# Artículos

Los Primeros Enfrentamientos de los norteamericanos en la Guerra de Vietnam y la Batalla de Ia Drang 1965

Ia Drang Infantry disembarking from Helicopter.jpg

LOS PRIMEROS ENFRENTAMIENTOS DE LOS NORTEAMERICANOS EN LA GUERRA DE VIETNAM Y LA BATALLA DEL VALLE DE IA DRANG OCTUBRE-NOVIEMBRE DE 1965

Soldiers of the U.S. Amry 1/7th Cavalry disembark from a Bell UH-1D Huey at LZ X-Ray during the battle of Ia Drang.

Profesor David Odalric de Caixal i Mata; Historiador, Analista en Historia Militar y Geoestategia Internacional; Director General de SECINDEF (Security, Intelligence & Defense) International Consulting (Israelí & Spanish Company); Profesor de Protocolo y Diplomacia del Vaticano, Derecho Premial Nobiliario e Historia Eclesiástica y Heráldica en la ESPRI (Escuela Superior Universitaria de Protocolo y Relaciones Institucionales de Cataluñala (Universidad Europea Miguel de Cervantes); Miembro del Grupo de Investigación del LSTE (Universidad Autónoma de Barcelona); Director del “Research Group First World War Centenary 1914-1918 InstitutoEuropeo de Seguridad y Defensa-Imperial War Museum”; Miembro del Grupo de Investigación “Observatorio del Mediterráneo: Italia en la Primera y Segunda Guerra Mundial, el Holocausto y la Guerra Fría” Università degli Studi di Bari.

En batallas más o menos convencionales, los guerrilleros vietnamitas aún tenían cartas que jugar frente a los soldados del Sur y lo demostraron en el mes de junio. El 51º batallón del ARVN cayó en un ataque sorpresa cerca del golfo de Tonkín y fue desintegrado por completo. Pero el resultado fue diferente cuando los Marines emprendieron la Operación Starlight, primera prueba de fuego para ellos después de meses inactivo. Por su parte, la US Army combatiría por primera vez contra los soldados del Norte en el valle de Ia Drang. Durante varios días de noviembre los soldados del 7º de Caballería y otras unidades de la 1º División de caballería aérea se enfrentaron a los tres regimientos del EVN. Los norvietnamitas habían sido enviados para destruir el campamento de Boinas Verdes y mercenarios de Plei Me, acabar con las columnas de refuerzo y tomar después la ciudad de Pleiku, dejando así el camino libre hacia Qui Nhon y el Mar de la China Meridional, lo que hubiese partido el país por la mitad. Pero los estadounidenses truncaron ese plan. Los nuevos helicópteros movidos por turbo transmisión resultaron un arma útil, realizando una fundamental misión para transportar a los hombres al centro de la batalla. Aprovisionarlos y extraer a los heridos. La Batalla de Ia Drang estuvo a punto de volverse una catástrofe para Estados Unidos, pero esos helicópteros y la potencia de fuego desplegada invirtió la situación. Unos 1500 soldados norvietnamitas perdieron la vida, frente a 234 estadounidenses, pese a ello el ejército vietnamita se autoproclamó vencedor.

Al contrario que los franceses, los estadounidenses utilizaron las nuevas máquinas con turbo-transmisión. En la imagen, varios helicópteros Huey de las compañías 170ª y 189ª esperando el embarque de tropas en Polei Kleng, Vietnam del Sur, marzo de 1969.

Los éxitos en la Operación Starlight y en Ia Drang, unido a lo aprendido en Corea en evacuaciones sanitarias, constituyeron el espaldarazo para el nuevo medio de transporte y también de guerra, según el propio general William Westmoraland El helicóptero servía para salvar heridos, llevar todo lo necesario a cualquier sitio por difícil que fuera e incluso atacar a tierra con ametralladoras y poco después con cohetes. Victorias como Ia Drang animaron a los estadounidenses a seguir utilizando esta máquina para disponer de movilidad y potencia de fuego en un país montañoso y selvático. Así surgió el primer helicóptero artillado, el AH-1H, más conocido como Cobra, derivado del UH-1 o Huey, sólo con verlo la mayoría de las personas lo asocian a Vietnam, ambos aún en servicio a principios del siglo XXI. Así pronto estuvieron disponibles batallones de caballería aérea y gran cantidad de helicópteros. El jefe de las fuerzas estadounidenses en Vietnam, general William Westmoraland, solicitó y consiguió los medios para realizar las acciones que pensaba le llevarían a la victoria, entre las que destacaron:

