# Artículos

LA GUERRA DE DESGASTE 1967-1970 / LA GUERRA DE YOM KIPPUR 1973 (Primera parte)

La Guerra de Desgaste, fue una guerra limitada entre Egipto e Israel que tuvo lugar entre los años 1967 y 1970. Fue continuación de la guerra de los Seis Días, iniciada mediante intercambios de artillería y pequeñas incursiones entre ambos contendientes a lo largo de la línea de armisticio, si bien en 1969 las fuerzas egipcias incrementaron la presión contra las posiciones israelíes. La guerra terminó con un alto el fuego firmado entre ambos países en agosto de 1970, que mantuvieron las mismas posiciones que cuando la guerra comenzó

La Guerra de Desgaste fue una larga serie de combates en los que participaron Israel, tras los Seis Días 1967 (Declaración 242), los estados árabes formularon su política de los “tres No” de Jartum: “No a la paz con Israel, No al reconocimiento o a las negociaciones con Israel”. El razonamiento del presidente Gamal Abdel Nasser, para comenzar la Guerra de Desgaste, fue explicado por el periodista allegado al régimen egipcio Mohamed Hassanein Heikal[1]: “Si el enemigo tiene éxito en infligir 50.000 muertes en esta campaña, podremos ir a luchar, porque tenemos reservistas suficientes. Si tenemos éxito en infligir 10.000 muertes, inevitablemente, se encontrarán obligados a parar de luchar, porque ellos no tienen reservistas”. El presidente egipcio Nasser tenía claro que “lo que fue tomado por la fuerza se debe restaurar por la fuerza”. La guerra comenzó el 1/7/1967, cuando un comando egipcio partió de Puerto Fuad hacia el sur y tomó una posición en Ras el-Ish, a 16 km de Puerto Said, en la ribera oriental del Canal de Suez, un área en manos israelíes desde el alto al fuego del 9/6/1967. Ante los primeros ataques egipcios contra Israel en julio 1967, llegó la venganza israelí en la noche del 30/10/1967, en que comandos helitransportados (Sayeret Matkal) destruyeron la principal fuente de electricidad egipcia. El apagón obligó al presidente egipcio Nasser a cesar las hostilidades durante algunos meses, para fortificar centenares de blancos importantes. Israel reforzó, simultáneamente, su posición en la margen este del Canal de Suez construyendo la Línea Bar Lev[2], un sistema de treinta y cinco pequeñas fortalezas que corrían de norte a sur a lo largo del canal protegido por la infantería. Estas bases fueron atacadas luego. El 8/3/1969, la artillería egipcia comenzó a atacar, masivamente, la Línea Bar Lev, causando muchas bajas israelíes. Los MiG-21 soviéticos también fueron empleados en el ataque.

La FDI tomó represalias con incursiones profundas en territorio egipcio que causaron severos daños. El 17/10/1969, comenzaron las negociaciones entre las superpotencias, dando a conocer el Plan Rogers[3] (9/12/1969) que pedían que los egipcios se unan a una “comisión por la paz” a cambio de retiro israelí del Sinaí. Ambas partes rechazaron fuertemente el plan. El 22/1/1970, Nasser voló secretamente a Moscú para discutir la situación. Solicitó misiles SAM[4], tierra-aire, baterías nuevas (incluyendo 3M9 Kub[5] y Strela-2[6]), que fue aprobado. Los egipcios querían atacar a Israel, exigiendo apoyo de enormes tropas soviéticas. Nasser amenazó con dimitir si no las recibía, argumentando que Egipto iría a Washington para solicitar “ayuda”. Los soviéticos habían invertido mucho en Nasser, por lo que el líder soviético Leonid Brézhnev finalmente cedió. El 30/6/1969, el número de personal soviético en suelo egipcio había aumentado de 2.500 a 4.000 y en enero de 10.600 a 12.150, con más de 100 a 150 pilotos. Los soviéticos dirigieron un ataque, conocido como Operación Kavkaz[7], que perjudicó a Israel. Washington temió una escalada y desaprobó una campaña de contraataque israelí. Un acuerdo de alto el fuego fue alcanzado el 7/8/1970. Éste acuerdo duró tres meses y a ninguno de los dos lados le fue permitido cambiar “el statu quo militar dentro de las zonas que se extendían 50 kilómetros al este y al oeste de la línea del alto el fuego”. A todo esto, el presidente egipcio Nasser, que quería lanzar una nueva “guerra de liberación” del canal, murió de un ataque del corazón el 28/9/1970, asumiendo el cargo el hasta entonces vicepresidente Anwar El-Sadat[8].

Sadat comenzó, casi inmediatamente, a planear la guerra de Yom Kipur, que tendría lugar tres años después, reduciendo la de Desgaste. Durante la Guerra de Desgaste murieron 1.424 soldados israelíes y otros 3.000 fueron heridos. La Fuerza Aérea Israelí perdió 14 aviones. El historiador israelí Benny Morris sostiene que murieron cerca de 10.000 soldados y civiles egipcios, y que 98 aviones habían sido destruidos. Sin embargo, los egipcios no publicaron datos. Ambos lados consideraron la Guerra de Desgaste como una victoria. Egipto, porque esta vez no había sido aplastado como en las guerras de 1948, 1956 y 1967. Del lado israelí se consideraba que habían sostenido la ofensiva egipcia con la ayuda de una potencia militar, la de la Unión Soviética. Tras la muerte de Nasser, en septiembre 1970, su sucesor Anwar El-Sadat, continuó el alto el fuego con Israel, centrado en la reconstrucción del ejército egipcio y la planificación de un ataque contra las fuerzas israelíes que controlaban la orilla este del canal de Suez. Estos planes se materializarían tres años más tarde en 1973, en la Guerra de Yom Kipur.  Al igual que con las guerras árabe-israelíes, anteriores de 1948, 1956 y 1967, las pérdidas árabes superaron con creces las de Israel, pero las cifras exactas son difíciles de determinar porque los números oficiales no fueron revelados. La estimación más baja proviene del ex Jefe del Estado Mayor del Ejército egipcio, Saad el Shazly[9], quien señala las bajas egipcias así: 2.882 muertos y 6.285 heridos. El historiador Benny Morris afirma que la cifra realista se acerca a los 10.000 soldados y civiles muertos. Zeev Schiff señala que en el apogeo de la guerra, los egipcios estaban perdiendo unos 300 soldados diarios. La Guerra de Desgaste se vivió también en otros frentes, el peor de ellos fue el frente jordano. La tierra de las persecuciones, en hebreo “Eretz Hamirdafim”, es el nombre que se le dio al valle del Jordán y a la parte este de las montañas de Samaria y Judea, al norte del Mar Muerto. Durante la Guerra de Desgaste, entre el final de la Guerra de los Seis Días en 1967 hasta el Setiembre Negro (1970), se caracterizó por las acciones de terroristas árabes que penetraban a Israel para cometer atentados. Durante estos años Israel conformó el Batallón del Valle para evitar las penetraciones. Cientos de terroristas fueron abatidos, en centenas de persecuciones. También el Tzahal perdió soldados, especialmente oficiales, que dirigían estas operaciones contra los terroristas árabes.

Inicio del Conflicto

Guerra de Desgaste: Provocada por los árabes, tenía por objetivo implicar a Israel en un conflicto de larga duración que les permitiera la utilización de sus mayores recursos, El teatro principal fue el frente egipcio. El ejército israelí se tuvo que adaptar a la guerra de guerrillas, acciones terroristas y al fuego artillero estático. En agosto de 1970, Egipto y Siria establecieron el cese del fuego con Israel. Desde 1968, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) comenzó a establecer bases en el Sur del Líbano que llegó a ser todo un sector permanente de acciones contra Israel, produciéndose una fuerte confrontación entre las fuerzas de la OLP y el ejército libanés, lo que a su vez provocó una profunda crisis entre los cristianos libaneses y las comunidades musulmanas, que se resolvió mediante el reconocimiento por parte de la OLP de la soberanía del Líbano a cambio de concederles la libertad de acción contra Israel. Como consecuencia, el ejército judío cruzó en varias ocasiones la frontera libanesa y entró en acción. También desde un principio, la OLP llevó a cabo numerosas revueltas y acciones en Judea y Samaria, que fueron fuertemente contrarrestadas obligando a la OLP a trasladarse a sus bases en Jordania La guerra comenzó el 1 de julio de 1967, cuando un comando egipcio partió de Puerto Fuad hacia el sur y tomó una posición en Ras el’Ish, a 16 km de Puerto Said, en la ribera oriental del Canal de Suez, un área que se encontraba en manos israelíes desde el alto al fuego del 9 de junio. Una compañía israelí expulsó a los egipcios, pero sufriendo 1 muerto y 13 heridos. Sin embargo, otras fuentes señalan que el ataque de la compañía hebrea fue repelido.

Sin embargo, se suele afirmar que la contienda comenzó oficialmente en junio de 1968, con el bombardeo esporádico por parte de la artillería egipcia a las líneas del frente israelí. Otros bombardeos de artillería en los meses siguientes mataron a algunos soldados israelíes. La venganza de la FDI llegó en la noche del 30 de octubre, día en que los comandos helitransportados (Sayeret Matkal) destruyeron la fuente principal de electricidad de Egipto. El apagón obligó a Nasser a cesar las hostilidades durante algunos meses, para fortificar centenares de blancos importantes. Israel reforzó simultáneamente su posición en la margen este del Canal de Suez construyendo la Línea Bar Lev, un sistema de treinta y cinco pequeñas fortalezas corriendo de norte a sur a lo largo del canal protegido por la infantería. En febrero de 1969, Egipto estaba listo para el siguiente round. El Presidente Nasser declaró el alto el fuego a partir de noviembre el año anterior para anularlo y dejarlo sin efecto. El 8 de marzo, la artillería egipcia comenzó a atacar masivamente la Línea Bar Lev, causando muchas bajas israelíes. Los MiG-21[10] soviéticos también fueron empleados en el ataque. La FDI tomó represalias con incursiones profundas en territorio egipcio que causaron severos daños. En mayo, junio y julio de 1969 fueron muertos 47 soldados de la FDI y otros 157 resultaron heridos. Aunque Egipto sufrió muchas más bajas que Israel, continuó con su postura agresiva. Israel intentó sostener el alto precio de las muertes pero era necesario encontrar una solución definitiva al conflicto. En julio, Israel respondió con su poder aéreo. El 20 y el 24 de julio, casi la totalidad de la aviación israelí participó en el bombardeo y destrucción de las posiciones antiaéreas, los tanques y la artillería del sector norteño del canal. La ofensiva aérea continuó hasta diciembre y redujo enormemente la defensa antiaérea de Egipto. Sin un sistema de defensa aérea que le hiciera frente, la Fuerza Aérea Israelí podía funcionar en el territorio del egipcio a voluntad. El 17 de octubre de 1969, las negociaciones entre las superpotencias comenzaron. El Plan Rogers fue dado a conocer el 9 de diciembre. Llamó a los egipcios para la «comisión por la paz» a cambio de retiro israelí del Sinaí. Ambas partes rechazaron fuertemente el plan. El Presidente Nasser optó abogar por armamento más sofisticado de la Unión Soviética para soportar los bombardeos de la FAI. Los soviéticos rechazaron inicialmente entregar las armas solicitadas. La política inicial israelí era evitar la confrontación directa con los soviéticos. El 25 de junio un avión israelí A-4 Skyhawk[11], en un ataque contra fuerzas egipcias en el Canal, fue perseguido por un par de MiG-21 pilotados por soviéticos en el Sinaí. El Skyhawk fue dañado y forzado a aterrizar en una base aérea próxima. En respuesta, Israel derribó un MiG pilotado por un soviético. El 30 de julio, un combate a gran escala entre 20 MiG-21, ocho Mirage III[12] y cuatro F-4 Phantom II[13] ocurrió al oeste del Canal de Suez. Los israelíes derribaron cuatro MiG pilotados por soviéticos, y un quinto fue dañado y se estrelló en el camino de regreso a su base. Murieron tres pilotos soviéticos, mientras que la FAI no sufrió ninguna baja.

