# Artículos

LA GUERRA CIVIL DURANTE EL MANDATO DE PALESTINA (Segunda Parte)

Reorganización militar de la Haganá

El 31 de mayo de 1948, las Fuerzas de Defensa de Israel comenzaron operaciones oficialmente como la única organización militar unificada de Israel encargada de proteger el territorio y los ciudadanos del estado de dos semanas de edad. El nacimiento de las FDI llegó cuando el país entero estaba en guerra por su supervivencia. Utilizando las fuerzas y armas de las organizaciones paramilitares judías activas en aquel momento, las FDI comenzaron como un ejército apresuradamente improvisado, ataviado, desarreglado y mal equipado. Al final de la Guerra de la Independencia en 1949, las FDI habían derrotado a cinco ejércitos árabes convirtiéndose en una fuerza decisiva, poderosa y con espíritu de lucha que es hoy. La primera fuerza de defensa de la comunidad judía – la Hagana – se convirtió en una fuerza de defensa de gran escala después de la revuelta árabe de que duró de 1936 a 1939 y para 1941 ya tenía tres unidades: el Cuerpo de Campo (la fuerza terrestre principal), el Cuerpo de Guardia (la fuerza responsable de proteger las aldeas judías de los ataques árabes) y el Palmaj. El Palmaj era la fuerza de lucha elite de Hagana, que combinaba entrenamiento militar, trabajo agrícola y educación sionista. Sus miembros, llegado el momento, fueron la columna vertebral de las fuerzas de combate de las FDI. Debido a que las comunidades árabes y judías bajo el Mandato Británico continuaban enfrentándose, la Hagana, Etzel y Leji ayudaron a luchar por la independencia de Israel antes de la retirada del gobierno británico el 14 de mayo de 1948. Después de varios meses de caídas luchas entre las fuerzas de defensa judías y los grupos árabes armados, David Ben-Gurion declaró la independencia del Estado de Israel. Una de sus primeras órdenes como Primer Ministro fue el establecimiento de las Fuerzas de Defensa de Israel y la disolución del resto de los grupos paramilitares (Hagana, Etzel y Leji). Muy rápidamente, la población de Israel y sus defensores aprendieron a ajustarse a una fuerza de lucha más estructurada y disciplinada. Así, el 31 de mayo de 1948, las FDI nacieron. El 15 de mayo de 1948, el día después de que Ben-Gurion declaró la independencia, decenas de miles de tropas de los vecinos hostiles de Israel, en conjunto con voluntarios de hasta Sudán, Pakistán y Yemen, invadieron el estado recién nacido, empeñados en destruirlo. A pesar de que los veteranos de las organizaciones de defensa judías habían ganado experiencia luchando militantes árabes locales previo a la declaración de la independencia, se encontraron con una falta de equipo, falta de entrenamiento y falta de financiamiento. De todas formas, cuando enfrentaron la invasión, era muy claro para cada soldado y civil judío que ganar esa guerra significaba sobrevivir y perder significaba destrucción total. Triunfar era la única opción. Soldados de todos los grupos paramilitares, luchando bajo la misma bandera – la de las Fuerzas de Defensa de Israel – fueron enviados a los diferentes frentes para proteger las nuevas fronteras y repeler a los ejércitos que venían a invadir. Mientras que los soldados judíos se las arreglaban en el campo de batalla, otros, como miembros del gobierno y colaboradores ansiosos, lucharon en los mares para conseguir armar a las FDI con armas que estuvieran al nivel de las de los ejércitos árabes. Un gran avance llegó con la llegada de la primera entrega de aviones de combate Spitfire y Messerschmitt de Checoslovaquia. Estos aviones se convirtieron en la columna vertebral de la Fuerza Aérea Israelí – que empezó como el ala aéreo de Hagana, como una colección improvisada de aviones civiles apropiados. Apenas 65 años después, seguido de un record remarcable de operaciones exitosas, la Fuerza Aérea Israelí ha ganado ovación internacional como una de las fuerzas aéreas más poderosas del mundo.

Con el antecedente de haber «llevado judíos, de Palestina y de fuera, para que ayudaran personal y financieramente al Yishuv», el segundo gran éxito de Ben-Gurión fue transformar la Haganá de una organización paramilitar clandestina en un verdadero ejército.​ Ben-Gurión nombró a Yisrael Galili[1] al mando del Consejo del Comando Supremo de la Haganá y la dividió en 6 brigadas de infantería (numeradas del 1 al 6), a las cuales se les atribuyó un teatro de operaciones preciso. Yaakov Dori[2] fue nombrado jefe del Estado mayor, pero fue Yigael Yadin[3] quien asumió la responsabilidad sobre el terreno en tanto jefe de operaciones. El Palmach comandado por Yigal Alón fue separado en 3 brigadas de élite (numeradas del 10 al 12) y constituyó la fuerza móvil de la Haganá. El 19 de noviembre de 1947, el servicio militar se volvió obligatorio y tanto hombres como mujeres recibieron entrenamiento militar.​ A fines de noviembre, la unidad táctica era la compañía y la unidad operacional de la sección. Entre marzo y abril, la unidad táctica pasó al nivel de brigada. Estas unidades operaban a un nivel operacional a partir de abril y mayo, en la segunda fase de la guerra, pero siguieron estando subequipadas. Desde abril, la Haganá llevó las operaciones al nivel de la brigada. A partir de julio, dirigió las operaciones coordinadas al reagrupar a varias brigadas y, a partir de octubre, operó al nivel de la división con ofensivas en varios frentes de forma simultánea.

El plan Dalet (marzo de 1948)

El plan Dalet finalizó el 10 de marzo de 1948 bajo la dirección de Yigael Yadin. Este plan de 75 páginas establecía las reglas y los objetivos que serían seguidos por la Haganá en la segunda fase de la guerra. Su objetivo era garantizar la continuidad territorial del Yishuv, en particular, en respuesta a la guerra de rutas llevada a cabo por Abdelkader al-Husayni y como prevención a la entrada en guerra anunciada por los países árabes. Existe una polémica entre los historiadores en torno a este plan. Algunos ven en él un plan de limpieza étnica o la prueba de tales intenciones al encuentro de palestinos y que las instancias dirigentes del Yishuv habrían puesto en marcha. Según otros, el plan Dalet sale absolutamente del contexto del éxodo palestino y no tiene un carácter más que puramente militar. El objetivo planteado por los líderes de la Haganá era hacerse con el control de las zonas del estado hebreo y defender sus fronteras. También buscaban controlar las zonas de concentración y asentamiento judío localizadas fuera de las fronteras [del estado hebreo] frente a las fuerzas regulares, semirregulares y menores que operaban desde bases fuera o dentro del estado.