Continuar la : bombardear Vietnam del Norte y reducir o eliminar las incursiones de sus unidades en el Sur. Fue uno de los primeros fracasos tanto en los objetivos alcanzados, se pensaba reducir la industria norvietnamita en pocos días, como en las muertes de civiles causadas, además de constituir un constante quebradero de cabeza para las familias de los pilotos desaparecidos en combate (en inglés MIA).
Cortar la llegada de suministros desde el Norte. Para ello se intensificaron las acciones de los Boinas Verdes en las Tierras Centrales de Vietnam, formando a una milicia de montaña y consiguiendo muchos éxitos en la Ruta Ho Chi Minh, algunos autores opinan que fue la más eficiente acción de Estados Unidos. Al mismo tiempo la flota estadounidense bloqueó casi todos los envíos por mar.
Atacar al enemigo en su propio terreno. Se intensificaron las operaciones de búsqueda y destrucción, se patrulló con lanchas el Delta del Mekong, se formaron y enviaron los SEAL contrainsurgencia.
Desarrollar la campaña Corazones y Mentes, que tanto éxito les reportó a los ingleses en Malasia. Se debía continuar con la reconstrucción de poblados, el servicio sanitario, la entrega de maquinaria agrícola, etc.
Asimismo en diciembre de 1965, la Fuerza Aérea puso en marcha el Programa Big Belly, para permitir que los B-52 transportaran casi 10 000 kg de bombas y en abril del año siguiente fueron desplazados a la isla de Guam para poder alcanzar Vietnam del Sur. Desde allí se realizaba una media de 300 salidas al mes. Con esta nueva arma se logró derrotar en 1966 a la Novena división del FLN para la que tuvieron que realizar 225 salidas.

No obstante, los vietnamitas aprendieron mucho más de su oponente de aquellos reveses y decidieron seguir las siguientes pautas:

Mantener el apoyo campesino con una incasable campaña de adoctrinamiento y de terror.
No permanecer demasiado tiempo en la misma posición y abandonarla en cuanto sus adversarios ofrecieran excesiva resistencia. Incluso llegaban a lanzar tres granadas de mortero
Túneles
Tener paciencia y perseverar por la convicción de que una sociedad industrializada no pude mantener por mucho tiempo una guerra costosa sin resultados exitosos más o menos inmediatos.
Ruta Ho Chi Ming
PRELIMINARES DE LA CAMPAÑA Y LA BATALLA DEL VALLE DE IA DRANG

Estados Unidos llevaba enviando soldados a Vietnam desde los años cincuenta ayudando a los franceses en la Guerra de Indochina. Continuaron en Vietnam del Sur negándose a reconocer los Acuerdos de Ginebra, que respaldaban a los comunistas, entre otras materias en formación de pilotos y mantenimiento de aeronaves. Pese a los rumores de combates entre asesores estadounidenses contra fuerzas comunistas oficialmente Estados Unidos no había participado en Vietnam con tropas regulares hasta al Incidente del Golfo de Tonkin y el desembarco de marines en Da Nang. En un principio la participación estadounidense debía limitarse al perímetro de las bases aéreas y navales; pero enseguida fueron ampliando su área de actuación para conseguir, en el caso de que el ejército de Vietnam del Sur se desmoronase, la permanencia de bolsillos de resistencia. Así comenzaron las actuaciones de búsqueda y destrucción y las operaciones de cierto tamaño. En agosto de 1965 los Marines se enfrentaron con éxito al Vietcong en la Operación Starlite, los arrinconaron en un península y allí pudieron bombardearlos con aviación y artillería naval.

La potencia de las armas utilizadas por Estados Unidos dio la vuelta a la batalla.