A pesar de estas bajas los soviéticos y los egipcios manejaron los recursos de defensa aérea cada vez más cerca del canal. Los SAM soviéticos funcionaron derribando aviones israelíes. Israel no podía responder con eficacia. Las baterías SAM permitirían que Egipto moviera la artillería que alternadamente podría amenazar la Línea Bar Lev. En abril de 1970, las negociaciones se reanudaron, esta vez con los EEUU, como negociador principal. Un acuerdo de alto al fuego fue alcanzado el 7 de agosto. Éste duró tres meses y a ninguno de los dos lados le fue permitido cambiar «el statu quo militar dentro de las zonas que se extiendan 50 kilómetros al este y al oeste de la línea del alto el fuego.» Minutos después de que el alto el fuego entrara en vigor, Egipto comenzó a trasladar baterías SAM a la zona aun cuando en el acuerdo se habían prohibido explícitamente nuevas instalaciones militares. Para octubre existían cerca de 100 emplazamientos SAM en la zona. El presidente egipcio Nasser, que se puso en mente crear una «guerra de liberación» del canal, murió de un ataque del corazón el 28 de septiembre, siendo reemplazado el hasta entonces vicepresidente Anwar Sadat.

La Estrategia militar del Ejército israelí en la campaña

La Estrategia Militar desarrollada por Israel a lo largo de sus campañas ha venido condicionada por los siguientes factores: — Carencia de recursos: en consecuencia, necesidad de que las guerras sean cortas. — Inferioridad numérica: necesidad imperiosa de contar con combatientes extraordinariamente adiestrados y gran sensibilidad ante las pérdidas humanas propias. Por ello no se trata de ganar las guerras, sino de ganarlas con el menor coste humano posible. — Aislamiento político internacional: obligatoriedad de llegar a una autarquía en armamento mediante la creación de una industria sofisticada de Defensa. — Existencia de grandes frentes múltiples: necesidad de contar con unos Servicios de Inteligencia adecuados a las amenazas. — Falta de profundidad estratégica: exigencia de absorber un primer ataque. — Naturaleza de los objetivos nacionales: mantenimiento a toda costa de su integridad territorial

Las Fuerzas Armadas israelíes han demostrado una eficacia extraordinaria a lo largo de las seis campañas mantenidas, que le sirvieron para adaptar la organización, el armamento, la doctrina, el adiestramiento y la logística a las necesidades de cada una de ellas. La Marina supo deshacerse de sus unidades obsoletas para crear una fuerza sutil de lanchas lanzamisiles que, aun cuando nunca llegaron a emplearse en una verdadera guerra naval, supieron responder con contundencia llegando a hundir a 13 unidades similares y armadas con misiles superficie superficie de mayor alcance a los propios, sin sufrir pérdida alguna durante la Guerra de Yom-Kippur. La Fuerzas Aérea, probablemente la más eficaz del mundo, con el mayor número de derribos por avión propio, consiguió resultados espectaculares, así por ejemplo al final del primer día, en la guerra de los seis días había destruido el 70 por100del potencial aéreo enemigo y los Mirage judíos en esta campaña llevaron a cabo 1 2 misiones diarias, con un intervalo en tierra de sólo siete minutos (en la OTAN se considera que veinte minutos es el intervalo normal), asimismo en la guerra de Yom-Kippur, aunque sufrió pérdidas apreciables en un comienzo debido a la sorpresa técnica causada por las defensas antiaéreas egipcias, supo utilizar tácticas de evasión y de guerra electrónica con respecto a los misiles superficie aire de procedencia soviética. A partir de entonces supo prepararse para las acciones futuras como lo demostró en la aludida guerra del Líbano. En el Ejército, tuvo gran preponderancia el arma acorazada y se mecanizó a la infantería, potenciando a esta última a partir de la guerra de Yom-Kippur en la que el enemigo intentó evitar que los judíos llevasen a cabo una guerra de movimiento dominada por carros y aviones. Los árabes hicieron un uso extensivo de la infantería equipada con armas contra-carro, explotando su superioridad numérica. En su doctrina militar ha empleado el principio de la ofensiva en una guerra de movimientos puesto que Israel, como se ha indicado, carece de posibilidades de llevar a cabo una defensa estratégica en profundidad; de ahí que su Ejército carezca de posibilidad de retroceso y tenga que emplearse en el ataque, en la ofensiva; sólo puede luchar en terreno enemigo, está pues concebido para una guerra de movimientos. Finalmente, y como una característica común a todas sus Fuerzas Armadas, Israel cuenta con unos servicios de Inteligencia Militar a los que debe en gran parte sus éxitos y a la correcta utilización de la guerra electrónica en todas sus operaciones, consecuencia de un correcto buen conocimiento de los medios y doctrinas empleadas por los enemigos

Estrategia en la Guerra de Desgaste

A Generalidades

El Almirante Raoul Castex[14] en el desarrollo de sus “Teorías Estratégicas” nos dice que la Maniobra Estratégica Operacional es un procedimiento, una obra creadora por excelencia, que recurre a la imaginación y la voluntad, con la finalidad de mejorar las condiciones de lucha y aumentar el rendimiento de los esfuerzos. Para él, Maniobrar era en esencia: “Realizar movimientos acertados para crear una situación favorable” (Castex 1938: 5-6). En el libro “El Arte de la Guerra” de Sun Tzu, encontramos algunas consideraciones generales en relación con la Maniobra Estratégica Operacional, las cuales nos permiten comenzar el análisis de los dos conceptos de este capítulo. Al respecto, Sun Tzu nos dice que: “En combate sólo existen dos fuerzas de ataque, la directa o normal y la indirecta o extraordinaria, mientras que su combinación crea una serie interminable de maniobras. A su vez, estos dos tipos de fuerzas se reproducen mutuamente y su interacción, como la de dos anillos entrelazados, es interminable. ¿Quién sería capaz de determinar donde comienza uno y termina el otro? (Sun Tzu 2005: 134)

Otra gran leyenda del mundo de la aviación que dejó marca en la IAF. Entró en servicio en 1969, durante la Guerra de Desgaste (1967-1970) pero fue su participación en la Guerra del Yom Kippur donde mostró su valía, tanto para atacar objetivos terrestres como caza aire-aire, llegando a obtener más de 100 victorias a lo largo de su servicio en Israel. Igual que el A-4 Ayit, se alargó la vida operativa del Kurnass con constantes mejoras y actaulizaciones, siendo la más conocida la versión Kurnass 2000, con la que el F-4 se mantuvo operativo hasta 2004. Fuente: https://elgrancapitan.org/foro/viewtopic.php?p=1029716

Así pues, consideraremos que la Maniobra Estratégica Operacional puede tener dos características en su ejecución; una directa a la que denominaremos Guerra de Desgaste, y otra indirecta a la que llamaremos Maniobra de Aproximación Indirecta. Ambas pueden ser combinadas de acuerdo con las circunstancias y habilidad del Comandante para apreciar la situación estratégica y determinar la ejecución de un curso de acción.  Si bien la combinación de las dos características es infinita, como dice Sun Tzu, lo que caracteriza a cada una de ellas en su forma pura es:

  • A la Guerra de Desgaste, el choque frontal incidiendo en la parte material;
  • Y a la Maniobra de Aproximación Indirecta, la sorpresa incidiendo fundamentalmente en los flancos o en la retaguardia, buscando la dislocación psicológica del Comandante enemigo.
  1. La Guerra de Desgaste

Para poder tener una idea clara de esta característica de ejecución de la Maniobra Estratégica Operacional, la explicaremos en su forma pura. Para ello, tomaremos la descripción que hace sobre ella Edward Luttwak en su libro “Estrategia, La Lógica de Guerra y Paz”, el cual nos dice lo siguiente: La guerra de desgaste se emprende con métodos industriales. El enemigo es considerado como una mera disposición de blancos, y el éxito se obtiene por efecto acumulativo de poder de fuego superior y gran capacidad material hasta llegar a destruir el inventario completo de blancos, a menos que la retirada o rendición terminen con el proceso, como normalmente es el caso. Cuanto mayor sea el contenido de desgaste de determinado estilo de hacer la guerra, mayor importancia tendrán las técnicas rutinarias de adquisición de blancos, movimiento y reabastecimiento, además de un repertorio táctico reiterativo, y menor será la necesidad de aplicar algún método operacional. Siempre que las fuerzas con poder de fuego tengan dentro de su alcance los blancos estáticos (líneas de trincheras, ciudades) o fuerzas enemigas que deben permanecer concentradas para conseguir sus propósitos, y la superioridad material se mantenga sin sombra de duda aplicando el poder de fuego en forma apropiada y calidad suficiente, la victoria queda matemáticamente asegurada. Se comprende que el desgaste recíproco causado por el enemigo tendrá que ser absorbido. No puede vencerse en este estilo de guerra si no se cuenta con absoluta superioridad en la capacidad de producir desgaste; nunca la victoria será barata en cantidad de bajas ni de pérdidas materiales, en relación con el potencial enemigo. Por supuesto que no existe la guerra de desgaste en estado puro, enteramente despojada de ardides y artimañas y reducida a un proceso industrial, pero los ejemplos de contiendas con alto contenido de desgate incluyen la lucha de trincheras de la I Guerra Mundial, en muchas de cuyas batallas predominaron los enfrentamientos de fuerza bruta simétrica entre las respectivas artillerías; el intento de la Luftwaffe de derrotar a la Real Fuerza Aérea británica en 1940 buscando deliberadamente el combate aéreo (en este caso la percepción alemana de su propia superioridad material fue errónea, a causa de la distancia, la calidad del Spitfire y la excelencia de los pilotos británicos). La batalla de El Alamein[15], y la mayoría de las que siguió librando Montgomery, donde el enemigo era primero sometido a una barrera de fuego de artillería muy superior y luego al asalto frontal de la infantería, antes que le pasaran por encima los blindados; la campaña submarina germana de 1941-1943, cuyo objetivo fue ganar la guerra mediante la reducción del tonelaje de la marina mercante de ultramar por debajo del mínimo necesario para sostener el esfuerzo bélico; la campaña aliada en Italia (después de la fallida maniobra

La Guerra del Yom Kippur 1973

La guerra de Yom Kipur[16], guerra del Ramadán o guerra de octubre, también conocida como la guerra árabe-israelí de 1973, fue un conflicto bélico librado por la coalición de países árabes liderados por Egipto y Siria contra Israel desde el 6 al 25 de octubre de 1973. Con la excepción de ataques aislados en territorio israelí el 6 y 9 de octubre, las acciones militares de combate durante la guerra tuvieron lugar en territorio árabe, sobre todo en el Sinaí y los Altos del Golán. Egipto y Siria querían recuperar el Sinaí y los Altos del Golán, respectivamente. El presidente egipcio Anwar Sadat deseaba también reabrir el Canal de Suez. La guerra comenzó cuando la coalición árabe lanzó un ataque sorpresa conjunto sobre las posiciones israelíes en los territorios ocupados por Israel en Yom Kipur, el día más sagrado del judaísmo, que también se produjo ese año durante el mes sagrado musulmán del Ramadán.​ Las fuerzas egipcias y sirias cruzaron las líneas de alto el fuego para entrar en la península del Sinaí y los Altos del Golán, respectivamente, que habían sido capturados por Israel en la guerra de los Seis Días de 1967. Tanto Estados Unidos como la Unión Soviética iniciaron esfuerzos masivos de reabastecimiento a sus respectivos aliados durante la guerra, y esto llevó a un corto enfrentamiento entre las dos superpotencias nucleares.

Los ejércitos egipcio y sirio entraron a los territorios ocupados por Israel el 6 de octubre del 1973, durante la fiesta religiosa del Ramadán para los musulmanes y la de Yom Kippur para los judíos. Este hecho produjo desconcierto y sorpresa en Israel y Occidente ante la iniciativa beligerante de los árabes, pues se conocía que los ejércitos realizaban ejercicios y preparativos militares, pero nunca se imaginaron que fueran a atacar. El hecho fue considerado por los israelíes inicialmente como un acto suicida, sin calcular que había sido detalladamente planeado por los países árabes con el apoyo soterrado de la Unión Soviética. La guerra de Yom Kippur también fue llamada “La Guerra de los Tanques” por las características de los vehículos blindados, los cuales tenían marcada diferencia entre un ejército y otro por la capacidad bélica y la distancia que podían alcanzar. Los tanques de combate de los árabes eran de inferiores condiciones a los de los israelíes, sin embargo, por el factor sorpresa y la rapidez con que ingresaron a los territorios ocupados, el ataque fue contundente y alcanzaron a destruir gran parte del armamento enemigo. Sin embargo, la inteligencia militar israelí, con mucho más conocimiento en defensa y con la orientación de estrategas militares norteamericanos, contraatacó y, días después, logró la derrota de los 6 árabes.