El plan se basaba en tres planes anteriores:

  • El Plan B, de septiembre de 1945.
  • El Plan de mayo de 1946, también denominado del Plan Guimel o Plan “C”.
  • El Plan Yehoshua de 1948,una versión anterior del Plan D, llamada así en recuerdo de Yehoshúa Globerman, comandante del Haganá muerto a comienzos de diciembre de 1947.

Como estos planes se diseñaron para abordar la situación dentro del país (los primeros dos planes abordaban la primera fase de los incidentes mientras que el tercero, la posibilidad de una invasión por ejércitos regulares de los países vecinos), el objetivo del Plan Dalet definitivo, terminado el 10 de marzo de 1948, fue rellenar las lagunas de los tres planes previos y hacerlos más adecuados para la situación que se esperaba al terminar el gobierno británico en el país.

El plan definía al “enemigo” que, según las asunciones básicas de la Haganá, estaba compuesto por:

  • Las fuerzas semirregulares del Ejército de Liberación afiliado a la Liga Árabe, que opera desde bases ya ocupadas o a ocupar en el futuro.
  • Las fuerzas regulares de los países vecinos, que se filtrarían a través de las fronteras o desde bases dentro del país (la Legión Árabe).
  • Pequeñas fuerzas locales que operaban u operarían, desde bases dentro del país y dentro de las fronteras del estado hebreo.

Las tres fuerzas, según decía el plan, se activarían al mismo tiempo conforme a un plan operativo conjunto, y en ocasiones se coordinarían tácticamente. Dentro de las operaciones que la Haganá esperaba que el “enemigo” llevara adelante, estaban el aislamiento y, en caso de ser posible, la ocupación de la Galilea oriental, la Galilea occidental y el Neguev. También la infiltración en el corazón de la zona de Sharon y Emek Hefer’ en dirección a Qalqiliyyah-Herzliya y Tulkarm-Netanya y el aislamiento de las tres ciudades principales: Tel Aviv, Jerusalén y Haifa. Las consecuencias de estas acciones eran la ruptura de las líneas de suministro de alimentos y otros servicios vitales como agua y electricidad a los asentamientos judíos. Los métodos tácticos de las fuerzas árabes esperados eran ataques de las fuerzas regulares y semirregulares a los asentamientos con uso de armas de infantería pesadas y artillería de campo, vehículos blindados y fuerza aérea, ataques aéreos contra centros dentro de las ciudades ocupadas por los judíos y además, operaciones de hostigamiento tales como sabotaje y terrorismo llevadas a cabo por pequeñas fuerzas contra las arterias del transporte y los asentamientos para dar apoyo directo o táctico a las operaciones antes descritas. En consecuencia a estas acciones, los objetivos que debían cumplir las distintas fuerzas militares judías eran:

  • Fortalecer el sistema de defensa fijo diseñado para defender las zonas y coordinar su despliegue regional.
  • Bloquear las principales rutas de acceso del enemigo a las tierras del “estado hebreo” mediante operaciones y medidas adecuadas.
  • La consolidación del aparato defensivo.
  • Despliegue de fuerzas en las grandes ciudades.
  • Control de las principales arterias de transporte en todo el país.
  • Rodeo de las ciudades enemigas.
  • Ocupación y control de las posiciones enemigas de la línea de frente.
  • La Fuerza Móvil Estratégica (PALMAJ) sería la responsable de llevar a cabo contraataques dentro y fuera de las fronteras del país.

Ofensiva de las fuerzas de la Haganá (1º de abril de 1948 – 15 de mayo de 1948)

La segunda fase que se inició en abril marcó el giro político de la Haganá que pasó de una posición defensiva a la ofensiva. Los grupos armados palestinos fueron vencidos. El asedio de Jerusalén fue temporalmente levantado y la ciudad reabastecida. El Yishuv tomó el control de las vías principales que unían los diferentes asentamientos, así como Jaffa y las localidades mixtas. La sociedad palestina quedó abatida y se puso en marcha un éxodo masivo. Para entonces, las fuerzas árabes sumaban alrededor de 10.000 hombres, de los cuales entre 3.000 y 5.000 servían en el Ejército de Liberación Árabe. Después de la orden de movilización general lanzada por Ben-Gurión en noviembre, los efectivos de la Haganá aumentaron de manera constante. Las fuerzas judías alinearon un total de 15.000 a 20.000 hombres, mejor equipados, entrenados y organizados que las fuerzas árabes palestinas.

La batalla de Mishmar HaEmek (4 – 15 de abril)

Mishmar HaEmek era un kibutz que fue fundado en Mapam en 1930, en el valle de Jezreel, cerca al camino que une a Haifa con Yenín. Estaba situado en un lugar que los oficiales de la Haganá consideraban como uno de los más posibles ejes de penetración para un “ataque mayor árabe” contra los Yishuv. El 4 de abril, el Ejército de Liberación Árabe lanzó un ataque contra el kibutz con el apoyo de cañones de artillería. El ataque fue combatido por los miembros del kibutz, quienes fueron ayudados por soldados de la Haganá. El fuego de artillería que había prácticamente destruido el kibutz fue detenido por una columna británica que llegó a la escena por orden del general MacMillan y, el 7 de abril, Fawzi Al-Qawuqji aceptó un cese al fuego de 24 horas, pero puso como condición que el kibutz se rindiera. Los habitantes del kibutz evacuaron a sus hijos y, tras consultar con Tel Aviv, se negaron a capitular.​ El 8 ó 9 de abril, la Haganá preparó una contra-ofensiva de acuerdo al Plan Dalet. Yitzhak Sadeh[4] fue puesto a cargo de las operaciones, con la orden de “limpiar” la región. La batalla duró hasta el 15 de abril. Los hombres de Sadeh sitiaron todos los poblados alrededor del kibutz y el Ejército de Liberación Árabe debió retirarse a sus bases en Jabba.