Por las experiencias obtenidas durante la presencia francesa y lo aprendido en otras guerras como la librada por los ingleses en Malasia comprendieron que debían crear un nuevo tipo de unidad para ese nuevo tipo de guerra a la que ellos no se habían enfrentado nunca. En 1962 ya estudiaban la formación de la que sería la 1º División de Caballería Aérea, equipada con 480 helicópteros, en lugar de vehículos de combate, y aviones ligeros capaces de aterrizar y despegar en pistas cortas, en lugar de los camiones, los jeeps y transportes de armas. Todo pensado para poder moverse y actuar tanto en selvas, llanuras y montañas. Mientras la cúpula del Politburó de Hanói llevaba tiempo enviando suministros, munición, armas y hombres al Sur, tanto por la Ruta Ho Chi Ming como por mar con el fin de apoyar al Vietcong como de llevar el peso de la guerra para terminar uniendo en uno los dos Vietnam. En octubre de ese año el general William Westmoraland tenía informes de que el EVN preparaba una gran ofensiva desde las Tierras Altas Centrales con el fin de romper al país en dos y provocar el derrumbe del ARVN.

EL ATAQUE A PLEIKU

El 22 de octubre de 1965, se recibió la información de que el puesto de Pleiku estaba siendo atacado por tropas norvietnamitas y se le ordenaba al general Harry W. O. Kinnard que movilizara parte de la 1ª División de Caballería Aérea con base en An Khe para cumplir con tres objetivos:

Reforzar las defensas estadounidenses y survietnamitas de Pleiku.
Reforzar el II Cuerpo.
Prestar auxilio a Plei Me.
Pese a que los objetivos iniciales eran de socorro y refuerzo, el general Kinnard deseaba tener una oportunidad para emplear las nuevas tácticas aeromóviles y enfrentarse con las fuerzas vietnamitas como ya habían hecho los Marines meses antes en la Operación Starlite. El General envió a la 1ª Brigada para realizar las misiones en Pleiku. A las 17:30, una columna fue atacada en dos puntos por el EVN y solicitaron apoyo de la 1ª Brigada, a los diez minutos los helicópteros estaban en el aire y liberaron la unidad. El día 25, el campamento de Plei Me también fue liberado y los vietnamitas se retiraron a las montañas. La reacción de la Caballería Aérea fue tan rápida y contundente que el propio general William Westmoreland se desplazó del Mando de Asistencia Militar de Vietnam hasta el frente y dio permiso a Kinnard para realizar más misiones de búsqueda y destrucción.

WESTMORALAND ORDENA APROVECHAR EL ÉXITO

Las salidas de la 1ª División de Caballería Aérea se sucedieron a lo largo del mes de octubre y noviembre:

El 1 de noviembre, una columna detectó mucha actividad en una bóveda de follaje a 12 km de Pleiku. Se solicitan refuerzos y acude también la 1.ª Brigada que sorprende al enemigo y le causa 78 muertos, 57 prisioneros y la captura de un hospital de campaña, reservas de sangre y docenas de cajas de medicinas (penicilina) y anestesia (morfina) apilados hasta la altura del pecho.
El 3 de noviembre, el Noveno de Caballería actuó en las montañas de Chu pong montando una emboscada. Aguantaron hasta que pasara la vanguardia sin descubrirlos y después hicieron estallar nueve minas y se lazaron sobre los vietnamitas aniquilándolos.
Ese mismo día el Noveno de Caballería fue atacado en su base por tres compañías del EVN y a medianoche estuvieron a punto de ser rebasados. Pidieron ayuda y el Octavo de Caballería envió la compañía A de su Primer Batallón, en cuarenta minutos un pelotón de esa compañía estaba en la cercada base, siendo la primera vez que un perímetro rodeado era reforzado, también fue la primera vez que se lazaron cohetes a una distancia inferior a los 50 m de las fuerzas propias.

LTG(R) Hal Moore at the United States Military General William Westmoraland

Academy at West Point on 10 May 2010

Una de las lecciones que aprendieron los estadounidenses fue la proximidad a la que se libraban los combates, menos de 20 metros en ocasiones, donde la artillería norteamericana no podía actuar por falta de precisión y sí lo hacían los fusiles soviéticos, cuyo efecto podía ser devastador.