El cese al fuego se pactó el 25 de octubre del mismo año con un resultado de centenares de muertos en ambos bandos. La guerra comenzó con un cruce egipcio masivo y exitoso del canal de Suez. Después de cruzar la línea de alto el fuego, las fuerzas egipcias avanzaron virtualmente sin oposición en la península del Sinaí. Después de tres días, Israel había movilizado a la mayoría de sus fuerzas y logrado detener la ofensiva egipcia, llegando así a un punto muerto. Los sirios coordinan su ataque en los Altos del Golán, coincidiendo con la ofensiva egipcia e inicialmente amenazaron las ganancias territoriales israelíes. Tres días después, sin embargo, las fuerzas israelíes habían logrado empujar a los sirios de nuevo a las líneas de alto el fuego antes de la guerra. Luego, lanzaron una contraofensiva de profundidad durante cuatro días a Siria. Al cabo de una semana, la artillería israelí comenzó a bombardear las afueras de Damasco. Como el presidente egipcio Anwar Sadat comenzó a preocuparse por la integridad de su principal aliado, él creyó que la captura de dos pasos estratégicos ubicados profundamente en el Sinaí haría su posición más fuerte durante las negociaciones. Por lo tanto, ordenó a los egipcios volver a la ofensiva, pero el ataque fue repelido rápidamente. Los israelíes luego contraatacaron en la grieta entre los dos ejércitos egipcios, cruzaron el canal de Suez hacia Egipto, y comenzaron a avanzar lentamente hacia el sur y hacia el oeste, hacia Suez  ​durante una semana de intensos combates que infligieron bajas en ambos lados. El 22 de octubre un alto al fuego negociado por las Naciones Unidas se deshizo rápidamente, con cada lado culpando al otro por el incumplimiento. Para el 24 de octubre, los israelíes habían mejorado sus posiciones considerablemente y completado su cerco del tercer ejército egipcio y la ciudad de Suez. Este acontecimiento condujo a tensiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Como resultado, un segundo alto el fuego se impuso de manera cooperativa el 25 de octubre para poner fin a la guerra.

Egipto analiza profundamente las causas de sus derrotas en los conflictos pasados (1948, 1956 y 1967) y concibe el concepto general de la guerra como sigue: — Israel, por la reducida extensión de su territorio, insuficientes recursos humanos y materiales, normalmente realiza operaciones terrestres ofensivas en territorio del adversario, con el empleo masivo de blindados y apoyo aéreo, y a ello orienta el entrenamiento y el despliegue de sus fuerzas; —Egipto, en consecuencia, planifica sus operaciones orientadas a lograr el desgaste de Israel, porque indiferente al territorio que pudiere ocupar, indefectiblemente perderá una guerra relativamente prolongada, ya que las pérdidas humanas y materiales en un lapso de sólo siete a ocho semanas le serían insoportables. Israel, satisfecho de su expansión territorial, que le concede en el frente con Egipto un amplio espacio de seguridad, asume una actitud defensiva basada en:

—Una alarma temprana de las intenciones del adversario, que la Inteligencia suministraría oportunamente;

—La capacidad del Ejército y de la Fuerza Aérea para detener una ofensiva adversaria, con un gran énfasis en el rol de la Fuerza Aérea;

—Una acelerada movilización de las reservas y su rápido traslado a los frentes;

El 6 de octubre de 1973, Egipto y Siria, simultáneamente, inician las operaciones contra Israel, logrando la sorpresa política, táctica y material

La guerra tuvo consecuencias de largo alcance. El mundo árabe, que había sido humillado por la derrota desequilibrada de la alianza egipcio-sirio-jordana en la guerra de los Seis Días, se sintió psicológicamente reivindicado por los primeros éxitos en el conflicto. En Israel, a pesar de los impresionantes logros operacionales y tácticos en el campo de batalla, la guerra llevó al reconocimiento de que no había garantía de que siempre dominaría militarmente a los estados árabes. Estos cambios allanaron el camino para el proceso de paz subsiguiente. Los Acuerdos de Camp David (1978)[17] que siguieron dieron lugar a la devolución del Sinaí a Egipto y la normalización de las relaciones entre los dos países: el primer reconocimiento pacífico de Israel por parte de un país árabe. Egipto continuó su alejamiento de la Unión Soviética y abandonó su área de influencia en su totalidad. El ministro de Relaciones Exteriores israelí, Abba Eban[18], dijo que la decisión debía ser transmitida a los Estados árabes por el gobierno de Estados Unidos. En lugar de ello, Estados Unidos fue informado de la decisión, pero no entendieron que era para transmitirla. No hay evidencia de que fue comunicada a Egipto o Siria. La decisión se mantuvo en secreto, celosamente guardada, dentro de los círculos del gobierno israelí y la oferta fue retirada en octubre de 1967. Shlomo Ben-Ami[19] (exministro de Exteriores israelí, 2000/2001) desmiente específicamente la evaluación del gobierno israelí, en sentido contrario en el momento.​ Tanto Egipto como Siria deseaban la recuperación de la tierra perdida en la guerra de los Seis Días. En septiembre de 1967, la Cumbre Árabe de Jartum emitió los «tres no», resolviendo que no habría «ni paz, ni reconocimiento, ni negociación con Israel». En los años posteriores a la guerra, Israel erigió líneas de fortificación, tanto en el Sinaí como en los Altos del Golán. En 1971, Israel gastó 500 millones de dólares fortificando sus posiciones sobre el Canal de Suez, una cadena de fortificaciones y terraplenes enormes conocida como la Línea Bar Lev (el nombre de general israelí Jaim Bar-Lev)[20].

El presidente egipcio Gamal Abdel Nasser murió en septiembre de 1970 y fue sucedido por Anwar Sadat. En 1971, Sadat, en respuesta a una iniciativa de la ONU, actuando como intermediario Gunnar Jarring[21], declaró que si Israel se comprometía a «la retirada de sus fuerzas armadas del Sinaí y la Franja de Gaza», al «logro de una solución justa para el problema de los refugiados», a «la retirada de las fuerzas armadas israelíes de todos los territorios ocupados desde el 5 de junio de 1967», y a la aplicación de otras disposiciones de la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU como solicitó Jarring, Egipto entonces «estará listo para entrar en un acuerdo de paz con Israel». Israel respondió que no se retiraría a las líneas anteriores al 5 de junio. Sadat esperaba que al infligir una derrota incluso limitada sobre los israelíes, la situación actual podría alterarse. Hafez al-Asad[22], el líder de Siria, tenía un punto de vista diferente. Él tenía poco interés en la negociación y sintió que la reconquista de los Altos del Golán sería una opción puramente militar. Después de la guerra de los Seis Días, Assad había puesto en marcha un rearme militar masivo y la esperanza de hacer que Siria fuera el poder militar dominante de los estados árabes.

Con la ayuda de Egipto, Assad consideró que su nuevo ejército podría ganar de manera convincente contra Israel y asegurar así el papel de Siria en la región. Assad sólo veía que las negociaciones comenzaran una vez que los Altos del Golán hubieran sido reconquistados por la fuerza, lo que induciría a Israel a renunciar a Cisjordania y Gaza, y hacer otras concesiones. Sadat también tuvo importantes problemas internos al querer la guerra. «Los tres años desde que Sadat había tomado el despacho […] fueron los más desmoralizados en la historia egipcia […]. Una economía disecada añadida al desaliento de la nación. La guerra era una opción desesperada».​ En su biografía de Sadat, Rafael Israelí argumentó que Sadat sintió que la raíz del problema estaba en la gran vergüenza de la guerra de los Seis Días, y antes de que pudiera introducirse cualquier reforma sintió que la vergüenza había de ser superada. La economía de Egipto estaba en ruinas, pero Sadat sabía que las reformas profundas que él sentía necesarias serían profundamente impopulares entre los sectores de la población. Una victoria militar le daría la popularidad que necesitaba para hacer cambios. Una parte de la población egipcia, sobre todo estudiantes universitarios que lanzaron amplias protestas, deseaba firmemente una guerra para recuperar el Sinaí y fue muy molesto que Sadat no la hubiera puesto en marcha en uno de sus primeros tres años en el cargo. Los otros estados árabes mostraron mucha más reticencia a comprometerse plenamente con una nueva guerra. El rey Hussein de Jordania temía otra importante pérdida de territorio como había ocurrido en la guerra de los Seis Días, en la que Jordania perdió toda Cisjordania, territorio que había conquistado y anexado en 1948-49, y que había duplicado su población. Sadat también respaldaba la reclamación de la Organización de Liberación de Palestina (OLP)[23] de Cisjordania y Gaza, y en el caso de una victoria, prometió a Yasser Arafat[24] que se le daría control de los territorios. Hussein todavía veía a Cisjordania como parte de Jordania y quería restaurarla como parte de su reino. Por otra parte, durante la crisis de septiembre Negro de 1970, una guerra civil casi había estallado entre la OLP y el gobierno jordano. En ese conflicto Siria había intervenido militarmente en el lado de la OLP, sorprendiendo a Hussein. Irak y Siria también mantenían relaciones tensas, y los iraquíes se negaron a unirse a la ofensiva inicial. No se esperaba que Líbano, que comparte frontera con Israel, se uniese al esfuerzo de guerra árabe debido a su pequeño ejército y la inestabilidad ya evidente en su seno. Los meses anteriores a la guerra vieron a Sadat participando en una ofensiva diplomática para tratar de ganar apoyo para la guerra. En el otoño de 1973, reclamó el respaldo de más de un centenar de estados. Estos eran la mayoría de los países de la Liga Árabe, el Movimiento de Países No Alineados[25] y la Organización de la Unidad Africana[26]. Sadat también había trabajado para ganarse el favor de Europa y tuvo cierto éxito antes de la guerra. Gran Bretaña y Francia por primera vez se pusieron de parte de las potencias árabes contra Israel en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas

La Guerra del Petróleo

Paralelamente al desarrollo de la guerra, otro conflicto surgió. Se lo conoce como la “crisis del petróleo“. De hecho, se cree que las concesiones hechas por Israel a Egipto en los acuerdos de paz, se debieron en gran medida a este conflicto. Todo comenzó con el embargo petrolero a los Estados Unidos. El día 21 de octubre de 1973, el rey Faisal de Arabia Saudita, prohibió el embarque de petróleo hacia puertos de Estados Unidos, o de aquellos puertos que pudieran ser intermedios en la ruta hacia aquel país (sobre todo puertos caribeños y holandeses). Para noviembre de ese año, los Ministros de Petróleo de los países petroleros árabes se reunieron en Kuwait, en donde establecieron una rebaja en la producción del petróleo de un 25%. El 28 de noviembre la Conferencia Cumbre Árabe celebrada en Argel, emite una resolución en la que se resuelve que se continuará empleando al petróleo como un arma económica hasta que “se materialice el retiro de los territorios árabes ocupados y hasta que se restablezcan los derechos nacionales del pueblo palestino“. En esta resolución se sentaron ciertas bases como las de mantener el embargo petrolero a los países que apoyaran a Israel, así como la de continuar con las reducciones en la producción de petróleo. También se formó un comité compuesto por los Ministros de Relaciones Exteriores y de Petróleo de los países árabes, que tendría como finalidad la de elaborar una lista para clasificar a los estados en “países amigos“, “países neutrales” y “países que apoyan al enemigo“, a la vez que se proporcionaría a cualquier país neutral una cantidad de petróleo igual a la que recibía en 1972, y prohibiendo la re-exportación del petróleo, crudo o en derivados, a cualquier nación enemiga. El 9 de diciembre la Conferencia de Ministros de Petróleo Árabes emitió otra resolución por la que se comprometían a levantar el embargo petrolero hacia Estados Unidos, siempre que Israel firmara un acuerdo de retirada de los territorios ocupados en 1967, y Estados Unidos garantizara su cumplimiento. En ese caso, se levantaría el embargo, y se aplicaría la reducción de producción de manera igual para Estados Unidos y Europa. Luego de la firma del acuerdo de enero de 1974 por el que Israel realizó las concesiones que mencionamos, el 18 de marzo de ese año, los Ministros de Petróleo Árabes emitieron un comunicado por el cual levantaron el embargo sobre Estados Unidos. Es importante destacar ciertos párrafos de este comunicado. En este los ministros se refieren al objetivo básico de las medidas tomadas sobre el petróleo, que es la de “llamar la atención del mundo sobre la cuestión árabe para crear una atmósfera tendiente a la implementación de la Resolución Nro. 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que exige el retiro total de los territorios ocupados y el restablecimiento de los legítimos derechos del pueblo palestino”. Otro punto importante, es la consideración como arma del petróleo, que queda expresada de la siguiente manera: “Los Ministros de Petróleo árabes son conscientes de que el petróleo es un arma que puede ser utilizada de manera positiva para que rinda resultados más efectivos de los que pueden obtenerse usándolo de manera negativa. Por consiguiente, salían de las reuniones con decisiones de utilizar el arma del petróleo de manera positiva con el propósito de alentar a aquellos países que mostraban disposición y determinación a luchar por una solución justa al problema árabe, que llevara al fin absoluto de la ocupación y al restablecimiento de los legítimos derechos del pueblo palestino”. A pesar de las medidas adoptadas por los países árabes, tenemos que decir que el bloqueo no fue en realidad tan exitoso como se podía esperar, de hecho es claro que “nunca un bloqueo es invulnerable; mucho menos en perjuicio de una superpotencia“. Además, no sólo fueron los países árabes los que salieron ganando. Debido al embargo, el precio del petróleo se disparó, subiendo a precios históricos, haciendo que las compañías petroleras obtuvieran un aumento en sus ganancias. De todas maneras, esta crisis trajo aparejadas serias consecuencias. Los países más golpeados fueron los miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), para quienes las importaciones de petróleo representaban el 50% de sus fuentes energéticas. Sin embargo, la crisis se transmitió a países de economías intermedias y nuevos países industrializados.