La mayoría de los habitantes de la región huyó, pero aquellos que no lo hicieron fueron encarcelados o expulsados de Yenín. Los pueblos fueron saqueados por algunos kibutznikim que arrasaron la tierra con explosivos.​ Según Morris, los soldados del Ejército de Liberación Árabe estaban desmoralizados por los informes de la Masacre de Deir Yassin y de la muerte de Abdelkader al-Husayni. A lo largo de la batalla, habían sido forzados a retirarse y a abandonar a los habitantes de los pueblos. Lapierre y Collins señalan que Joshua Palmon, jefe de una unidad de 6 hombres, fracasó en la captura de invaluables piezas de artillería y describen los eventos como una debacle para la que Fawzi Al-Qawuqji ofreció excusas extravagantes, al declarar en particular que las fuerzas judías tenían 120 tanques, seis escuadrones de combatientes y aeroplanos bombarderos y que fueron apoyados por un regimiento de voluntarios rusos.​ Cuando la batalla finalizó, las fuerzas de Palmaj continuaron con operaciones de “limpieza” hasta el 19 de abril, destruyendo varios pueblos y forzando a sus habitantes a huir. Algunos pueblos fueron también evacuados bajo instrucción de las autoridades árabes.​ En mayo, el Irgún emprendió varias operaciones en la región, arrasando varios pueblos y matando a algunos de sus habitantes, como hicieron algunos destacamentos de las brigadas de Golani[5] y Alexandroni[6].

Operación Nahshon (5 – 20 de abril)

A fines de marzo, las tropas de Abdelkader al-Husayni impidieron que los convoyes de reabastecimiento llegaran a Jerusalén. La ciudad fue sitiada y la población judía fue sometida a racionamiento. Siguiendo el modus operandi recomendado por el Plan Daleth, David Ben-Gurión decidió lanzar la Operación Nahshon para acabar con el aislamiento y reabastecer la ciudad.​ Del 5 al 20 de abril de 1500 hombres de las brigadas Guivati[7] y Harel[8] tomaron el control de la carretera y permitieron a 3-4 convoyes​abastecer Jerusalén. La operación fue un éxito militar. Todos los poblados árabes que bloqueaban la ruta fueron tomados y destruidos, mientras las fuerzas judías salían victoriosas de todos los combates; sin embargo, no se consiguieron todos los objetivos porque solo 1.800 toneladas de las 3.000 previstas fueron encaminadas, por lo que se debió asumir dos meses de un racionamiento severo. Abdelkader al-Husayni murió, la noche del 7 al 8 de abril, durante los combates que tuvieron lugar en Qastel. La pérdida del líder carismático palestino “trastornó la estrategia y la organización árabes en el sector de Jerusalén“. Su sucesor, Emil Ghuri[9], cambió de táctica para bloquear la ciudad. En lugar de provocar una serie de emboscadas a lo largo del recorrido, hizo erigir el 20 de abril una enorme barrera en Bab-el-Oued y Jerusalén fue nuevamente aislada.​ La operación Nahshon mostró igualmente la pésima organización árabe palestina de cara a la guerra. Carente de logística, en especial para el aprovisionamiento de alimentos y municiones, fueron incapaces de mantener los combates por más de algunas horas fuera de sus bases permanentes.​ Frente a estos eventos, el Alto Comité Árabe solicitó al comisario Cunningham que autorizara el retorno del Muftí, único capaz de restablecer la situación. A pesar de la autorización otorgada, este último no fue a Jerusalén. La caída de su prestigio abrió el camino para la expansión de la influencia del Ejército de Liberación Árabe y de al-Qawuqji en el sector de Jerusalén

Batalla de Ramat Yohanan y deserción de los drusos

Tras el “fiasco” de Mishmar Ha’emek, Fawzi al-Qawuqji ordenó al regimiento druso del Ejército de Liberación Árabe, comandado por Shakib Wahab, realizar operaciones de diversión para aligerarlo. Este último tomó posición con sus hombres en varias aldeas árabes (Shafa ‘Amr, Khirbet Kasayir y Hawsha) a diez kilómetros al este de Haifa, desde donde atacaban esporádicamente el tráfico y los asentamientos judíos, en particular el kibutz de Ramat Yohanan.​ La Haganá y los kibutzims repelieron fácilmente los asaltos y arrasaron las aldeas de donde lanzaban sus ataques. Una vez agotadas sus municiones, los drusos de Wahab se replegaron sobre su base de Shafa’amr con un centenar de heridos.​ Los drusos ya habían estado en contacto con los agentes del Yishuv. Tras esta derrota, los oficiales drusos, a espaldas de su jefe, tomaron contacto con Moshé Dayán[10] para ofrecerle su defección y unirse a las filas de la Haganá. Después de haber sido referidos a Yigael Yadin, este rechazó la propuesta, pero les plantea llevar a cabo operaciones de sabotaje sobre los árabes y de presionar a sus camaradas para que deserten. A principios de mayo, habían desertado 212 soldados de Wahab. Tomando consciencia de la actitud de sus hombres, Wahab se encontró a su vez con agentes de enlace judíos el 9 de mayo y aceptó cooperar con la Haganá. Las partes evitaron confrontarse y Wahad creó un enclave neutro en el centro de Galilea. No respondió a los llamados de ayuda de Acre y evitó estar presente cuando la Haganá ocupó la fortaleza de la policía de Shafa’amr, con ocasión de su evacuación por los británicos. Esta actitud influenció la suerte reservada a los drusos después de la guerra. Dadas las buenas relaciones que habían mantenido con el Yishuv desde 1930 y a pesar de la colaboración con el Supremo Comité Árabe y la Liga Árabe, Ben Gurión insistió en que los drusos (así como los circasianos[11] y los maronitas[12]) se beneficiaran de un estatus particular en comparación con los otros árabes.