Sin embargo, la caballería aérea también tenía sus debilidades que con el tiempo los vietnamitas aprendieron a utilizar. El ruido de los motores podía oírse varios minutos antes de verlos y ponía sobre aviso a las fuerzas del EVN, además aterrizar y despegar de una zona caliente resultaba complicado y muy peligroso, especialmente cuando viajaban cargados con suministros o heridos. Un proyectil de 12,7 mm podía perforar cualquier cosa y si alcanzaban el rotor del aparato las consecuencias podían ser trágicas; además, salvo el asiento de los pilotos, ninguna parte de la máquina estaba blindada, lo que los hacía muy vulnerables

VietnamMural.jpg

Top left: Battle of Hamo Village During the Tet Offensive. US Marines and ARVN troops defend a position against enemy attack. Top right: UH-1D helicopters airlift members of the 2nd Battalion, 14th Infantry Regiment from the Filhol Rubber Plantation area to a new staging area, during Operation “Wahiawa,” a search and destroy mission conducted by the 25th Infantry Division, northeast of Cu Chi, 1966 Bottom left: Unidentified Vietnamese bodies on road. Bottom right: A Viet Cong base camp being burned down.

En la época de la Operación Starlite, los marines no eran las únicas tropas terrestres americanas en Vietnam. Las Fuerzas Especiales del Ejército, los Boinas Verdes, llevaban librando sus propias acciones no convencionales desde 1957, y los consejeros llevaban aún más tiermpo relacionados con el ARVN. Pero después de la intervención de los Marines en Da Nang, el Presidente Johnson autorizó el despligue de formaciones completes del Ejército. El 14 de abril de 1965, la 173º Brigada Aerotransportada (la fuerza de respuesta del Ejército para el Pacífico Occidental), recibió la orden de trasladarse a Vietnam y, tres meses más tarde, fue reforzada por la 101º División Aerotransportada. Esta última fue enviada inicialmente para sustituir a la 173º Brigada, pero acabo luchando con ella. La firme escalada de las fuerzas americanas había empezado. Ambas formaciones encontraron frustrante la transición a la Guerra, pues actuaban como infantería transportada en helicopter en un papel de “bomberos” que cubría todo el país. Durante gran parte del tiempo, los soldados se veían implicados en repetitivos, agotadores y mundanos “paseos al sol, principalmente en la Zona de Guerra D al norte de Saigón y alrededor de Pleiku en las Mesetas Centrales. El Vietcong, al principio, no quería enfrentarse a las tropas americanas.

Soldados estadounidenses en busca del FLN.

Uno de los motivos de la cautela de los comunistas se encontraba en la gran capacidad de movilidad desplegada por los americanos. Los helicópteros ya se habían utilizado antes en Vietnam, como demostraron Ap Bac y Starlite, pero ambas brigadas aerotransportadas los usaban ahora sobre una base mucho más regular, llevando a las tropas por encima de terrenos dificultosos hasta zonas de aterrizaje (LZ) en la retaguardia enemiga. Se trataba de una idea que ya había sido explorada en 1962, cuando el Secretario de Defensa Robert McNamara creo el Consejo de Requerimientos de Movilidad Táctica del Ejército a las órdenes del Teniente General Hamilton Howze. En 1965, la “movilidad aérea” había sido llevada mucho más lejos de lo que la empleaban la 101º y la 173º, que usaban los helicópteros solo para trasladarse: la recién enviada 1ª División de Caballería (Aeromóvil) los usaba para todos los aspectos de la batalla. (reconocimiento, ataque, transporte y apoyo logístico) para producir una fuerza autosuficiente y potencialmente devastadora.

El 28 de julio de 1965, el Presidente Johnson anunció el envío del 1º de Caballería a Vietnam. La División solo existía formalmente desde hacía un mes, absorbiendo personal de la experimental 11ª División de Ataque Aéreo (Prueba) y unidades reasignadas a la 2ª División de Infantería (ahora con designaciones de caballería), pero el oficial al mando, el mayor general Harry W. O. Kinnard, estaba ansioso por entrar en acción. Más de 400 helicópteros (OH-13 Sioux para reconocimiento, UH-1 Hueys para as alto y transporte de soldados, CH-47 Chinooks y CH-54 Flying Cranes para cargas pesadas) fueron cargados en los transportes; junto con 16.000 hombres y 1.600 vehículos, cruzaron el Pacífico y llegaron a Vietnam a principios de septiembre. La primera reacción del general Westmoraland fue repartir la División, enviando cada una de sus tres brigadas a una zona distinta del país; pero Kinnard se mostró inflexible: la razón de la existencia de la movilidad aérea, argumentó, era mantener unida a la fuera integrada para aprovechar al máximo su impacto. El punto de vista de Kinnard prevaleció, y se le ordenó enviar la División a An Khe, a 50km de Qui Nhon tierra adentro, en las provincias centrales. Se construyó un inmenso helipuerto (que pronto sería rebautizado “el Campo de Golf”), y el 101ª Aerotransportado fue enviado para despejar la Ruta 19. El 14 de septiembre, los primeros helicópteros del Ejército Regular volaron hacia An Khe. Las provincias centrales no fueron elegidas al azar, pues en el verano de 1965 quedó claro que la zona estaba siendo atacada, no solo por el VC sino también, según se creía, por elementos del Ejército norvietnamita, lo cual era más importante. Hacía algún tiempo que se conocía la infiltración de soldados del EVN a lo largo de la ruta Ho Chi Minh en Laos y Camboya, pero las fuentes de inteligencia pintaban ahora un scenario mucho más amenazador. No se equivocaban: una Fuerza de Campaña especial a las órdenes del brigadier Chu Huy Man se preparaba para tomar las provincias de Kontum y Pleiku, antes de avanzar hacia la costa y dividir en dos a Vietnam del Sur.