Los acontecimientos que llevaron a la guerra

Tras el rechazo de la iniciativa de paz de Sadat, quien había propuesto una retirada israelí completa a las fronteras anteriores a 1967 a cambio de un pacto de no beligerancia, según versión de Henry Kissinger, y cuatro meses antes de que la guerra estallara, se le ofreció a Ismail, emisario de Sadat, que la soberanía sobre la península del Sinaí retornaría a Egipto e Israel se retiraría de todo el Sinaí, excepto de algunos puntos estratégicos. Ismail dijo que iba a volver con la respuesta de Sadat, pero nunca regresó: Sadat ya estaba determinado para la guerra, y sólo una garantía estadounidense del cumplimiento de todo el programa árabe en un tiempo breve podría haberlo disuadido. Sadat declaró que Egipto estaba dispuesto a «sacrificar un millón de soldados egipcios» para recuperar su territorio perdido.​ Desde finales de 1972, Egipto inició un esfuerzo concentrado para aumentar sus fuerzas, recibiendo aviones de combate MiG-21; misiles antiaéreos SA-2, SA-3[27], SA-6 y SA-7; tanques T-55[28] y T-62[29]; armas antitanque RPG-7[30]; misiles guiados antitanque AT-3 Sagger[31] de la Unión Soviética; y la mejora de sus tácticas militares, basadas en doctrinas de batalla soviéticas. Los generales políticos, que tuvieron en gran parte la responsabilidad de la derrota en 1967, fueron sustituidos por otros más competentes. El papel de las superpotencias también fue un factor importante en el resultado de las dos guerras. La política de la Unión Soviética fue una de las causas de la debilidad militar de Egipto; el presidente Nasser solo fue capaz de obtener el material para un muro de defensa de misiles antiaéreos después de visitar Moscú y suplicar a los líderes del Kremlin: afirmó que si no se les daban provisiones, tendría que volver a Egipto y decirle al pueblo egipcio que Moscú los había abandonado, y luego abandonar el poder a favor de uno de sus compañeros que fuera capaz de hacer frente a los estadounidenses.

Los estadounidenses luego tendrían la sartén por el mango en la región, cosa que Moscú no podía permitir. Uno de los objetivos no declarados de Egipto en la Guerra de Desgaste era obligar a la Unión Soviética a abastecer a Egipto con armas más avanzadas y mejor material. Egipto entendía que la única forma de convencer a los líderes soviéticos de las deficiencias de la mayor parte del armamento y defensa aérea suministrados después de 1967, era poner a prueba las armas soviéticas contra el armamento avanzado que Estados Unidos había suministrado a Israel. La política de Nasser tras la derrota de 1967 entraba en conflicto con la de la Unión Soviética. Los soviéticos intentaron evitar una nueva conflagración entre los árabes e israelíes a fin de no dejarse arrastrar a una confrontación con Estados Unidos, lo que se hizo evidente cuando las superpotencias se reunieron en Oslo y acordaron mantener el statu quo. Esto era inaceptable para los líderes egipcios, y cuando se descubrió que se estaban haciendo preparativos egipcios para cruzar el canal, se hizo imperativo expulsar a los soviéticos de Egipto. En julio de 1972, Sadat expulsó a casi la totalidad de los 20.000 asesores militares soviéticos en el país y reorientó la política exterior del país a ser más favorable a Estados Unidos. Los sirios, entre tanto, permanecieron cerca de la Unión Soviética. Los soviéticos pensaban que Sadat tenía escasas posibilidades en cualquier guerra. Advirtieron que cualquier intento de cruzar el fortificado canal de Suez desembocaría en pérdidas masivas. Tanto los soviéticos como los estadounidenses estaban entonces persiguiendo la distensión, y no tenían ningún interés en que el Medio Oriente se desestabilizara. En una reunión de junio de 1973 con el presidente estadounidense Richard Nixon, el líder soviético Leonid Brézhnev propuso que Israel regresara a su frontera de 1967. Brézhnev dijo que si Israel no lo hacía «vamos a tener dificultades para mantener la situación militar bajo control», una indicación de que la Unión Soviética había sido incapaz de frenar los planes de Sadat. En una entrevista publicada en la revista Newsweek (9 de abril de 1973), el presidente Sadat amenazó de nuevo con la guerra con Israel. En varias ocasiones durante 1973, las fuerzas árabes llevaron a cabo ejercicios a gran escala que ponían a los militares israelíes en el más alto nivel de alerta, sólo para retroceder a los pocos días. Los líderes israelíes creían que si un ataque se llevara a cabo, la Fuerza Aérea de Israel (FAI) podría repelerlo.

Casi un año antes de la guerra, el 24 de octubre de 1972, en reunión con su Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, Sadat declaró su intención de ir a la guerra con Israel, incluso sin el apoyo soviético.​ La planificación había comenzado en 1971 y se llevó a cabo en absoluto secreto, incluso a los comandantes de la parte superior del escalafón no se les participó de los planes de guerra hasta menos de una semana antes del ataque, y los soldados no fueron informados hasta pocas horas antes. El plan para atacar a Israel al mismo tiempo que Siria fue denominado en código Operación Badr (en árabe significa «luna llena»), en honor a la batalla de Badr, en el que los musulmanes bajo Mahoma derrotaron a la tribu Quraysh de La Meca.

El inicio de la ofensiva y la respuesta israelí

La Dirección de Inteligencia Militar (abreviado como «Aman») del Departamento de Investigación de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) fue responsable de formular las estimaciones de inteligencia israelí. Sus evaluaciones sobre la probabilidad de guerra se basaron en varios supuestos. En primer lugar, se supuso correctamente que Siria no iría a la guerra contra Israel a menos que Egipto hiciera lo mismo. En segundo lugar, el departamento fue informado por Ashraf Marwan[32], el hijo político del expresidente Nasser que era un agente de alto nivel del Mossad, que Egipto quería recuperar todo el Sinaí, pero no iba a ir a la guerra hasta que le fueran suministrados los cazabombarderos MiG-23[33] para neutralizar la Fuerza Aérea de Israel, y los misiles Scud[34], para ser utilizados contra ciudades israelíes como un elemento de disuasión contra los ataques israelíes contra la infraestructura egipcia. Dado que no habían recibido los MiG-23 y los misiles Scud sólo habían llegado a Egipto desde Bulgaria a fines de agosto y que costaría cuatro meses entrenar a los equipos de tierra egipcios, Aman pronosticó que la guerra con Egipto no era inminente. Esta suposición sobre los planes estratégicos de Egipto, conocida como «el concepto», perjudicó fuertemente el pensamiento del departamento y lo llevó a desestimar otras advertencias de la guerra. A mediados de 1973, Aman estaba casi completamente al tanto de los planes de guerra árabes. Se sabía que los ejércitos egipcios Segundo y Tercero intentarían cruzar el canal de Suez y avanzar diez kilómetros en el Sinaí, seguidos por divisiones blindadas que avanzarían hacia los pasos de Mitla y Gidi, y que las unidades navales y paracaidistas entonces intentarían capturar Sharm el-Sheikh. Aman también estaba al tanto de todos los detalles del plan de guerra sirio. Sin embargo, los analistas israelíes, después de «el concepto», no creían que los árabes estuvieran comprometidos a ir a la guerra. Los egipcios hicieron mucho por promover este concepto erróneo. Tanto los israelíes como los estadounidenses consideraron que la expulsión de los observadores militares soviéticos había reducido gravemente la eficacia del ejército egipcio. Los egipcios se aseguraron de que existiera un flujo continuo de información falsa sobre los problemas de mantenimiento y la falta de personal para operar el equipo más avanzado. Los egipcios realizaron repetidos informes engañosos sobre la falta de piezas de repuesto, que también se dirigieron a los israelíes. Sadat se había comprometido durante tanto tiempo en la política suicida que sus amenazas de guerra frecuentes estaban siendo ignoradas por el mundo. En abril y mayo de 1973, la inteligencia israelí comenzó la captación de señales claras de las intenciones de Egipto para la guerra, reconociendo que tenía las divisiones y equipos necesarios para cruzar el canal de Suez, y un paraguas de misiles para proteger a cualquier operación de cruce de un ataque aéreo. Sin embargo, el jefe de Aman, Eli Zeira[35], todavía estaba seguro de que la probabilidad de guerra era escasa. En mayo y agosto de 1973, el ejército egipcio llevó a cabo ejercicios militares cerca de la frontera, y Ashraf Marwan erróneamente advirtió que Egipto y Siria podrían lanzar un ataque sorpresa el 15 de mayo. El ejército israelí se movilizó en respuesta a ambos ejercicios, con un costo considerable. Estos ejercicios eran para asegurar que los israelíes desestimaban los preparativos de guerra reales justo antes de que el ataque fuera lanzado como otro ejercicio.

Las maniobras del ejército egipcio y sirio

En la semana previa al Yom Kipur, el ejército egipcio organizó un ejercicio de entrenamiento de una semana junto al canal de Suez. La inteligencia israelí, detectando grandes movimientos de tropas hacia el canal, desestimó estos movimientos como meros ejercicios de entrenamiento. También se detectaron movimientos de las tropas sirias hacia la frontera, al igual que la cancelación de los permisos y una llamada de reservas en el ejército sirio. Se consideraron estas actividades desconcertantes, pero no una amenaza, porque Aman creía que no atacarían sin Egipto, y Egipto no atacaría hasta que llegara el armamento que quería. A pesar de esta creencia, Israel envió refuerzos a los Altos del Golán. Estas fuerzas sirvieron para justificar las críticas durante los primeros días de la guerra. El 27 y 30 de septiembre, dos lotes de reservistas fueron llamados por el ejército egipcio para participar en estos ejercicios. Dos días antes del estallido de la guerra, el 4 de octubre, el comando egipcio anunció públicamente la desmovilización parcial de los reservistas llamados durante el 27 de septiembre para calmar sospechas en el lado israelí. Alrededor de 20.000 soldados fueron desmovilizados, y posteriormente a algunos de estos hombres se les dio permiso para realizar la Umrah (peregrinación) a La Meca.​ Los informes mostraron también que se dieron instrucciones a los cadetes en colegios militares para reanudar sus cursos el 9 de octubre. El 1 de octubre, un investigador de Aman, teniente Benjamín Siman-Tov, presentó una evaluación en la que argumentaba que los despliegues y ejercicios egipcios a lo largo del canal de Suez parecían ser un camuflaje para una travesía real al canal. Siman-Tov envió una evaluación más exhaustiva el 3 de octubre. Ambas fueron ignoradas por su superior.​ Según el general egipcio El-Gamasy[36], «Por iniciativa del personal de operaciones, revisamos la situación in situ y desarrollamos un marco para la operación ofensiva planificada. Se estudiaron las características técnicas del canal de Suez, el flujo y la circulación de las mareas, la velocidad de las corrientes y de su dirección, las horas de oscuridad y de luz de la luna, las condiciones meteorológicas, y las condiciones relacionadas en el Mediterráneo y el Mar Rojo».​ Además explicó diciendo: «El sábado 6 de octubre de 1973 (10 de Ramadán de 1393) fue el día elegido para la opción de septiembre-octubre. Las condiciones para una travesía era buenas, era un día de ayuno en Israel, y la luna en ese día, 10 de Ramadán, brilló desde el atardecer hasta la medianoche».