Asedio y ataque a las localidades mixtas (abril – mayo de 1948)

El plan Daleth previó asegurar la continuidad territorial en las zonas asignadas a los judíos por el Plan de partición de Palestina. Siguiendo esta estrategia, los centros urbanos mixtos o limítrofes con esta zona debían ser atacados o asediados por los judíos. Tiberíades fue atacada el 10 de abril y cayó el 16. Haifa cayó el 23 de abril, tras una sola jornada de combate. Jaffa fue atacada el 27 de abril, pero los británicos impidieron la toma de ciudad que cayó tras su partida en el curso de la Operación Hametz. Ein al Zeitun fue atacada el 1 de mayo, provocando la masacre de Ein al Zeitun, donde 30 y 70 presos árabes fueron asesinados por miembros del Palmaj. Safed cayó el 11 de mayo en el marco de la Operación Yiftah, Beit She’an el 13 de mayo y Acre el 17 de mayo en el marco de la Operación Ben Ami. Los habitantes huyeron en masa o fueron perseguidos. Para fines de mayos, no quedaban más que 13.000 habitantes árabes en estas 6 ciudades sobre los 177.000 iniciales. El fenómeno se repitió en los suburbios y en la mayor parte de las aldeas árabes de esta zona.

Operación Yiftah (20 de abril – 24 de mayo)

Al noroeste de Galilea, entre el lago de Tiberíades y Metula (zona denominada Etzba HaGalil), se encuentra la región bajo control judío más alejada y aislada de los centros de la franja costera. La presencia de la frontera libanesa al norte, de la frontera siria al este y la presencia árabe en el resto de Galilea la convirtieron en un objetivo probable de intervención de los ejércitos árabes. En el marco del plan Daleth, Yigael Yadin confió a Yigal Alón la dirección de la Operación Yiftah, cuyos objetivos eran el control de toda la región y su consolidación en vista del ataque árabe previsto para el 15 de mayo.​ Yigal Alón dispuso de dos batallones del Palmaj y debió hacer frente a la población de Safed y a varias docenas de aldeas árabes. La situación se volvió problemática por la presencia de los británicos, aunque estos comenzaron su evacuación de la región. Según su análisis, era indispensable vaciar completamente la zona de presencia árabe para cubrirse las espaldas, mientras que el éxodo bloqueaba las rutas por las cuales debían ingresar las fuerzas árabes. El 20 de abril, lanzó una campaña que mezclaba propaganda, ataques, control de las plazas fuertes abandonadas por los británicos y destrucción de aldeas árabes conquistadas. El 1º de mayo, milicianos árabes con base en Siria y Líbano lanzaron una contraofensiva contra los asentamientos judíos, pero no tuvieron éxito. El 11 de mayo, Safed cayó y la operación llegó a su fin el 24 de mayo con el incendio de las aldeas árabes del valle de Jule. Las fuerzas sirias fracasaron en su ofensiva sobre la región y, para fines de junio, la zona que iba de Tiberíades a Metula pasando por Safed había sido vaciada de toda población árabe.​ El 1 de mayo de 1948, el 3° Batallón del Palmaj atacó el pueblo de Ein al-Zeitun, al 1 km al norte de Safed. Se comenzó a bombardear el pueblo a las 03:00 horas, usando uno de los primeros morteros Davidka, así como dos de 3 y ocho morteros convencionales de 2. El Davidka era un mortero casero, que disparaba un proyectil de gran tamaño y era prácticamente inútil debido a su imprecisión, pero era usado debido al fuerte ruido del proyectil durante el vuelo y detonación. Aunque apenas era capaz de causar víctimas, el arma en realidad era bastante eficaz en desmoralizar a los defensores árabes, algunos de los cuales llegaron a informar que las explosiones eran «bombas atómicas», que sabían que los judíos habían ayudado a desarrollar

Una vez que entraron en el pueblo, la mayor parte de los «varones jóvenes adultos» habían huido, pero fueron tomados 37 prisioneros, y estuvieron probablemente entre los 70 hombres ejecutados en un valle entre el pueblo y Safed, dos días más tarde. Los que se quedaron en el pueblo fueron detenidos y expulsados. Durante los próximos dos días, zapadores del Palmaj volaron y quemaron casas en el lugar.​ A ello siguió una sub-operación, la operación Matateh, a partir del 4 de mayo, que retiró a cinco tribus beduinas del valle del Jordán, al sur de Rosh Pina.

El 6 de mayo, el Palmaj lanzó un ataque a tierra en Safed, pero no pudo tomar la ciudadela. El fracaso fue atribuido a un insuficiente bombardeo. A pesar de los intentos árabes de negociar una tregua, y que el ejército británico estaba autorizado a intervenir, un segundo ataque fue lanzado en la noche del 9-10 de mayo. Fue precedido por un bombardeo «masivo, concentrado» de morteros, en el que se utilizó el Davidka nuevamente. Una versión israelí describe el asalto final como ocurriendo en fuertes lluvias, con las fuerzas del Palmaj luchando «toda la noche, atacando en oleadas hasta las empinadas calles de la ciudad, luchando de casa en casa y de habitación en habitación». Después de la captura de Safed, unidades del Palmaj se trasladaron al norte para asegurar las fronteras con el Líbano y Siria. El 14-15 de mayo, el 1° Batallón del Palmaj estuvo involucrado en un choque con unidades libaneses en Qabas.​ En sus escritos posteriores, Alón afirmó que una campaña de «rumores» que lanzó fue de gran importancia. Esto implicó a muktars judíos locales que tenían contactos en las comunidades árabes cercanas, «murmurando en los oídos de varios árabes que gigantes refuerzos judíos habían llegado a Galilea y estaban a punto de despejar a los pueblos de Hula». Un informe de inteligencia de las FDI atribuyó el éxito de esta táctica en el caso de los diez pueblos, a pesar de que sugieren que algunos también pudieron haber sido bombardeados. Existe evidencia de que los oficiales sirios o comandantes irregulares árabes ordenaron a las mujeres y los niños evacuar las aldeas al noreste de Rosh Pina.