Para que esto sucediera el EVN tenía que destruir otros campamentos de las Fuerzas Especiales situados más al oeste, en Plei Me y Duc Co, abriendo las rutas principales a Pleiku City. A finales de julio de 1965, el 32º Regimiento del EVN comenzó la campaña rodeando Duc Co, amenazando con derrotar a sus defensores que eran una mezcla de Fuerzas Especiales survietnamitas y nativos de las tribus Montagnard y Nuong, todos bajo el control de las Fuerzas Especiales norteamericanas. Se envió una columna mecanizada del ERVN para auxiliar a la base, pero cayó en una emboscada a 6km al este de Duc Co. El Ejército norvietnamita, bajo el ataque aéreo norteamericano, acabo por retirarse, tras haber causado bajas significativas. El 32º Regimiento del EVN fue reforzado por erl 33º a principios de septiembre, enlazando con el batallón principal de fuerzas locales del VC para establecer una base en las faldas orientales de la montaña Chu Pong, un macizo de 450km cuadrados situado en la orilla sur del río Ia Drang; se elevaba más de 500 metros sobre una llanura en la jungla que se extendía durante 55km hasta Pleiku City. Sin que lo supieran los americanos, el general Man estaba a punto de recibir un tercer regimiento (el 66º) que aumentaría sus fuerzas al equivalente de una División (nueve batallones de infantería, cada uno compuesto por 550 hombres, reforzados por artillería y unidades de apoyo) Era la primera vez que el EVN operaba en el sur a nivel regimental.

Mapa de la ubicación de la batalla

El campamento Plei Me fue atacado a primeras horas del 20 de octubre, y el ERVN respondió según lo predecible: mientras los defensores de la base luchaban por su supervivencia, una columna mecanizada se preparaba en Pleiku City. Pero los comandantes locales del ERVN, temerosos de enviar a sus tropas, se retrasaron. La columna de ayuda no salió hasta que Westmoreland accedió a enviar a la 1ª Brigada del 1º de Caballería a Pleiku para protegerlos de un possible envolvimiento, el 22 de octubre. Sin embargo, mientras la columna se aproximaba a Plei Me, cayo en una emboscada y, a pesar del potente apoyo aéreo norteamericano, el comandante insistió en tener cautela. La columna solo empezó a moverse solo cuando Kinnard, en una de las primeras muestras de movilidad aérea, envío artíllería por helicóptero a las LZ cercanas al punto de emboscada. Plei Me fue socorrido a últimas horas del 25 de octubre, tras haber sobrevivido solo gracias al coraje y a la habilidad luchadora de su guarnición de Boinas Verdes. Westmoreland quedó impresionando por la rápida respuesta del 1º de Caballería, y el 26 de octubre accedió a “darle a Kinnard el liderazgo”, cambiando la función de la division de reacción/refuerzo a ofensiva ilimitadaen una zona concreta de Vietnam. Kinnard se hizo con la responsabilidad de la mayor parte de las provincias de Pleiku, Kontum, y Binh Din hen la 2ª Zona de Cuerpos Tácticos, y se le ordenó que localizara y destruyera a todas las fuerzas enemigas de la region. Le encargó la tarea a su 1ª Brigada, que inmediatamente comenzó amplias búsquedas aéreas, esperando encontrar a las tropas responsables del ataque a Plei Me. La 1ª Brigada iba precedida por el 1º Escuadrón, 9º de Caballería, cuya tarea era volar con helicópteros ligeros sobre la copa de los árboles, solicitando “pelotones de aero-rifles” en Uh-1S cada vez que se hacía contacto. El cuerpo principal de la brigade estaba compuesto por 3 batallones de infantería helitransportados además de apoyo de artillería y fuego de cohetes aéreos, este ultimo lanzado por helicópteros de combate (“artilleros”) especialmente adaptados UH-1. Sin saber que el ataque de Plei Me y la emboscada habían sido llevados a cabo por soldados regulares del EVN, la Caballería se concentró en zonas al norte y este del campamento, esperando localizar al VC que regresaban a sus aldeas natales. No se entabló contacto hasta las 07.20 horas del 1 de noviembre, cuando los helicópteros del 9º de Caballería en una de sus amplias batidas localizó movimientos a unos 10km al oeste de Plei Me. Se solicitó apoyo aéreo y, a las 08.00 horas, se realizó un ataque en grupo sobre lo que resultó ser un hospital de campaña del EVN. En menos de 30 minutos, 15 soldados nordvietnamitas habían resultado muertos y 43 capturados, junto con gran cantidad de documentos y equipo medico. A lo largo del día continuaron las escaramuzas aisladas, al final de las cuales Kinnard pudo reclamar un conteo de “cadavers” de 99 soldados de EVN por 11 de sus hombres.