La guerra coincidió ese año con el mes musulmán del Ramadán, cuando muchos soldados musulmanes árabes también ayunan. Por otro lado, el hecho de que el ataque fue lanzado en Yom Kipur puede haber ayudado a Israel a reunir más fácilmente las reservas de sus hogares y sinagogas, porque las carreteras y líneas de comunicación fueron en gran parte abiertas y esto alivió la movilización y transporte de los militares. A pesar de negarse a participar, el rey Hussein de Jordania «se había reunido con Sadat y Assad en Alejandría dos semanas antes. Dadas las sospechas mutuas prevalecientes entre los líderes árabes, era poco probable que le hubieran dicho los planes de guerra específicos. Pero era probable que Sadat y Assad hubieran planteado la posibilidad de una guerra contra Israel en términos más generales para sentir la posibilidad de unirse a Jordania». En la noche del 25 de septiembre, Hussein voló en secreto a Tel Aviv para advertir a la primera ministra israelí Golda Meir de un ataque sirio inminente.  ¿Van a la guerra sin los egipcios?”, preguntó la señora Meir. El rey dijo que no lo creía. ‹Creo que [los egipcios] cooperarán›». Esta advertencia fue ignorada, y Aman concluyó que el rey no le había dicho nada que no fuera ya conocido. Durante el mes de septiembre, Israel recibió once advertencias de guerra de fuentes bien situadas. Sin embargo, el Director General del Mossad Zvi Zamir[37] siguió insistiendo en que la guerra no era una opción para los árabes, incluso después de la advertencia de Hussein.​ Zamir más tarde remarcó que «simplemente no nos pareció que ellos fueran capaces [de ir a la guerra]» El día antes de la guerra, el general Ariel Sharón compartió fotografías aéreas y otros datos de inteligencia con Yehoshua Saguy[38], su oficial de inteligencia de división. El general Sharón se dio cuenta de que la concentración de las fuerzas egipcias a lo largo del canal había ido mucho más allá de lo observado durante los ejercicios de entrenamiento, y que los egipcios habían acumulado todo su equipo de cruce a lo largo del canal.

Luego llamó al general Shmuel Gonen[39], quien lo había reemplazado como jefe del Comando Sur, y expresó su certeza de que la guerra era inminente. El 4 y 5 de octubre, la preocupación de Zamir creció a medida que se detectaron signos adicionales de un ataque inminente. Los asesores soviéticos y sus familias salieron de Egipto y Siria, los aviones de transporte cargados con equipo militar aterrizaron en El Cairo y Damasco, y fotografías aéreas revelaron que las concentraciones en Egipto y Siria de tanques, infantería y misiles SAM estaban en un nivel sin precedentes. Según documentos desclasificados de la Comisión Agranat[40], el general de brigada Yisrael Lior quien fue secretario/agregado militar de la primera ministra Golda Meir, afirmó que el Mossad sabía por Ashraf Marwan que un ataque iba a ocurrir bajo el disfraz de un ejercicio militar una semana antes de que ocurriera, pero el proceso de pasar la información a la Oficina de la Primera Ministra había fallado. La información terminó con el asistente de jefe del Mossad Zvi Zamir, quien se la pasó a las 12:30 a. m. del 5 de octubre. De acuerdo con la alegación, un Zamir desenfocado y aturdido agradeció al asesor la información y dijo que iba a pasarla a la oficina de la primera ministra en la mañana.​ En la noche del 5–6 de octubre, Zamir personalmente fue a Europa para reunirse con Marwan a medianoche. Marwan le informó de que un ataque sirio-egipcio conjunto era inminente. Sin embargo, Marwan dijo erróneamente a Zamir que el ataque se llevaría a cabo al atardecer. Fue esta advertencia, en particular, junto con el gran número de otras advertencias, lo que finalmente incitó el alto mando israelí a pasar a la acción. Apenas unas horas antes de que comenzara el ataque, las órdenes salieron para una llamada parcial a filas de los reservistas israelíes. El ataque de las fuerzas egipcias y sirias tomó a Estados Unidos por sorpresa. De acuerdo con el futuro director de la CIA, y el secretario de Defensa, Robert Gates[41], estaba informando a un negociador de armas de Estados Unidos sobre la improbabilidad de un conflicto armado en la región cuando se enteró de la noticia del estallido de la guerra en la radio. Por otro lado, la KGB se enteró del ataque de antemano, probablemente a partir de sus fuentes de inteligencia en Egipto.

La falta de un ataque preventivo israelí

Israel se encuentra rodeado por Estados hostiles y debe combatir en tres frentes: al noreste con Siria, al este con Jordania y al sur-suroeste con Egipto. Por la relativamente escasa distancia que los separa, puede considerarse un solo teatro de operaciones terrestres con frentes vinculados entre sí por líneas de comunicaciones terrestres adecuadas y cortas, y con una geografía que permite el apoyo mutuo entre los frentes. La situación del teatro de operaciones naval es diferente; éste está materializado por dos teatros de operaciones independientes, separados por la masa terrestre que constituye el Medio Oriente en sí. En propiedad, entonces, pueden considerarse: el teatro de operaciones del mar Mediterráneo y el teatro de operaciones del mar Rojo, siendo ambos mares estrechos, donde la geografía impone un carácter, especial a la guerra naval, influyendo en las operaciones de las fuerzas navales. La ubicación geográfica en latitud provee una duración de la obscuridad, variable entre 8 a 12 horas en invierno y verano, respectivamente, que exige la realización de operaciones navales con apoyo aéreo en horas diurnas y permite alcanzar los objetivos estratégicos dentro de una determinada distancia en horas de obscuridad, con una menor amenaza aérea. Las condiciones de tiempo permiten, durante la mayor parte del año, el empleo de unidades livianas y rápidas de superficie y facilitan la exploración aeromarítima. La forma y extensión de los teatros de operaciones determinan los objetivos estratégicos a lograr en las primeras operaciones.

La estrategia israelí había estado basada en su mayor parte en el precepto de que si la guerra era inminente, Israel debía lanzar un ataque preventivo. Se suponía que los servicios de inteligencia de Israel podrían dar, en el peor de los casos, un aviso con 48 horas de antelación sobre un ataque árabe. La primera ministra Golda Meir, el ministro de Defensa Moshe Dayan, y el Jefe del Estado Mayor David Elazar[42] se reunieron a las 8:05 a.m. del día de Yom Kipur, seis horas antes de que la guerra comenzara. Dayan abrió la reunión con el argumento de que la guerra no era una certeza. Elazar luego presentó su argumento a favor de un ataque preventivo contra los aeródromos de Siria al mediodía, a los misiles sirios a las 3:00 p.m., y las fuerzas de tierra de Siria a las 5:00 p.m. «Cuando se hicieron las presentaciones, la primera ministra estuvo encerrada en la incertidumbre por unos instantes, pero luego llegó a una decisión clara. No habría ningún ataque preventivo. Israel podría estar necesitando la ayuda estadounidense muy pronto y era imperativo que no fuera culpado por iniciar la guerra. ‹Si atacamos primero, no vamos a obtener ayuda de nadie›, dijo». Antes de la guerra, Kissinger y Nixon advirtieron constantemente a Meir que no debía ser responsable de iniciar una guerra en Oriente Medio. El 6 de octubre de 1973, día del inicio de la guerra, Kissinger dijo a Israel que no realizara un ataque preventivo, y Meir le confirmó que Israel no lo haría. Otros países desarrollados, más dependientes del petróleo de la OPEP, tomaron con más seriedad la amenaza de un embargo de petróleo y el boicot comercial árabe, y habían dejado de suministrar municiones a Israel. Como resultado, Israel era totalmente dependiente de los Estados Unidos para el reabastecimiento militar, y especialmente sensible a cualquier cosa que pudiera poner en peligro esa relación. Después de que Meir tomara su decisión, a las 10:15 a. m. se reunió con el embajador estadounidense Kenneth Keating[43] con el fin de informar a Estados Unidos de que Israel no tenía la intención de iniciar una guerra preventiva, y pidió que los esfuerzos de Estados Unidos fueran orientados a la prevención de la posibilidad de una guerra. Un telegrama electrónico con el informe de Keating de la reunión fue enviado a Estados Unidos a las 16:33 GMT (18:33, hora local). Un mensaje llegó más tarde al Secretario de Estado estadounidense, Henry Kissinger quien dijo: «No nos adelantemos».​ Al mismo tiempo, Kissinger también instó a los soviéticos a utilizar su influencia con Egipto para evitar la guerra, con el mensaje de la falta del derecho preferente de compra de Israel, y enviaron mensajes a otros gobiernos árabes para conseguir su ayuda en el lado de la moderación. Estos esfuerzos tardíos fueron inútiles.​ Según Henry Kissinger, si Israel hubiera atacado primero, no habría recibido «ni un clavo». David Elazar propuso una movilización de toda la Fuerza Aérea y cuatro divisiones blindadas, un total de entre 100.000 y 120.000 soldados; mientras que Dayan favoreció una movilización de la Fuerza Aérea y dos divisiones blindadas, un total de alrededor de 70.000 tropas. Meir optó por la propuesta de Elazar.

Yom Kippur tiene otro significado más secular para los israelíes. Marca el punto más bajo en los 70 años de historia de Israel: la Guerra de Yom Kippur, que comenzó el 6 de octubre de 1973. Solo seis años después de la sorprendente victoria de Israel en la Guerra de los Seis Días, Egipto y Siria llevaron a cabo un ataque sorpresa en una dispersión escasa. Las fuerzas israelíes en el Sinaí y los Altos del Golán, destruyendo o capturando a muchos de ellos, bajo el paraguas de misiles móviles de superficie a aire que casi neutralizaron a la Fuerza Aérea israelí. Las FDI, durante varios días desesperados, recuperaron el equilibrio y movilizaron reservas, luego detuvieron los avances de los ejércitos enemigos, los hicieron retroceder, infligieron una aplastante derrota a los ejércitos enemigos y ocuparon grandes extensiones de sus territorios. Fue la guerra más sangrienta de Israel desde 1948, con 2,569 muertos y más de 7,000 heridos. Fue un fracaso catastrófico de la disuasión de Israel, un fiasco para la inteligencia militar de Israel que no pudo proporcionar una alerta temprana adecuada (a pesar de las indicaciones de inteligencia), y un tremendo golpe para las alardeadas Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), varios de cuyos líderes se retiraron en ignominia después de la guerra. La confianza popular y la confianza en el escalón político se fracturaron, especialmente entre aquellos que lucharon en la guerra y sus familias, y nunca más han sido reparados. Las ondas de la guerra causaron un terremoto político en Israel, poniendo fin a 29 años de gobierno del Partido Laborista y la marginación de Menachem Begin y su partido, Las FDI construyeron una postura de fuerza pesada basada en la reserva que disuadiría y, si fuera necesario, luchar y ganar otra guerra como Yom Kippur (hace menos de una década todavía había 27 brigadas de reserva en las FDI). Esta fuerza fue menos capaz de lidiar con muchas de las campañas que Israel realmente tuvo que combatir en los siguientes 30 años: la Primera Intifada en 1987, donde la estructura, el equipo y el entrenamiento de las FDI no encajaban bien con los populares. la insurgencia y la guerra de guerrillas urbanas que enfrentó; la guerra de desgaste de 20 años, en su mayoría estática, en la Zona de Seguridad en el sur del Líbano; y la rutina diaria de mantener la seguridad en Cisjordania y (antes de 2005) Gaza. El compromiso militar en estos conflictos fue visto durante mucho tiempo por los líderes militares como distracciones de la preparación y el entrenamiento para “la verdadera guerra [convencional]”. Aunque ciertamente no era aparente en ese momento, la Guerra de Yom Kippur fue el punto más bajo, y también el punto flexible, en la posición estratégica de Israel, que ha continuado mejorando, de manera irregular, hasta hoy:

  • Fue la última guerra en la que Israel percibió que su supervivencia estaba amenazada.
  • Fue la última guerra que Israel luchó contra los ejércitos convencionales.
  • Fue la última guerra total que Israel luchó contra una coalición de estados.
  • Fue la última vez que Israel tuvo una llamada general de emergencia de reservistas.