Operación Macabeo (8 de mayo – 15 de mayo)

Como continuación de la Operación Nahshon y tras un nuevo bloqueo de la ruta Tel Aviv – Jerusalén, Yigael Yadin dio la orden a la 5ª brigada Guivati y a la 10a. brigada Harel para operar en el sector oeste del corredor Tel Aviv – Jerusalén a fin de asegurarlo. Varios pueblos cambiaron de mano en varias oportunidades, pero terminaron por ser controlados por las fuerzas judías. La mañana del 15 de mayo, una patrulla de la brigada Guivati ingresa en el recinto del puesto de policía de Latrun; sin embargo, tras el avance del ejército egipcio, la brigada recibió la orden de desplegarse más al sur y los soldados abandonaron su posición. Se trató de una ocasión perdida que tendrá grandes consecuencias en la batalla por Jerusalén porque la posición de Latrun permitía controlar la ruta entre Tel Aviv y la Ciudad Santa. Los 6 asaltos contra Latrun que tuvieron lugar entre fines de mayo y mediados de julio fracasaron y dejaron 168 víctimas del lado israelí. El 8 de mayo, la Haganá lanzó la Operación Maccabi contra el Ejército Árabe de Liberación y los irregulares árabes palestinos ​ que ocupaban varias aldeas a lo largo de la carretera de Jerusalén e impedían el reabastecimiento de la comunidad judía de Jerusalén. La brigada Guivati (en el lado oeste) y la brigada Harel (en el lado este) estaban comprometidas en la lucha, en particular en la zona de Latrún.​ Entre el 9 y el 11 de mayo, un batallón de la brigada Harel atacó y ocupó la aldea de Beit Mahsir, utilizada por los árabes palestinos como una base para el control de Bab al-Wad. El batallón Sha’ar Hagai de la brigada Harel también tomó una posición en las colinas al norte y al sur de la carretera. Tuvo que soportar el fuego de la artillería del Ejército Árabe de Liberación y el «inusual»​  fuego de los vehículos blindados británicos, pero logró mantener la posición y establecerse allí.  Al oeste, el 12 de mayo, las tropas de la brigada Guivati se apoderaron del campo de detención británico en la carretera que conduce a Latrún, pero lo abandonaron al día siguiente.​ Entre el 14 y 15 de mayo, el 52º Batallón tomó las aldeas de Abu Shusha, Al-Na’ani y al-Qubab al norte de Latrún, cortando así la zona de Ramla, la principal ciudad árabe en la zona.​ Lapierre y Collins señalan también que un pelotón de la brigada Guivati disparó y luego penetró en la fortaleza sin encontrar resistencia en la mañana del 15 de mayo.

Más hacia el este, las tropas de la brigada Harel tomaron el 15 de mayo Dayr Ayyub, que abandonaron al día siguiente. Entonces los oficiales israelíes se percataron de la importancia estratégica de Latrún. Un informe​  detallado del cuartel general de la brigada Harel enviado al cuartel general del Palmaj concluía que «el cruce de Latrún se convierte en un punto crucial de la batalla [de Jerusalén]», pero «esa apreciación no fue compartida por el personal del Estado Mayor una semana antes».​ Mientras tanto, tras el avance del ejército egipcio, la brigada Guivati recibió la orden de volver a implementar un frente más al sur y la brigada Harel, de permanecer en el sector de Jerusalén.​ Esta decisión de abandonar la zona, y el hecho de no haberse dado cuenta de la importancia estratégica de lugar, sería más tarde una fuente de controversia entre el jefe de operaciones de la Haganá, Yigael Yadin, y Yitzhak Rabin, comandante de la Brigada Harel. Durante la confusión de los últimos días del mandato británico y con la «entrada en la guerra» de los ejércitos árabes, la posición en Latrún cambió de manos sin combate.​ En primer lugar, alrededor del 14 y el 15 de mayo,​  se ordenó a Fawzi al-Qawuqji[13] y sus fuerzas del Ejército de Liberación de retirarse y dar paso a la Legión Árabe. Según el historiador Yoav Gelber, esta desviación se produce antes de la llegada de las tropas jordanas a Latrún y la posición estuvo en manos de 200 irregulares.​ Benny Morris[14], sin embargo, señala que un pelotón de legionarios de la 11ª Compañía, junto con los irregulares, estaba allí y se hizo cargo de la fortaleza. De hecho, como una fuerza auxiliar de los británicos en el Mandato, varios elementos de la Legión Árabe sirvieron en Palestina durante el final del mandato. Los británicas prometieron que estas unidades serían removidas de Palestina a finales de abril, pero «por razones técnicas», muchas compañías no abandonaron el país.​ John Bagot Glubb[15], el comandante de la Legión Árabe, los formó en una división con dos brigadas, cada una compuesta de dos batallones de infantería, además de varias compañías de infantería independientes. A cada batallón se le dio una compañía de carros blindados y la artillería fue asignada a un batallón independiente con tres baterías. Una brigada «ficticia» se formó para hacer que los israelíes creyeran que era una brigada de reserva, disuadiéndolos de esta manera de contraatacar en Transjordania. El 15 de mayo, los estados árabes entraron en guerra; contingentes sirios, iraquíes, jordanos y egipcios se desplegaron en Palestina. Entre estos, el cuerpo expedicionario jordano fue constituido principalmente por una fuerza mecanizada encuadrada por oficiales británicos y denominada Legión Árabe. Estaba formada:

  • La 1ª Brigada, que comprendía el 1° y 3° Regimiento, tomó posiciones en el área que conducía a Nablus.
  • La 3ª Brigada (bajo las órdenes del coronel Ashton), que comprendía el 2° Batallón (bajo las órdenes del comandante Geoffrey Lockett​) y el 4º Batallón (bajo las órdenes del teniente coronel Habes al-Majali), tomó posición en Ramala.
  • El 5° y 6° Batallón operaban independientemente.

Operación Ben Nun Alef (24–25 de mayo de 1948).