La movilidad aérea empezaba a dar sus frutos. Pronto quedó claro, gracias a los documentos capturados, que la caballería estaba buscando al enemigo equivocado en el sitio equivocado. El 2 de noviembre Kinnard cambio su pauta de búsqueda al oeste, donde los exploradores del 9º de Caballería habían informado ya de senderos en la jungla entre el Chu Pong y el Ia Drang. Empezaron a peinar la zona el 3 de noviembre, emplazando una LZ temporal al sur del río, a partir de la cual podían montarse patrullas de infantería. Kinnard sospechaba que la zona del Chu Pong era una base importante del EVN. El 9 de noviembre, relevó a la 1ª Brigada de su División por la 3ª Brigada (“Gary Owen”) comandada por el Teniente Coronel Thomas W. Brown, y ordenó que prepararan un asalto a la zona dominada por los comunistas. Un batallón entero de tropas helitransportadas (el 1/ 7º de Caballería) sería desembarcado el 14 de noviembre en una LZ situada al pie del Chu Pong y luego saldría de patrulla, buscando contactos.

Imagen de la película “Cuando éramos soldados” Mel Gibson, 2002 (Estados Unidos)

El 1/7ª estaba bajo el mando del Coronel Harold G. Moore quien, al amanecer del día 14, dirigió un reconocimiento aéreo del borde oriental del Chu Pong (la cara oeste estabaen Camboya y por tanto “fuera de los límites”), buscando probables LZ. Tras un bombardeo de artillería de veinte minutos, seguido por fuego de cohetes a cargo de los helicópteros de apoyo, el batallón sería transportado en una serie de recogidas hasta la LZ, con la Compañía B del Capitán John D. Herren como avanzadilla. Las Compañías C y D, desembarcadas en siguientes rondas, defenderían el perímetro de la LZ, y se dirigirían al oeste hacia la montaña misma. El fuego de artillería se cebo en Rayos-X a las 10,17 horas y, veinte minutos más tarde, 16 helicópteros de carga sobrevolaron la cópa de los árboles. Moore emplazó su puesto de mando alrededor de un gran hormiguero en un bosquecillo cercano al centro de la LZ y ordenó a Herren que empezara a patrullar. A medida que los elementos de la Compañía A llegaban en la segunda ronda, Moore ordenó a Herren que se dirigiera al saliente montañoso al norte. La compañía B avanzó siguiendo las normas clásicas, con el 1er. Pelotón a la izquierda, el 2º a la derecha, y el 3º Pelotón en la reserve. Herren ordenó al 2º Pelotón, compuesto por 27 hombres que avanzara para entablar contacto. Al hacerlo, se toparon con un escuadrón del EVN y empezaron a perseguirlos, solo para caer bajo una Cortina de fuego por el flanco derecho. En segundos, el peloton fue rodeado. Moore, que observaba esos movimientos , solicitó ataques aéreos y de artillería antes de enviar a la recién llegada Compañía A para que reforzara a Herren. A las 14.45, con menos de 3 compañías en el terreno, se encontró en una situación peligrosa. En respuesta, el Coronel Brown asignó a una compañía del 2/7º de Caballería para que llegara desde An Khen en cuanto fuera possible; luego oirdenó al 2/5º de Caballería que se dirigiera a la LZ Víctor, situada a 7km al sureste de Rayos-X, y que se preparara a reforzarla por tierra.

Soldados de la 1º División de Caballería Aérea

Afortunadamente para los americanos, el fuego enemigo remitió bajo el peso del ataque aéreo y de artillería, permitiendo al resto del 1/7º que fuera transportado a Rayos-X a las 15 horas. Esto permitió a Moore reorganizar su defensa, dejando a las compañías C y D para proteger la LZ mientras que la A y los restos de la B se reagrupaban para otro ataque con el que aliviar al peloton rodeado. El ENV pasó la noche intentando aniquilar al peloton de Savage (tres ataques separados fueron repelidos), y desplazando fuerzas para rodear la LZ. Poco después del amanecer del 15 de noviembre, atacaron desde el sur, causando grandes bajas al 1/7º de la Compañía C antes de repetir el proceso en el Este, contra la Compañía D. El fuego barrió la LZ, y no pudieron llegar más refuerzos por helicóptero hasta la 09.00 horas. Para entonces el 2/5º de Caballería se acercaba desde la LZ Victor y el EVN empezaba a dispersarse. Moore ordenó que todas sus compañías salieran del perímetro para buscar a los Americanos heridos y dar caza a los norvietnamitas rezagados. Para entonces la Caballería había perdido 79 hombres y contaba con 121 heridos; el número confirmado de muertos enemigos era de 634, pero la cifra pudo haber superado el millar. La campaña de Ia Drang aún no había terminado. El 17 de noviembre la LZ fue abandonada (preparando los bombardeos a cargo de los B-52 sobre el Chu Ponh), y las unidades que habían reemplazado al Batallón de Moore (el 2/5º y el 2/7º de Caballería) recibieron la orden de retirarse hasta las LZ Columbus y Albany al Este. El traslado a Columbus se hizo sin incidentes, pero cuando el 2/7º de Caballería se acercaba al claro conocido por Albany, provocaron un ataque del EVN que los cogió por el flanco. La compañía C soportó el grueso del ataque, perdiendo 41 hombres; la lucha continuó durante la tarde y la noche. Se enviaron rápidamente refuerzos desde Columbus y An Khe, pero el conteo final de cadávers norvietnmamitas, 403 enemigos muertos fue ensombrecido por los 151 americanos muertos y 121 heridos. A pesar de la tragedia no podia dudarse de que el 1º de Caballería había combatido bien en Ia Drang. Las operaciones de barrido continuaron hasta el 27 de noviembre, en que fueron oficialmente canceladas; en 33 días, los hombres de Kinnard, en un sorprendente despliegue de movilidad aérea, habían sofocado un ataque del EVN en las Mesetas Centrales, matando a 1.519 norvietnamitas confirmados, hiriendo a unos 1.178 según lo estimado y capturando a 157. Esta batalla costo a la 1º División de Caballería Aérea 304 muertos y 524 heridos, pero por el momento el EVN había sido obligado a regresar a Camboya.

Las operaciones llevadas a cabo en eI valle del Drang demostraron lo acertado de la nueva estrategia aeromóvil y marcarían el comienzo de un concepto de guerra que se mantiene vigente hasta el siglo siguiente. Dos años después ya estaban en funcionamiento los helicópteros artillados, los Bell AH-1 Cobra, aparatos creados sólo para el ataque y la escolta de otros helicópteros, no helicópteros de transporte equipados con ametralladoras y misiles.

Sin embargo, es posible que los vietnamitas aprendieran las lecciones más importantes:

Atacar al enemigo desde muy cerca para evitar la potencia de su artillería.
Rehusar lanzar grandes unidades contra posiciones fijas y evitar los combates directos.
Así, la de Vietnam se convirtió en una guerra de tensas esperas, pocos momentos de acción y la constante evaporación del enemigo cuando llegaban los refuerzos o se oían los primeros motores en el aire.