Fue la última guerra que se libró bajo el concepto de seguridad tradicional de Israel (todavía el único que se ha adoptado oficialmente), basado en la disuasión, la alerta temprana y en el caso de que la disuasión falle, movilice rápidamente las reservas y logre una victoria decisiva sobre el enemigo llevando la guerra a su territorio y destruyendo o neutralizando su fuerza principal.

 

[1] Mohamed Hassanein Heikal, was an Egyptian journalist. For 17 years (1957–1974), he was editor-in-chief of the Cairo newspaper Al-Ahram and has been a commentator on Arab affairs for more than 50 years. Heikal articulated the thoughts of President Gamal Abdel Nasser earlier in his career. He worked as a ghostwriter for the Egyptian president Gamal Abdel Nasser and represented the ideology of pan-Arabism. Heikal has been a member of the Central Committee of the Arab Socialist Union. He was appointed minister of information in 1970 but resigned from government in 1974 over differences with Anwar Sadat. In September 2003, upon reaching the age of 80, Heikal wrote an article in the monthly magazine Weghat Nazar (where he had been writing for some time) that the time has come for an “old warrior” to put down his pen and take to the sidelines. Heikal stressed that his decision to stop writing did not mean that he would disappear, but rather take to the sidelines to observe more thoroughly. In the article he also recounted a lot of the events that occurred in his life and formed his experience including his first mission as a reporter in the Second Battle of El Alamein in 1942, his friendship with Nasser and his relationship with Sadat. In addition he opened his financial records stating the salaries he has received in all the jobs and posts he has been assigned to.

[2] La Línea Bar Lev, era una cadena de fortificaciones construidas por Israel a lo largo de la costa este del canal de Suez tras la captura de la Península del Sinaí a Egipto durante la guerra de los seis días en 1967. La línea Bar Lev consistía en un grupo de fortificaciones rudimentarias localizadas a lo largo de las orillas del canal. En respuesta a los bombardeos de la artillería egipcia durante la Guerra de Desgaste, Israel convirtió las fortificaciones en un elaborado sistema de defensa desplegado 160 kilómetros a lo largo del canal de Suez, exceptuando el Gran lago amargo (donde un cruce del canal era improbable debido a la amplitud del lago). La línea Bar Lev fue diseñada como defensa ante cualquier asalto de Egipto a través del canal, y se esperaba que funcionara como un “cementerio para las tropas egipcias”

[3] A finales de 1969, la Misión Jarring había llegado a un punto muerto. Los Estados árabes no estaban dispuestos a negociar con Israel ni directa ni indirectamente y mientras seguía la guerra en el Canal de Suez (Guerra de Desgaste, 1968-1970) y los terroristas palestinos, desde Jordania y Siria, saboteaban Israel, con la ayuda de las fuerzas armadas de esos dos países.  Los días 25 y 26 de septiembre de 1969, la Primera Ministra israelí Golda Meir se reúne con el Presidente Richard Nixon en Washington y, aunque no hacen ninguna declaración formal, transmiten la sensación de que se han entendido. El 9 de diciembre siguiente, el Secretario de Estado William P. Rogers hace públicamente una serie de propuestas para un acuerdo en Oriente Medio, incluyendo concreciones sobre las futuras fronteras de Israel y otros asuntos. El Plan Rogers instaba a Israel a retornar a las fronteras internacionales, retirándose de la península del Sinaí y acordando un estatus final para la Franja de Gaza y la ciudad de Sharem Al-Sheik en el Sinaí. Se declararía un cese de fuego, asegurándose la libre navegación en el Canal de Suez para los barcos israelíes. Jerusalén sería administrada por las tres religiones. Israel exigía que las potencias garantizasen la seguridad fronteriza y que Jerusalén quedase bajo su dominio. Egipto decía que el programa era demasiado pro-israelí. Ambos países descartaron la propuesta. En cualquier caso, el Plan Rogers estuvo siempre llamado al fracaso, pero no solo por la oposición israelí y árabe al mismo, que era frontal, sino porque nunca contó con el respaldo de Nixon, que apoyaba a su entonces Consejero de Seguridad Nacional, Henry Kissinger, en el enfrentamiento que éste mantenía con el Secretario de Estado Rogers, al que puenteaba. En esa época, Yitzak Rabin, que había sido el Jefe de Estado Mayor de las IDF de Israel durante la Guerra de los Seis Días (y luego sería Primer Ministro), era el embajador de Israel en Washington. Golda Meir y Nixon deciden establecer un canal discreto de comunicación directa por intermedio de Rabin y Kissinger, obviando a sus ministros de exteriores, Eban y Rogers, con el obvio disgusto de éstos. También por esa época, Rabin había comenzado a difundir semanalmente entre selectos periodistas, políticos y otros personajes influyentes de la vida en EEUU lo que llegó a conocerse como los Papeles Rosas (por el color del papel en el que estaban impresos), unos boletines de noticias donde se criticaba acerbamente la actuación del Departamento de Estado dirigido por Rogers, aunque cuidándose muy mucho de nunca criticar al Presidente Nixon. Los Papeles Rosas contaban con el consentimiento, sino el aliento, de Nixon y Kissinger, como con cierto detalle cuenta Yehuda Avner, acaso el principal redactor de los mismos, en su libro The Prime Ministers (2010).

[4] Un misil es un proyectil autopropulsado por cohete o motor de reacción, que puede ser guiado durante toda o parte de su trayectoria. Generalmente los misiles se usan como arma y tienen una o más cabezas de guerra explosivas, aunque también pueden usarse otros tipos de arma en el misil. Los hay de tamaños y alcance muy variados, desde los misiles antitanque que pueden ser llevados y lanzados por una sola persona hasta los enormes misiles balísticos intercontinentales.

[5] El 2K12 «Kub» es un sistema móvil de misiles superficie-aire de alcance medio de origen soviético diseñado para proteger las fuerzas terrestres de un ataque aéreo. “2К12” es la designación GRAU de este sistema y su apodo “Kub” en ruso significa “cubo”. Cada batería 2K12 consta de varios vehículos de tracción por orugas similares. Uno de los cuales porta el radar 1S91 (vehículo SURN, designación OTAN: “Straight Flush”), que funciona en la banda G/H a 25 kW y tiene un alcance de 75 km, equipado con un iluminador de onda continua y una mira óptica. La batería suele incluir cuatro vehículos de transporte-erección-lanzamiento (TEL) de tres misiles y también cuatro camiones con grúa que portan tres misiles de repuesto cada uno. El TEL está basado en un chasis GM-578, mientras que el vehículo del radar 1S91 en un GM-568, todos desarrollados y producidos por MMZ.

[6] El 9K32 «Strela-2» es un misil antiaéreo soviético/ruso de baja cota y de guía infrarroja y pasiva, del tipo “dispara y olvida”. Es portable y fue diseñado para ser disparado desde el hombro. Fue la primera generación de misiles antiaéreos portátiles soviéticos, diseñado en los años 60 y que entró en servicio en el año 1968. Su producción en serie comenzó en 1970 en la Unión Soviética. Por su diseño es comparable al Redeye del Ejército de los Estados Unidos. El 9K32M “Strela-2M”, SA-7b “Grail Mod.1” (por su denominación OTAN), fue una mejora introducida en el año 1971 sobre el modelo anterior, aumentando su alcance y el tamaño de la cabeza de guerra. También se mejoró el sistema de guiado.

[7]  Cuando las fuerzas soviéticas a continuación intervinieron en el conflicto militar en curso entre Egipto e Israel. La llegada de los rusos en ese momento salvó a su aliado egipcio da un cambio de régimen, preservando así un activo estratégico en la región. La guerra de desgaste que se produjo entre 1969 y 1970, es la única vez en la historia que el Ejército Rojo combatido el ejército israelí. Fue una marca grande para el activismo soviética seguida de la expulsión de los militares rusos de Egipto en 1972. Esto se debió al cambio en la política exterior egipcia bajo la dirección anterior de Gamal Nasser, que ahora fue reemplazado por el régimen más pro-occidental de Anwar Sadat. En ese momento al igual que ahora, las acciones de los militares rusos fueron una gran sorpresa para las agencias de inteligencia occidentales de Estados Unidos y otros. Esto marca un nuevo activismo para el presidente Putin en la región y muestra su total desprecio por las preferencias de Estados Unidos.

[8] Moḥamed Anwar al Sadat, fue un político y militar egipcio que ejerció los cargos de presidente y primer ministro de Egipto desde el fallecimiento de Gamal Abdel Nasser en septiembre de 1970, y fue reelegido en elecciones sin oposición en 1974 y 1978, siendo esta la última elección presidencial antes de la reintroducción del multipartidismo en 1979 (también durante su mandato) manteniéndose en el cargo hasta su asesinato el 6 de octubre de 1981. Fue sucedido por Hosni Mubarak, quien se mantendría en el poder hasta su derrocamiento en 2011.

[9] Saad Mohamed el-Husseiny el-Shazly, (1 April 1922 – 10 February 2011) was an Egyptian military commander. He was Egypt’s chief of staff during the October War. Following his public criticism of the Camp David Accords, he was dismissed from his post as Ambassador to Britain and Portugal and went to Algeria as a political refugee. He is credited with the equipping and preparation of the Egyptian Armed Forces in the years prior to the successful capture of the Israeli Bar-Lev line at the start of the 1973 war. He was dismissed from his post on 13 December 1973

[10] El Mikoyán-Gurévich MiG-21, es un caza interceptor supersónico con capacidad limitada de ataque a tierra diseñado por la Oficina de Diseño Mikoyán y Gurévich de la Unión Soviética entre los años 1955 y 1958. Era comúnmente conocido por los pilotos soviéticos como «Balalaika» por su similitud con el instrumento musical y por los pilotos polacos como «Ołówek» (lápiz en polaco) por la forma de su fuselaje. Durante todo el período de su construcción fue objeto de más de treinta modificaciones y modernizaciones, además de servir de base para el desarrollo de los cazas chinos Chengdu J-7​ y Shenyang J-8. ​Las versiones iniciales se consideran como aeronaves de segunda generación, mientras que las finales son consideradas como de tercera generación. Es considerado como uno de los cazas más exitosos de la historia, pues ha prestado servicio en las fuerzas aéreas de unos cincuenta países y en la actualidad todavía se mantiene activo en muchas de ellas. El MiG-21 posee varios récords de velocidad de aviación, logrados en los años 1950 y 1960. Es el caza supersónico con mayor cantidad de ejemplares producidos en la historia, el avión de combate más producido después de la Guerra de Corea, así como el producido por el período más largo, durante el transcurso de 26 años. El caza ha sido empleado en multitud de conflictos armados, mucho más que cualquier otro reactor de combate. Entre ellos en los conflictos árabe-israelíes, la Guerra de Vietnam, la Guerra indo-pakistaní de 1971, la Guerra de Ogaden, la Guerra de Angola y la Guerra de Kargil entre otros. El MiG-21 es actor del primer combate aéreo entre aeronaves supersónicas en la historia, saliendo victorioso del encuentro

[11] El Douglas A-4 Skyhawk, es un avión de ataque embarcado diseñado por la compañía estadounidense Douglas Aircraft Company en la década de 1950 para la Armada de los Estados Unidos. El Skyhawk es un avión con ala en delta propulsado por un turborreactor fue producido por la compañía Douglas Aircraft Company, y posteriormente por McDonnell Douglas. El A-4 combatió en la guerra de Vietnam sirviendo en la Armada y el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. Fue el avión que desempeñó la mayor cantidad de misiones en el conflicto.1​ El equipo de demostración de vuelo Blue Angels utilizó el A-4. Fuera de los Estados Unidos, el A-4 también prestó servicio en las fuerzas armadas de otros nueve países. Los Skyhawk de la Fuerza Aérea Israelí lucharon en los conflictos árabes-israelíes y los A-4 de la Armada y la Fuerza Aérea Argentina combatieron en la guerra de las Malvinas. El A-4 continúa en servicio en Argentina y Brasil.

[12] El Dassault Mirage III, es un interceptor supersónico diseñado por la compañía francesa Dassault Aviation para el Ejército del Aire francés. Ampliamente utilizados en combate, los Mirage III fueron decisivos en la campaña aérea de la guerra de los Seis Días, en 1967, cuando pilotados por oficiales de la Fuerza Aérea Israelí, obtuvieran victorias aire-aire y la destrucción de la aviación árabe en tierra. En diciembre de 1971, Pakistán con sus Mirage III obtuvo ocho victorias en el aire y dos en tierra contra la Fuerza Aérea India. En 1982, los Mirage III fueron usados por la Fuerza Aérea Argentina en la guerra de Malvinas. Se construyeron 1422 unidades en distintas variantes, incluidos desarrollos como los IAI Nesher y IAI Kfir.

[13] El McDonnell Douglas F-4 Phantom II​  es un interceptor y cazabombardero supersónico, biplaza, bimotor y de largo alcance desarrollado originalmente para la Armada de los Estados Unidos por McDonnell Aircraft. Entró en servicio en 1960 con la Armada estadounidense; y demostrando gran capacidad de adaptación, también fue adoptado por el Cuerpo de Marines y en 1963 por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, de forma que a mediados de los años 1960 ya constituía una parte importante de sus respectivas flotas de aeronaves.

[14] Raoul Victor Patrice Castex (27 October 1878, Saint-Omer – 10 January 1968, Villeneuve-de-Rivière) was a French Navy admiral and a military theorist.

[15] La primera batalla de El Alamein (del 1 al 27 de julio de 1942) fue una batalla de la campaña del Desierto Occidental de la Segunda Guerra Mundial, donde combatieron las fuerzas del Eje, comandadas por Erwin Rommel, y las fuerzas aliadas al mando de Claude Auchinleck. La batalla detuvo el segundo (y último) avance hecho por las fuerzas del Eje en El Alamein, Egipto, que se encuentra a unos 106 kilómetros (65,87 mi) de Alejandría.

[16] Yom Kipur, también conocido como Día de la Expiación, es el día más sagrado del año judío. Es conocido como el Día de la expiación, del perdón y del arrepentimiento de corazón o de un arrepentimiento sincero. Son diez días de arrepentimiento. Es uno de los Yamim Noraim (en hebreo, «Días extremadamente santos»). Ellos comprenden Rosh Hashaná (Año Nuevo Judío), diez días del arrepentimiento, y su culminación, con el Yom Kipur. En el calendario hebreo, el Yom Kipur comienza en el anochecer del noveno día del mes de Tishrei y continúa hasta el anochecer del siguiente día. Yom Kipur es el día judío del arrepentimiento, considerado el día más santo y más solemne del año. Su tema central es la expiación y la reconciliación. La comida, la bebida, el baño o cualquier tipo de limpieza corporal como el lavado de dientes, la utilización de cuero, el untamiento de cremas o bálsamos en el cuerpo y las relaciones conyugales están prohibidos. El ayuno empieza en el ocaso y termina al anochecer del día siguiente. Los servicios de oración de Yom Kipur comienzan con la oración conocida como Kol Nidre, que debe ser recitada antes de la puesta del sol. El Kol Nidre (en arameo «todos los votos») es una abrogación pública de votos religiosos hechos por judíos durante el año precedente. Esto sólo concierne a los votos incumplidos hechos entre la persona y Dios, y no anula votos hechos a otras personas. Un talit (manto de oración cuadrangular) se pone para las oraciones de la tarde – el único servicio de la tarde del año en el cual se hace esto. La oración de Neilá es un servicio especial que se celebra solo durante el día de Yom Kipur, y marca el cierre de las fiestas. Yom Kipur culmina con el sonar del shofar, que marca la conclusión del ayuno. Siempre se observa como un día festivo, tanto dentro como fuera de los límites de la Tierra de Israel. Los judíos sefardíes (los judíos de origen español, portugués y norteafricano) se refieren a Yom Kipur como «el ayuno blanco» y ello se debe a la tradición de vestirse de blanco durante los Yamim Noraim.

[17] Se conocen como los acuerdos de Camp David a los que fueron firmados por el presidente egipcio Anwar el-Sadat y el primer ministro israelí Menachem Begin el 17 de septiembre de 1978 tras doce días de negociaciones secretas con la mediación del presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, y mediante los cuales Egipto e Israel firmaron la paz en los conflictos territoriales entre ambos países. Tras las elecciones presidenciales en Estados Unidos en 1976, Jimmy Carter había iniciado contactos directos entre los dirigentes de Egipto, Siria, Jordania e Israel, junto a representantes palestinos, para impulsar un proceso de paz que pusiera término, al menos, a los enfrentamientos fronterizos entre Israel y sus vecinos árabes, para entrar más tarde en el fondo del problema palestino que se pretendía resolver. Carter y Cyrus Vance, Secretario de Estado en ese momento, retomaron la iniciativa de las reuniones de Ginebra de 1973 tomando como base la necesidad de que Israel se retirase de los territorios ocupados en las sucesivas guerras desde su independencia. El cambio en la dirección de la política israelí tras las elecciones de mayo de 1978 de Isaac Rabin a Menajem Begin no supuso, en principio, un problema en el proceso exploratorio iniciado por la diplomacia americana. El punto de partida de Israel era negar la presencia palestina en cualquier conversación y aceptar una posible retirada de la península del Sinaí. Por su parte, Egipto no quería la intervención norteamericana en el proceso y prefería conversaciones bilaterales de Israel con cada uno de los países árabes.

[18] Abba Eban Nacido Aubrey Solomon Meir– (Ciudad de El Cabo, 2 de febrero de 1915 – 17 de noviembre de 2002), fue un político y diplomático israelí, Ministro de Relaciones Exteriores de Israel entre 1966 y 1974. Realizó los estudios universitarios en el Queens’ College de la Universidad de Cambridge, trabajando con Jaim Weizmann en la Organización Sionista Mundial y sirviendo en el ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial. Después trabajó, hasta 1946, como profesor en un centro de estudios para el Oriente Medio del Foreign Office. En 1946 fue destinado a la Agencia Judía para Palestina (organismo dependiente de las Naciones Unidas) en donde desarrolló su labor hasta la creación del Estado de Israel. En el primer gabinete israelí, fue nombrado embajador en la ONU y en Estados Unidos a un tiempo, hasta 1959. Elegido miembro del Knéset por el Partido Laborista Israelí, fue designado Ministro de Educación y Cultura (hasta 1963), y después Viceprimer-Ministro (1966) y Ministro de Relaciones Exteriores hasta 1974. Fue miembro de la Academia Americana de Ciencias.

[19] Shlomo Ben Ami (Tánger, 17 de julio de 1943) es un político, diplomático e historiador israelí. Miembro del Partido Laborista Israelí, ha sido ministro de Asuntos Exteriores de dicho país y fue el segundo embajador de Israel en España. Actualmente es vicepresidente del Centro Internacional de Toledo por la Paz (CIT) y forma parte del patronato de la Fundación Bancaria La Caixa.

[20] Jaim “Kidoni” Bar-Lev (16 de noviembre de 1924-7 de mayo de 1994) fue un militar israelí. Entre 1942 y 1948, Bar-Lev sirvió en varias unidades de Defensa Judía, tales como el Palmaj durante el Mandato británico de Palestina. Fue piloto y paracaidista, lo que le serviría más adelante para desarrollar en ambas ramas militares a los jóvenes de las Fuerzas de Defensa de Israel. En 1946 Bar-Lev envió comandos paracaidistas al Puente de Allenby, cerca de Jericó, para evitar que las milicias árabes de Transjordania penetrasen en ciudades judías al oeste del río Jordán. Durante la guerra de Suez de 1956, el Coronel Bar-Lev comandó la 27ª Brigada Armada, que capturó la Franja de Gaza, antes de girar al sudoeste y alcanzar el Canal de Suez. En 1962 fue el Comandante del Comando Norte. Posteriormente, pasó a ser Director de Operaciones dentro de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). En la Guerra de los Seis Días (junio de 1967) sirvió como Comandante en Jefe de las FDI. En 1968 aceptó comandar la creación de una duna de arena de gran altura que se construyó a lo largo del lado oriental del Canal de Suez para evitar que los militares egipcios observen las defensas israelíes a lo largo del Canal de Suez. Detrás de la duna de arena, una línea de fortificaciones fijas fue construida. Ésta fue conocida como la Línea Bar-Lev.

Entre 1968 y 1971, Bar-Lev sirvió a las FDI como General en Jefe de las FDI. Durante la Guerra de Yom Kippur (octubre de 1973), aunque estuvo retirado del ejército sirviendo como Ministro de Comercio e Industria de Israel, la Primera Ministro Golda Meir lo llamó y lo reinsertó nuevamente dentro de servicio militar para substituir a Shmuel “Gorodish” Gonen como jefe del comando meridional, que defendió el Sinaí. Bar-Lev jugó un rol fundamental en la guerra. Antes de su llegada, el frente sur era un desastre, al punto de quedar muy cerca del colapso total, y Gonen estaba demostrando ser incapaz de tomar de manera efectiva el control de la situación. Bar-Lev inmediatamente tomó el mando y trabajó por la estabilización del frente. Sus habilidades de negociador y de un perceptivo político le probaron ser habilidades instrumentales en el control de sus generales en el frente quienes se mostraban reticentes entre sí al tratarse de imponerse entre ellos sus concepciones de la guerra, compitiendo unos contra otros, ateniéndose a él cómo era posible desembocar la guerra hacia el sur.

[21] Gunnar Valfrid Jarring (12 October 1907 – 29 May 2002) was a Swedish diplomat and Turkologist. Jarring entered the Swedish diplomatic service and worked for the Swedish foreign service as attaché at their embassy in Ankara in 1940. He was head of Department B at the Swedish legation in Tehran in 1941 and acting chargé d’affaires in Tehran and Baghdad in 1945. Jarring served as acting first legation secretary in 1945 and acting legation counselor and acting chargé d’affaires in Addis Abeba in 1946. Jarring was then Swedish envoy to India in 1948 and to Ceylon in 1950 as well as to Iran, Iraq and Pakistan in 1951. He served as Director (Utrikesråd) and head of the Political Department at the Ministry for Foreign Affairs in Stockholm from 1952 to 1956 and as an expert in the United Nations General Assembly in 1955. After several other diplomatic missions, he was Sweden’s Permanent Representative to the United Nations from 1956 to 1958, and sat in the Security Council for the last two of those years. He was ambassador to the United States from 1958 to 1964, and to the Soviet Union from 1964 to 1973, as well as Mongolia from 1965 to 1973. In that capacity he signed on behalf of his country on the Outer Space Treaty in January 1967. After the 1967 Six-Day War and the adoption of UN Security Council Resolution 242, Jarring was appointed by the UN Secretary-General U Thant as a Special Representative of the Secretary-General for the Middle East peace process, the so-called Jarring Mission. Jarring’s methods of negotiation were used unsuccessfully until the 1973 Yom Kippur War. The mission officially lasted until 1991. The role of mediator in the Middle East conflict made Jarring decide not to give any interviews or comments, giving him the famous nickname “The Clam”, sometimes even “The Super Clam” Gunnar Jarring continued to publish studies on Eastern Turkic languages throughout his diplomatic career and after retirement. He is one of the few people to ever be mentioned by name in a United Nations Security Council Resolution, appearing in Resolution 331.

[22] Háfez al-Ásad Latakia, 6 de octubre de 1930-Damasco, 10 de junio de 2000) fue un político sirio, militar y presidente de la República Árabe Siria desde 1971 hasta su muerte en 2000.

[23] La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) es una coalición de movimientos políticos y paramilitares creada por el Consejo Nacional Palestino en Jerusalén Este en mayo de 1964 bajo los auspicios de la Liga Árabe, y considerada por ésta desde octubre de 1974, como la “única representante legítima del pueblo palestino”. Aquel mismo año, la Asamblea General de la ONU reconoció a la OLP como representante del pueblo palestino, otorgándole la condición de observadora

[24] Mohamed Yasir Abdel Rahman Abdel Rauf Arafat al Qudwa al Huseini (El Cairo, Egipto, 24 de agosto de 1929-Clamart, Francia, 11 de noviembre de 2004), más conocido como Yasir Arafat, fue un líder nacionalista palestino, presidente de la Organización para la Liberación de Palestina, presidente de la Autoridad Nacional Palestina y líder del partido político secular Fatah, que fundó en 1959. Arafat pasó gran parte de su vida luchando contra Israel en nombre de la autodeterminación de los palestinos. Aunque se había opuesto a la existencia de Israel, en 1988 cambió de posición y aceptó la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. En 1994, recibió el Premio Nobel de la Paz junto con Shimon Peres e Isaac Rabin, por sus esfuerzos a favor de la paz en Oriente Próximo, y en España, junto con Isaac Rabin, el premio Principe de Asturias de cooperación internacional el 3 de septiembre del mismo año.