Glubb tomó conciencia por primera vez sobre la importancia estratégica de Latrún en la batalla de Jerusalén. Su objetivo era doble: quería evitar que los israelíes reforzaran Jerusalén enviando suministros a la ciudad, y que quería «hacer un desvío» para mantener los puntos fuertes de la Haganá lejos de la ciudad, garantizando a los árabes el control de Jerusalén Este.​ En adición a la 11ª Compañía que se encontraba en lugar, envió a Latrún a todo el 4° Regimiento.​ En la noche entre el 15 y el 16 de mayo, el primer contingente de 40 legionarios secundados por un número indeterminado de beduinos fortaleció la posición,​  y el resto del regimiento llegó a la zona el 17 de mayo. El 18 de mayo, las fuerzas de la Legión Árabe fueron desplegadas entre Latrún y Bab al-Wad y la carretera quedó bloqueada de nuevo.​ Se necesitaron varios días para que el Estado Mayor israelí se diera cuenta de la posición real de las fuerzas jordanas en los alrededores de Latrún y Jerusalén porque, como se temía, se habían presentado en varios lugares del país. En Jerusalén, después de exitosa ofensiva que permitió a las fuerzas judías tomar el control de los edificios y fuertes abandonados por los británicos,​  Glubb Pasha envió al 3° Regimiento de la Legión Árabe para fortalecer a los irregulares y combatir las fuerzas judías. Después de una lucha «violenta», las posiciones judías en la Ciudad Vieja de Jerusalén fueron amenazadas (esto se sentía de hecho desde el 28 de mayo). El cerco se estaba cerrando alrededor de la ciudad el 22 y 23 de mayo, y la 2.ª Brigada egipcia, compuesta principalmente por varios batallones de tropas irregulares y varias unidades del ejército regular, llegó a las afueras del sur de Jerusalén y participó en el ataque a Ramat Rajel, al sur de la ciudad. Glubb sabía, sin embargo, que el ejército israelí, tarde o temprano, sería más fuerte que la suya y que él tenía que evitar que el fortalecimiento de las brigadas Harel y Etzioni para asegurar el este de Jerusalén. Reubicó a sus fuerzas el 23 de mayo para reforzar el bloqueo.​ El ejército iraquí, en ese momento apoyado por tanques, relevó a las unidades de la Legión Árabe en el norte de Samaria, y estas se reubicaron en el sector de Jerusalén. El 2º Regimiento de la Legión se trasladó a Latrún. Una brigada jordana completa se colocó en la zona.

Del lado israelí, varios líderes de la ciudad judía enviaron telegramas de emergencia a David Ben-Gurión, donde describieron la situación como desesperada y que no podían aguantar más de dos semanas. Ante el temor de que sin suministros la ciudad colapsaría, Ben-Gurión ordenó la toma de Latrún. Esta decisión parecía estratégicamente necesaria pero era políticamente delicada, porque Latrún estaba en el área asignada al Estado árabe de acuerdo con los términos del Plan de Partición y este ataque era contrario a los acuerdos de no agresión celebrados con el rey Abdullah.​ Esta decisión también fue rechazada por el Jefe de Operaciones, Yigael Yadin, que consideraron que había otras prioridades militares en ese momento, en particular en el frente sur, donde el ejército egipcio podría amenazar gravemente Tel Aviv si Yad Mordejai caía. Pero Ben-Gurión estableció la política militar israelí.​ Esta diferencia en la estrategia influyó en el resultado de la batalla, y ha sido objeto de debate en Israel durante muchos años.

Caída y masacre de Kfar Etzion (12 – 13 de mayo)

Kfar Etzion era un bloque de cuatro colonias judías establecidas en la ruta estratégica entre Hebrón y Jerusalén en medio de territorio árabe. A fines de 1947, contaba con 400 habitantes que, desde la adopción del plan de partición, eran objeto de ataques árabes. El 7 de diciembre, Ben Gurión reforzó el asentamiento con una sección del palmaj, pero autorizó la evacuación de mujeres y niños. Desde el 26 de marzo, fecha en el cual el último convoy de abastecimiento logró cubrirlo al precio de muy fuertes pérdidas, quedó completamente aislado. El 12 de mayo al alba, fue atacado por unidades de la Legión Árabe con ocasión de su retirada del país. El comandante de las operaciones, Abdullah Tel, dispuso de dos compañías de infantería, de una docena de blindados y una batería de morteros. Sus fuerzas fueron secundadas por varios centenares de tropas irregulares locales. Las motivaciones del ataque eran la protección de uno de los últimos convoyes de reabastecimiento, del cual podría beneficiarse la Legión Árabe antes del embargo y que debía llegar por esa ruta; y otra razón era que el bloqueo impidió el despliegue de la Legión Árabe en la zona de Hebrón, acción que era uno de los objetivos de Abdallah.​ Antes de la invasión, este último quería igualmente aumentar su prestigio ante la población palestina.​ Las defensas exteriores de Kfar Etzion cayeron rápidamente. La Haganá no disponía de ningún arma para responder a los cañones y morteros de la Legión Árabe. El 13 de mayo, el kibutz principal fue capturado. De los 131 defensores, 127 murieron en los combates o fueron masacrados después de haberse rendido. Los otros tres asentamientos se rindieron en ese momento y el conjunto fue entonces pillado y arrasado.​ Los acontecimientos de Kfar Etzion mostraron los límites de la política que prohibía toda evacuación. Si era eficaz en caso de guerra civil y frente a grupos armados, los asentamientos judíos aislados no podían resistir a la potencia de fuego de un ejército regular y una evacuación habría permitido evitar la muerte o el cautiverio a los defensores. Según Yoav Gelber, la caída y masacre de Kfar Etzion influenciaron también la decisión de David Ben Gurión de lanzar la ofensiva en Jerusalén, cuando había estado inicialmente dubitativo por temor a las reacciones en el mundo cristiano.​ Así, comenzó la batalla por Jerusalén.

Operación Kilshon (13 – 18 de mayo)

En Jerusalén, los británicos disponían de varios edificios estratégicos, esto es, una zona de seguridad denominada Bevingrado al centro de la ciudad. En ella se encontraba principalmente la estación de radio, la central telefónica, el hospital gubernamental, los cuarteles, así como el hotel de Notre Dame que dominaba toda la ciudad.​ El primer objetivo de la operación Kilshon era tomar el control de esta zona estratégica tras la retirada británica. El segundo objetivo era formar un frente continuo inmediatamente después entre las diferentes localidades judías aisladas. Para ello, David Shealtiel movilizó a 400 hombres de la Haganá y 600 milicianos extras. Emil Ghuri, el nuevo jefe del Ejército de la Guerra Santa, había previsto igualmente tomar estas localidades y movilizó a 600 hombres para tal misión, pero no preparó ninguna operación para lograrlo.​ Gracias a la complicidad británica, los hombres de la Haganá obtuvieron la hora exacta de la evacuación. El 15 de mayo a las 4:00 a.m., tomaron uno tras otro todos los edificios algunos minutos después de la evacuación británica y cogiendo a las fuerzas árabes desprevenidas en la primera fase de la operación.​ Las fuerzas árabes se mostraron incapaces de oponer alguna resistencia. Al norte, las fuerzas judías se apoderaron de Sheikh Jarrah, se dirigieron al Monte Scopus y los barrios de la colonia norteamericana. Al sur, aseguran la unión entre la colonia alemana, la colonia griega, Talpiot y Ramat Rajel vía la toma del cuartel Allenby. Una unidad del palmaj retomó incluso contacto con el barrio judío de la Ciudad Antigua por medio de la Puerta de Sion.​ Frente a esta situación, las tropas irregulares árabes no pudieron hacer nada y cedieron al pánico llamando “desesperadamente” a la Legión Árabe y anunciando la caída inminente de la ciudad.

Operación Ben-‘Ami (13 – 22 de mayo)

En el marco del Plan Daleth, Yigael Yadin previó realizar una entrada en el oeste de Galilea donde se encontraban varios asentamientos judíos aislados. Más allá de Acre y hasta la frontera libanesa, esta zona se situaba en la parte atribuida a los árabes por el Plan de partición y en la vía prevista para la entrada de las fuerzas libanesas en Palestina,​  aunque estos últimos no participarán en los combates. El comando es confiado a Moshe Carmel a la cabeza de la brigada Carmeli[16]. Dividió la operación en dos fases: la primera se inició el 13 de mayo por la tarde con la avanzada de largo por la costa de una columna de vehículos blindados y de camiones de la Haganá que no encuentra ninguna resistencia. Las fuerzas del Ejército de Liberación Árabe presentes en la zona se replegaron sin combatir y la operación terminó con la toma de Acre el 18 de mayo. En una segunda fase, del 19 al 22 de mayo, las fuerzas del 21º batallón efectuaron un avance hasta el kibutz Yehi’am en la frontera libanesa. Varias aldeas árabes fueron conquistadas y destruidas inmediatamente después.

Preparativos de la Liga Árabe (febrero – mayo de 1948)

En la última reunión de la Liga Árabe en febrero, los dirigentes árabes estaban convencidos de la capacidad del Ejército de Liberación Árabe para apoyar a los palestinos y hacer que la comunidad internacional renuncie al plan de partición.​ En la cumbre de El Cairo realizada el 10 de abril, la situación evolucionó claramente, con la muerte de Abdelkader al-Husayni y la debacle de Mishmar Ha’emek. Nuevamente, Ismail Safwat hizo un llamado en favor del envío inmediato de ejércitos árabes en las fronteras de Palestina y de la necesidad de aprobar una política de ataques aéreos limitados a operaciones de envergadura y, por primera vez, los dirigentes árabes discuten la eventualidad de su intervención en Palestina. Siria y Líbano se declararon listos a intervenir inmediatamente, pero el rey Abdullah rechazó que las fuerzas de la Legión Árabe en ese momento presentes en Palestina intervinieran abiertamente a favor de los palestinos, lo que molestó al Secretario General de la Liga, Azzam Pacha, quien declaró que Abdullah no hacía más que ceder al dictado británico; sin embargo, Abdullah se declaró listo a enviar a la Legión Árabe para apoyar a los palestinos después del 15 de mayo. En respuesta, Siria insistió en que el ejército egipcio participara igualmente y, a pesar de la oposición de su Primer Ministro, el rey Faruq respondió favorablemente al pedido sirio, pero más para contrariar los proyectos hegemónicos jordanos que para ir en ayuda de los palestinos. Más tarde, tras la visita de varios dignatarios palestinos a Ammán y a pesar de la oposición del muftí Amin al-Husayni y de Siria, Azzam Pacha aceptó la propuesta de Abdullah y envió a Ismail Safwat a Ammán para organizar la coordinación entre el Ejército de Liberación Árabe y la Legión Árabe. Se decidió que el comando de las operaciones se devolvería a Abdullah y que los iraquíes desplegarían una brigada en Cisjordania para preparar la intervención del 15 de mayo. Abdullah tendría las manos libres en Palestina.​ El 26 de abril, anunció oficialmente al parlamento jordano “su intención de ocupar Palestina” y “llama a los judíos a ubicarse bajo su jurisdicción”. Promete también proteger su vida. El Yishuv percibió este anuncio como una declaración de guerra e incitó a los occidentales por vía diplomática a ejercer presión sobre el rey jordano para evitar la intervención.​ El 30 de abril, egipcios, iraquíes y jordanos se disputaban el comando. El rey Abdullah recibió el título honorífico de comandante en jefe y el general iraquí Nur al-Din Mahmud, el título de jefe de Estado mayor; pero se conviene que cada ejército reaccionará de manera independiente en su teatro de operaciones.​ El 4 de mayo, llega a Mafraq el cuerpo expedicionario iraquí, compuesto por un regimiento de blindados, un regimiento de infantería mecanizada y 24 piezas de artillería para un total de 1.500 hombres.​ Los sirios no pudieron reunir una fuerza superior. De su parte, los egipcios reunieron dos brigadas, esto es, alrededor de 7.000 hombres en el Sinaí. No fue hasta el 8 de mayo que la Foreign Office estuvo segura de la invasión árabe, aunque el 10 de mayo los libaneses anunciaron que no participarían en las operaciones militares. Mientras que los oficiales británicos que estudiaban la situación consideraron que los ejércitos árabes (con excepción de la Legión Árabe) no estaban preparados para los combates a venir,​  los oficiales egipcios creían que su avance sería “una parada sin el menor riesgo y que su ejército estará en Tel Aviv en dos semanas“. El estado de preparación del ejército era tal que, según Lapierre y Collins, no disponía incluso de mapas de Palestina.​ Para ese momento, los planes definitivos de la invasión no estaban todavía establecidos y los diplomáticos británicos trataron en vano de hacer que los dirigentes árabes se retractaran de su decisión.​ El 15 de mayo de 1948, la Liga Árabe justificó la intervención armada en Palestina para garantizar la seguridad y el derecho a la autodeterminación de su población,​  mientras que Azzam Pacha declaró en El Cairo que “esta guerra será una guerra de exterminio y una masacre grandiosa, de la que se hablará como de aquellas cometidas por los mongoles y los cruzados“. El 13 de mayo, Ismail Safwat presentó su dimisión en medio de la indiferencia general.

 

[1] Yisrael Galili, (Brailov, Imperio ruso (ahora Ucrania), 10 de febrero de 1911 – Jerusalén, Israel, 8 de febrero de 1986) fue un político israelí, Ministro de Gobierno y miembro del Kneset. Antes de la independencia de Israel fue el Comandante de la Haganá.

[2] aakov Dori (Dostrovsky), (1899 – 22 de enero de 1973, fue el primer Comandante en Jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). Nacido en el Imperio Ruso, su familia emigró a Siria Otomana por causa del antisemitismo, en los pogromos en Odesa de 1905. Después de terminar la escuela secundaria en la Reali School en Haifa, se alistó en la Legión Judía del Ejército Británico durante la Primera Guerra Mundial. Posteriormente se alistó en la Haganá y adoptó el sobrenombre “Dan”. En 1939, Dori fue designado Comandante de la Haganá, puesto que mantuvo hasta 1946. De 1946 a 1947 también comandó la delegación de Judíos de Palestina enviada a los Estados Unidos. Cuando la FDI fue formada, Dori asumió el control como su primer Comandante. Por causas de tener problemas de salud, tenía dificultades para comandar a sus tropas durante la Guerra de independencia de Israel, y fue forzado a traspasar su comando a Yigael Yadin, quien tuvo éxito en su emprendimiento. Terminó su comando el 9 de noviembre de 1949 y se retiró del ejército. Después de dejar las FDI, Dori fue designado Presidente del Consejo de Ciencia, cartera de la oficina del Primer Ministro. Más adelante fue Presidente del Technion en Haifa, una posición que él llevó a cabo hasta 1965. Su hijo, Yerachmiel Dori, sirvió como Comandante del Cuerpo de Ingeniería de las FDI.

[3] Yigael Yadin; Jerusalén, 20 de marzo de 1917 – ibídem, 28 de junio de 1984) fue un arqueólogo, político y militar israelí, llegando a ser el segundo comandante en jefe en la historia de las Fuerzas de Defensa Israelíes entre los años 1949 y 1952. Fue también, junto a William F. Albright, uno de los máximos exponentes de la arqueología bíblica, célebre por la excavación de la fortaleza de Masada.

[4] Yitzhak Sadeh, (nacido Isaac Landsberg en Lublin, Imperio ruso en 1890, fallecido en Tel Aviv, Israel en 1952) fue comandante de la Haganá, primer comandante del Palmaj y uno de los fundadores de las Fuerzas de Defensa de Israel al momento de la independencia del Estado de Israel.

[5] La Brigada Golani, es una Brigada de Infantería israelí que se formó el 28 de febrero de 1948, cuando la Brigada Levanoni en la Alta Galilea se unió a la Brigada Carmeli. Está bajo el mando de la 36ª División y es una de las Unidades de Infantería más condecorada en las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI).

[6] La Brigada Alexandroni (Tercera brigada) es una brigada de las fuerzas de defensa de Israel que luchó en la guerra árabe-israelí de 1948. Junto con la 7ª brigada blindada ambas unidades tuvieron 139 muertos durante la primera batalla de Latrun –Operación Ben Nun Alef (un intento de conquistar el área de Latrún). Actualmente, es una unidad de reserva.

[7] La Brigada Guivati, es una de las brigadas de infantería de las Fuerzas de Defensa de Israel. Fue creada en diciembre de 1948 y colocada bajo comando de Shimón Avidán. Su papel inicial era capturar las áreas de Hulikat, Kawkaba y la ensambladura Guivati durante la guerra árabe-israelí de 1948 (de ahí derivó su nombre). Posteriormente la brigada fue disuelta, pero restablecida en 1983. Desde 1999 sirve bajo el Comando Meridional (Pikud Darom). Las boinas púrpuras señalan a los soldados de esta brigada y su símbolo es el zorro (en referencia a los zorros del personaje bíblico Sansón). Hasta la fecha, la brigada Guivati está organizada en tres batallones principales: Shaked, Tzabar y Rotem, además del reconocimiento militar, la ingeniería militar, y otras unidades.

[8] Brigada Harel, es una es una brigada de reserva de las Fuerzas de Defensa de Israel. Esta formación fue creada inicialmente en 1948 como una división del Palmaj. Está formada por tres batallones. Esta unidad de infantería fue dirigida por Yitzhak Rabin. Rabin fue nombrado comandante el 15 de abril de 1948.​ La Brigada Harel fue desplegada en la zona de Jerusalén durante la Guerra árabe-israelí de 1948, jugando un papel crítico en la lucha dentro y alrededor de la ciudad, incluyendo la Operation Nachshon. Más tarde participó en la Crisis de Suez en 1956, en la Guerra de los Seis Días en 1967 y en la Guerra de Yom Kippur en 1973.

[9] Emil Ghuri, (1907–1984), a Palestinian Christian, was Secretary of the Arab Higher Committee (AHC), the official leadership of the Arabs in the British Mandate of Palestine. He was also the general secretary of the Palestine Arab Party. In May 1947 Ghuri was nominated by the AHC as a member of its delegation to represent it before the United Nations in its special session for Palestine. Other people nominated for this delegation were Jamal al-Husayni, Henry Cattan, Wasef Kamal, Issa Nakhleh, Rasem Khalidi.

[10] Moshé Dayán, (Degania Álef, Imperio otomano, 20 de mayo de 1915 — Tel Aviv, Israel, 16 de octubre de 1981) fue un político y militar israelí. Con una brillante carrera dentro del ejército, participó en la Segunda Guerra Mundial, la guerra de independencia israelí, la Guerra de los Seis Días y la Guerra de Yom Kippur, fungiendo en las dos últimas como Comandante en Jefe del ejército israelí y Ministro de Defensa.

[11] Los circasianos, son un grupo étnico del noroeste del Cáucaso​  nativo de Circasia, muchos de los cuales fueron desplazados en el curso de la conquista rusa del Cáucaso en el siglo XIX, especialmente tras la guerra ruso–circasiana de 1864. En su sentido más estricto, el término “circasiano” incluye las doce tribus Adyguesas, (tres democráticas y nueve aristocráticas), Abzakh, Besleney, Bzhedug, Hatuqwai, Kabardian, Mamkhegh, Natukhai, Shapsug, