pero, en cualquier caso, fue lo suficientemente astuto como para darse cuenta de que esas reformas de inteligencia debían haberse retrasado mucho. La primera innovación relacionada con la recopilación y difusión de inteligencia de Augustus fue el establecimiento de un servicio estatal de correos y mensajería llamado cursus publicus, que sustituyó al inadecuado sistema republicano de mensajeros privados.Al proporcionar un medio de transporte y comunicaciones, Augusto construyó los rudimentos de lo que se convertiría en el servicio de seguridad imperial. Ahora habría una forma oficial, permanente y confiable de comunicar inteligencia política y militar.

     

Foto 1: AVXILIARII que, como los aliados nativos, hacían un buen servicio como EXPLORATORES. Foto 2: Jinetes celtas leales a Roma que podían infiltrarse detrás de las líneas enemigas, sin que nadie sospechara lo más mínimo. www.caixal.com

Al igual que los babilonios y los persas antes que ellos, los romanos combinaron su red de carreteras con un sistema de comunicaciones administrado centralmente para ayudar a garantizar la seguridad del emperador y la estabilidad del imperio. Aunque el cursus publicus proporcionó un medio confiable para transmitir información importante, el envío de despachos por este método no garantizaba la seguridad suficiente si había un traidor dentro del sistema. Las comunicaciones secretas y no tan secretas a menudo desempeñaban un papel fundamental en los acontecimientos políticos. El emperador Caracalla (211-217 d. C.) fue advertido de un complot contra su vida cuando su sucesor Macrino (217-218) estaba tramando el plan. La advertencia vino de Materianus, el oficial a cargo de las cohortes urbanas durante las frecuentes ausencias de Caracalla de Roma en campaña. El mensaje fue sellado y entregado con otras cartas al correo imperial. El mensajero completó su viaje a velocidad normal, sin darse cuenta de lo que llevaba. Caracalla recibió el correo, pero en lugar de leerlo él mismo, entregó los despachos diarios, incluida la advertencia de Materianus, a Macrinus, quien rápidamente se deshizo de la carta incriminatoria. Como temía que Materianus intentara una segunda comunicación, Macrinus también decidió deshacerse de Caracalla. Con bastante frecuencia, los correos de inteligencia se duplicaron como asesinos políticos. El emperador Gordiano envió una carta secreta que el historiador Herodes describe como doblada de una manera que era “el método normal utilizado por el emperador para enviar mensajes privados y secretos”. No se dan más detalles, pero evidentemente tales mensajes fueron sellados de cierta manera y transportados por mensajeros especiales. En el caso de Gordiano, el mensaje se envió al gobernador de Mauritania Caesariensis como parte de una operación encubierta. Los agentes estaban disfrazados de mensajeros de Maximinus, el enemigo del emperador. El gobernador, Vitalianus, solía ir a una pequeña habitación, fuera del tribunal público, donde podía examinar los despachos con detenimiento. Luego se ordenó a los agentes que le informaran que traían instrucciones secretas de Maximinus y que solicitaran una audiencia privada para transmitir estas instrucciones secretas personalmente. Mientras Vitalianus examinaba los sellos, lo mataron con espadas escondidas debajo de sus capas.

A medida que se desarrolló el sistema del cursus publicus, los correos fueron extraídos cada vez más del ejército, especialmente de los especuladores. Los deberes de los especuladores no se limitaban simplemente a llevar mensajes. También podrían utilizarse para actividades encubiertas como espiar, arrestar a figuras políticas, vigilar a sospechosos y detenidos o ejecutar a hombres condenados. El Evangelio de San Marcos 6:27 indica que fue un especulador que fue enviado a la prisión con una orden de ejecución para Juan el Bautista. Con el reinado de Domiciano (81-96 d. C.), o posiblemente Adriano (117-138), llegó otra innovación que agregó más mano de obra a esta red de inteligencia. La sección de suministros del estado mayor imperial proporcionaba personal que podía trabajar como agentes de inteligencia. Los sargentos de suministros, llamados frumentarii, cuyas funciones originales habían incluido la compra y distribución de grano, ahora se convirtieron en oficiales de inteligencia. Debido a que estos hombres viajaban constantemente por tareas logísticas, estaban en condiciones de vigilar al ejército, la burocracia imperial y la población local. Podían informar sobre cualquier situación que fuera de interés para los emperadores. Que los emperadores llegaron a confiar en este sistema se demuestra por el hecho de que los frumentarii comenzaron a reemplazar a los especuladores como correos de inteligencia y eventualmente como policía secreta. Aunque sus tres deberes principales fueron como mensajeros, recaudadores de impuestos y policías, al igual que los especuladores antes que ellos, estos oficiales fueron utilizados en muchas capacidades relacionadas con la seguridad del Estado. Hacia el siglo III existe una amplia evidencia de su uso como espías. Nadie parecía ser inmune: los generales prominentes, los cristianos humildes, los senadores y los subversivos estaban bajo su escrutinio.

En la ciudad de Roma, los frumentarii trabajaron en estrecha colaboración con la policía urbana. Sus deberes de servicio secreto, además de investigar y arrestar, eventualmente llegaron a incluir el asesinato político. El emperador no solo se valió de sus servicios, sino que los pretendientes al trono, como Macrinus, utilizaron los frumentarii para promover sus carreras. El uso o abuso del servicio dependía del emperador. Alexander Severus es elogiado por elegir solo hombres honestos, pero en otras ocasiones llegaban quejas sobre su corrupción. Agentes de la policía secreta, los frumentarii participaron en la persecución de los cristianos. Estaban entre los principales agentes que espiaron a los cristianos y los arrestaron. El soldado que supervisó a San Pablo en Roma mientras esperaba el juicio era un frumentarius. El historiador de la Iglesia Primitiva Eusebio relata la historia de un cristiano llamado Dionisio que estaba siendo perseguido por la policía secreta. Se escondió en su casa durante cuatro días. Mientras tanto, el frumentarius buscaba por todas partes, pero nunca pensó en registrar la casa del hombre. Dionisio escapó con la ayuda de la clandestinidad cristiana. En otro incidente, un frumentarius fue enviado a arrestar a Cipriano, luego santo, pero los cristianos, que tenían su propia red de inteligencia durante las persecuciones, se enteraron de la orden de arresto y le advirtieron que se escondiera. Muchas fuentes antiguas mencionan que soldados sin uniforme arrestan a cristianos o realizan otras tareas del servicio secreto, pero no siempre es posible saber si estos fueron los frumentarii. Dado que cualquier soldado podía ser adscrito a funciones policiales, el gobierno imperial tenía una amplia gama de personal entre el que elegir para este tipo de funciones. Sus actividades no ganaron el cariño de los frumentarii al público en general. Los administradores romanos podían ser arbitrarios, autoritarios y corruptos. Cuando se involucraron en la recaudación de impuestos y detectaron la subversión, las tentaciones a la corrupción fueron aún mayores. Un escritor del siglo III describió las provincias como “esclavizadas por el miedo“, ya que había espías por todas partes. A muchos romanos y habitantes de las provincias les resultaba imposible pensar o hablar libremente por miedo a ser espiados. El espionaje de los frumentarii se volvió desenfrenado a fines del siglo III, y su comportamiento se comparó con el de un ejército de saqueadores. Entrarían en las aldeas aparentemente en busca de criminales políticos, registrarían hogares y luego exigirían sobornos a los lugareños. El emperador Diocleciano disolvió los frumentarii debido a la gran cantidad de quejas que recibió de sus súbditos, pero en realidad no tenía intención de renunciar a una fuente de inteligencia tan esencial. Simplemente los reemplazó con miembros de otra organización, que realizarían las mismas tareas de contrainteligencia y seguridad, pero con un nombre diferente. Estos nuevos hombres fueron llamados agentes in rebus, agentes generales. La suavidad del título contradice sus funciones secretas reales. Realizaron una amplia gama de actividades de inteligencia casi idénticas a las de los frumentarii. Las dos diferencias principales fueron que los agentes eran civiles, no soldados, y no estaban bajo la jurisdicción del prefecto pretoriano, el comandante de la Guardia Pretoriana; más bien, fueron dirigidos por un funcionario llamado “maestro de oficinas“. Dado que el maestro de oficinas controlaba otros grupos que tenían funciones de inteligencia, como los notarii, los secretarios imperiales, a mediados del siglo IV, el maestro de oficinas se convirtió, en efecto, en el ministro de información. El nuevo cuerpo de agentes también era más numeroso de lo que había sido bajo el sistema anterior, alcanzando hasta mil doscientos hombres. El crecimiento de la burocracia en el Imperio tardío creó otro uso para los espías: la vigilancia de otros ministerios de estado. El gobierno central enviaría oficiales de inteligencia de la corte imperial a otros departamentos de la burocracia para espiar tanto a sus superiores como a sus subordinados. En lugar de permanecer leales al emperador, cooperaron con los superiores, en lugar de espiarlos, que pensaban que podrían ayudarles en sus carreras. A menudo, los cargos de traición se lanzaban contra rivales políticos en lugar de verdaderos traidores, con la consecuencia de que la seguridad del imperio se veía comprometida. Durante el Imperio tardío, el gobierno romano institucionalizó sus servicios de información y actividades de espionaje hasta un grado desconocido durante la época de Augusto. Y, sin embargo, ¿podemos decir que las actividades de inteligencia mantuvieron al emperador más seguro? Probablemente no. Solo una minoría de emperadores murió de muerte natural. El setenta y cinco por ciento de ellos cayeron en manos de asesinos o pretendientes al trono. Para estar a salvo, el emperador confió en muchos grupos para que le proporcionaran inteligencia. La característica distintiva del espionaje en el Imperio tardío es que ningún departamento lo llevó a cabo solo. A muchos grupos, civiles y militares, se Reles asignaron tareas que implicaban cierta vigilancia. ¿Todo este espionaje hizo a Roma más segura en sus fronteras o hizo que sus líderes estuvieran bien informados sobre sus enemigos? De nuevo, la respuesta es no.

 

En los primeros días, el ejército romano utilizó a sus soldados más sutiles para la recopilación de inteligencia. Con el tiempo, los primeros comandantes militares, como Julio César, comenzaron a depender de un grupo específico de soldados para el trabajo que debía realizarse en las sombras. Estos eran los especuladores , o especuladores, que fueron utilizados como correos, espías y policías secretos. www.caixal.com

La inteligencia extranjera continuó siendo recolectada por los medios tradicionales, es decir, por los exploradores militares, los exploratores y especuladores. Grandes unidades móviles de exploratores sestaban estacionados en áreas fronterizas, donde se usaban para monitorear la actividad enemiga más allá de los límites del imperio. Este fue un reconocimiento militar sencillo. Hay poca evidencia que sugiera que los romanos colocaron a sus propios agentes entre las potencias extranjeras. La única excepción es un pasaje del historiador romano del siglo IV Ammianus Marcellinus en el que habla de un grupo llamado Arcani, a quienes evidentemente los romanos les pagaron para que informaran de lo que vieron. Desafortunadamente para nosotros, la descripción detallada de estas actividades se perdió con la historia de Constans de Ammianus, que no ha sobrevivido. A pesar de sus protestas en sentido contrario, los romanos estuvieron muy involucrados en el espionaje, pero no se puede decir que alguna vez establecieron un servicio de inteligencia formal. Lo más cerca que estuvieron fue en el uso de grupos como los frumentarii y las agentes in rebus para diversas tareas de seguridad interna. Proteger al emperador y mantenerlo en el trono se volvió tan crucial después del siglo III que la mayoría de las actividades de inteligencia de Roma se centraron en el interior. Irónicamente, a pesar de toda su reputación como constructores de imperios, los romanos nunca fueron tan buenos observando a sus enemigos como mirándose unos a otros.

 

Referencias Bibliográficas:

(Fuentes Primarias)

Flavio Vegecio Renato, Epitoma rei militaris.

LIVIO, Tito, Historia de Roma desde su fundación (copia: Book 1 as The Rise of Rome, Oxford University Press, 1998, ISBN 0-19-282296-9).

MARCELINO, Amiano, Res Gestae a Fine Corneli Taciti en The Latin Library.

Notitia Dignitatum en la Bibliotheca Augustana de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Ausburgo.

POLIBIO, Historias en Lacus Curtius (copia: Harvard University Press, 1927. Traducción al inglés por W. R. Paton).

(Fuentes Modernas)

Transnationalism in Ancient and Medieval Societies: The Role of Cross-Border Trade and Travel by Michael C. Howard. North Carolina: McFarland & Company, Inc., Publishers, 2012.

  1. Cascarino, L’esercito romano. Armamento e organizzazione, Vol. I – Dalle origini alla fine della repubblica, Rimini 2007.
  2. Cascarino, L’esercito romano. Armamento e organizzazione, Vol. II – Da Augusto ai Severi, Rimini 2008.
  3. Cascarino & C. Sansilvestri, L’esercito romano. Armamento e organizzazione, Vol. III – Dal III secolo alla fine dell’Impero d’Occidente, Rimini 2009.

A.K.Goldsworthy, Storia completa dell’esercito romano, Modena 2007. ISBN 978-88-7940-306-1

  1. Le Bohec, L’esercito romano da Augusto alla fine del III secolo, Roma 1992, VII ristampa 2008.
  2. Le Bohec, Armi e guerrieri di Roma antica. Da Diocleziano alla caduta dell’impero, Roma 2008. ISBN 978-88-430-4677-5
  3. Webster, The Roman Imperial Army, Londres – Oklahoma 1998.
  4. Le Bohec, El ejército romano: instrumento para la conquista de un imperio, Ed. Ariel, Barcelona, 2004, ISBN 84-344-6723-2 978-84-344-6723-1.

Goldsworthy Adrian (2005). El ejército romano. Madrid: Ediciones Akal. ISBN 978-84-460-2234-3.

Profesor David Odalric de Caixal i Mata: Historiador Militar.  Director del Área de Seguridad y Defensa de INISEG (Instituto Internacional de Estudios en Seguridad Global). Director del Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalización Yihadista (OCATRY). Membership in support of the AUSA (Association of the United States Army); Miembro asesor de la Sección de Derecho Militar y Seguridad del ICAM (Ilustre Colegio de Abogados de Madrid); Membership in support of the Friends of the Israel Defense Forces. Miembro del Consejo Asesor del Likud-Serbia (Israel) Miembro del Comité Científico del CIIA (Centro de Investigación Internacional Avanzada) de INISEG-UNIVERSIDAD PEGASO. David de Caixal es miembro colaborador en Geoestrategia Internacional, contraterrorismo e Historia Militar en el en el US Center for Homeland Defense and Security / The Center for Homeland Defense and Security’s University and Agency Partnership Program. Director of the “Research Group Firts World War Centenary 1914-1918 Imperial War Museum-INISEG”. Miembro “The Society for Army Historical Research” (Advancing the study of British military history for the next generation- University Research Grants / London Director del Máster de Historia Militar de INISEG- Universidad Pegaso (Italia)