[25] El Movimiento de Países No Alineados (MPNA o MNOAL) es una agrupación de Estados conformada durante la Guerra Fría, el conflicto geopolítico e ideológico mundial de la segunda mitad del siglo XX que se manifestó con el enfrentamiento indirecto entre la Unión Soviética y los Estados Unidos. La finalidad del MPNA era conservar su posición neutral y no aliarse a ninguna de las superpotencias ya nombradas. Aunque haya caído el Muro de Berlín (9 de noviembre de 1989) y la URSS se haya disuelto (1991), la organización continúa vigente.

[26] La Organización para la Unidad Africana (OUA) fue una organización regional que agrupaba a los países del continente africano. Fue fundada el 25 de mayo de 1963, un año después de la disolución de la Unión de Estados Africanos (1958-1962), y reemplazada el 9 de julio de 2002 por la Unión Africana. Su fundación se debió al impulso panafricanista de importantes líderes del Tercer Mundo como el emperador de Etiopía Haile Selassie I, Kwame Nkrumah y Gamal Abdel Nasser. Sus fines fueron promover la unidad y solidaridad de los estados africanos y servir como portavocía colectiva del continente. También estaba dedicada a erradicar el colonialismo y promover la cooperación internacional. Su sede estaba en Adís Abeba (Etiopía). En definitiva querían crear un equivalente a la Unión Europea pero compuesta por la totalidad de países que componen el continente africano. Contaba al 2002 con 53 estados miembros más la República Árabe Saharaui Democrática (Sáhara Occidental). Con motivo de esta última incorporación, Marruecos se retiró de la OUA en 1985. La OUA fue una de las principales promotoras del boicot y protestas diplomáticas y políticas contra Sudáfrica debido a la aplicación del apartheid como política oficial de su gobierno, siendo readmitida en junio de 1994 debido al fin del sistema del apartheid. Tras su disolución, se creó la Unión Africana.

[27] El S-125 Neva/Pechora (Designación OTAN SA-3 Goa), es un sistema de misil superficie-aire ruso utilizado para defensa antiaérea diseñado por Aleksei Mihailovich Isaev para complementar al S-25 y al S-75. Tiene un alcance efectivo más corto y una altitud de ataque más baja que sus predecesores y también vuela más lento, pero debido a su diseño de dos etapas es más efectivo contra blancos más maniobrables. También es capaz de atacar blancos volando más bajo que los sistemas previos y al ser más moderno es mucho más resistente a las contramedidas electrónicas que el S-75. Los misiles 5V24 (V-600) alcanzan alrededor de Mach 3 a 3,5 en vuelo, ambas etapas son impulsadas por motores cohete de combustible sólido. El S-125, como el S-75, usa una guía por mando radial. La versión naval de este sistema tiene la designación OTAN de SA-N-1 Goa y la designación original M-1 Volna (en ruso Волна – ola).

[28] Los T-54 y T-55 fueron tanques diseñados en la Unión Soviética, descendientes directos del T-34. El primer prototipo del T-54 fue construido a fines de 1945 y entró en producción en 1947. Tras una serie de modificaciones mayores, el T-54 fue redenominado T-55 en 1955. Estos tanques fueron exportados a más de 50 países, producidos y mejorados continuamente hasta 1979.​ El T-54/T-55 fue el carro de combate estándar de las unidades blindadas del Ejército Rojo, del Pacto de Varsovia, y de otros ejércitos hasta la aparición del T-62, con los que convivió hasta su reemplazo por los T-64 y T-72.

[29] El T-62 es un carro de combate soviético/ruso diseñado a finales de los años cincuenta y producido a partir de la década del sesenta. Fue el último sucesor de la venerable línea de tanques que se inició en los años cuarenta con el extraordinario T-34. Aunque su estructura general es muy conservadora y poco innovadora, se trató del primer carro de combate en incorporar un cañón de ánima lisa, el cual le permitía disparar misiles guiados a través del mismo. Su cañón de 115 mm fue en su momento el de mayor calibre y el primero en utilizar eficazmente la moderna munición APFSDS. Fue construido desde 1961 hasta 1975, y sólo logró reemplazar parcialmente a su predecesor, el T-55, con el que comparte enormes similitudes que dificultan diferenciarlos incluso cuando están juntos. Aunque no fue tan exitoso como la serie T-54/T-55, sirvió como principal medio acorazado desde principios de los sesenta en casi 30 países, en su mayoría árabes, asiáticos, africanos e integrantes del Pacto de Varsovia. A comienzos de los setenta fue reemplazado por los T-64 y T-72. En Rusia, la mayoría de los T-62 se encuentran actualmente almacenados en viejos depósitos del Ejército, habiendo unos pocos cientos que pertenecen a las fuerzas blindadas de reserva.

[30] El RPG-7 es un lanzacohetes antitanque portátil de origen soviético, ampliamente producido. Lleva el número GRAU 6G3. Las variantes más comunes son el RPG-7D de paracaidista (que se puede desmontar en dos piezas para facilitar su transporte) y el más ligero RPG Tipo 69 chino. La empresa iraní DIO produce lanzacohetes RPG-7 con guardamanos verde olivo, pistoletes HK y una variante Comando. El RPG-7 fue suministrado en 1961 al Ejército soviético y desplegado a nivel de pelotón. Reemplazó al RPG-2, tras haber superado con creces al diseño intermedio RPG-4 durante las pruebas. El actual modelo producido en Rusia es el RPG-7V2, capaz de disparar cohetes antitanque estándar (HEAT) y de carga en tándem, de alto poder explosivo/fragmentación y termobáricos (véase más abajo), con ayuda de una mira telescópica UP-7V (empleada junto a la mira telescópica estándar PGO-7 de 2,7x) para poder usar munición de largo alcance. El RPG-7D3 es su equivalente de paracaidista. Tanto el RPG-7V2 como el RPG-7D3 fueron adoptados por las Fuerzas Terrestres Rusas en 2001.

[31] El 9K11 Malyutka (designación OTAN AT-3 Sagger) es un misil antitanque soviético, guiado por cable, que originalmente utilizaba un sistema MCLOS (Manual Command to Line of Sight, comando manual visual), requiriendo que el operario lo controle mediante una palanca mientras éste se encuentra en vuelo dirigiéndose al objetivo. Versiones posteriores emplean una guía SACLOS (Semi-Automatic Command to Line of Sight, comando visual semiautomático) de uso más sencillo. Malyutka significa pequeño bebé, haciendo referencia a su pequeño tamaño. Se trató del primer misil antitanque guiado y portátil de la Unión Soviética, y es probablemente el misil antitanque guiado más producido de todos los tiempos, habiéndose construido alrededor de 25.000 unidades anuales durante las décadas del sesenta y setenta. Además, por lo menos 5 países, entre ellos Rumania, Serbia, China, Irán y Corea del Norte han desarrollado copias o variantes del Malyutka, pero con designaciones locales.

[32] Ashraf Marwan fue un multimillonario egipcio. Marwan trabajó como espía para el Mosad israelí; se cree que también actuó como un agente doble para el gobierno egipcio, ganándose la confianza de la agencia de inteligencia israelí para alimentar la estrategia egipcia de cara a la guerra del Yom Kippur, haciendo falsos avisos para que cuando dio el verdadero, las fuerzas israelís lo tomaran como una información no segura. Desde 1968 y hasta 1976, Marwan trabajó en el gobierno egipcio, primero para asuntos menores durante la presidencia de Nasser; más tarde, con la presidencia de Sadat, ocupó la secretaría del Presidente de la República para las Relaciones Exteriores. Su época como informante del Mosad fue de 1969 a 1998, dando información sobre elementos estratégicos de las Fuerzas Armadas de Egipto a los israelís para ganar su confianza. El jefe del Mosad en aquella época, el ex-Aluf Zvi Zamir, lo describió como “la mejor fuente que hemos tenido jamás”.

[33] El Mikoyan-Gurevich MiG-23 (Designación OTAN: Flogger​) es un avión de caza con ala de geometría variable para misiones en todo tipo de condiciones meteorológicas. Fue diseñado por la empresa Mikoyan-Gurevich en la Unión Soviética y se considera que pertenece a la tercera generación de cazas, junto a cazas similares soviéticos de la misma época como el MiG-25 “Foxbat”. Fue el primer avión de combate soviético con radar look-down/shoot-down y misiles con capacidad operativa más allá del alcance visual, conocidos como BVR, y el primer avión de caza con ala variable en entrar en servicio en el mundo. Su producción comenzó en 1967 con los prototipos y ejemplares de preserie, hasta alcanzar su nivel operativo allá por 1970. Más de 5000 aparatos fueron fabricados. En 1994 fue retirado completamente de servicio en Rusia, sin embargo en 2015, el MiG-23 continúa en servicio limitado en algunos países a los que fue exportado.

[34] El R-11 (Designación OTAN: SS-1 Scud) es un misil balístico táctico soviético desarrollado durante la Guerra fría y exportado en grandes cantidades a otros países. Versiones posteriores del misil son conocidas como R-300 «Elbrus». En occidente en vez de utilizar su nombre original se le conoce erróneamente como Scud. El nombre Scud ha sido usado por los medios de comunicación para referirse no sólo a estos misiles en concreto, sino a toda la gama de misiles desarrollados en otros países basados en el diseño soviético.

[35] Eli Zeira (Born 1928) is a former major general in the Israel Defense Forces. He was director of Aman, Israel’s military intelligence, during the 1973 Yom Kippur War. He is most remembered for his ill-conceived prewar assessment that Egypt and Syria would not attack (also known as “The Concept”) despite intelligence to the contrary. The postwar Agranat Commission, set to investigate the reasons for the costly war, found Zeira to be negligent of his duty, and he resigned In 2004, former Mossad Director-General Zvi Zamir accused Zeira of leaking the identity of Ashraf Marwan, an Egyptian billionaire who served as a Mossad informant. The State Prosecutor’s Office opened a criminal investigation, which proved inconclusive and was closed in 2012[37] Zvi Zamir Born Zvicka Zarzevsky (born 3 March 1925) is a former major general in the Israel Defense Forces and the director of the Mossad from 1968 to 1974. He is currently retired and lives in Israel.

[38] Major General Yehoshua Sagi Born 27 September 1933) is an Israeli former intelligence officer and politician. He served as director of the Military Intelligence Directorate between 1979 and 1983, and as a Knesset member for Likud from 1988 until 1992.

[39] Shmuel Gonen (1930 – 30 de septiembre de 1991) fue un general y uno de los jefes israelíes del Comando Meridional de las Fuerzas de Defensa de Israel durante la Guerra de Yom Kipur.

[40] La Comisión Agranat. Fue una Comisión Nacional de Investigación establecida para investigar fallos en las Fuerzas de Defensa de Israel en el preludio de la Guerra de Yom Kipur, cuando Israel se encuentra preparado para el ataque egipcio en contra de la Lev Line Bar y una ataque simultáneo por parte de Siria en el Golán primera fase -la de una guerra en la que murieron 2.812 soldados israelíes.

[41] Robert “Bob” Michael Gates “Bob Gates” (n. Wichita, Kansas, 25 de septiembre de 1943) fue el 22°Secretario de Defensa de los Estados Unidos entre el 2006 y el 2011. Fue director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) entre noviembre de 1991 y enero de 1993. Es afiliado al Partido Republicano de los Estados Unidos. Se licenció en Historia Europea por la Universidad de Indiana en 1966 y se doctoró en Historia Rusa y soviética por la Universidad de Georgetown en 1974.

[42] David “Dado” Elazar (1925 – 1976), fue el noveno Comandante General de las Fuerzas de Defensa de Israel, desempeñando ese servicio de 1972 a 1974. Lo forzaron a dimitir como consecuencia de su falta de previsión ante el estallido de la guerra de Yom Kipur.

[43] Kenneth Keating Barnard (mayo 18, 1900 a mayo 5, 1975 ), era un republicano representante de Estados Unidos y un senador de Estados Unidos de Nueva York y más tarde un juez de apelación y un diplomático representando a los Estados Unidos como embajador en la India y más tarde a Israel .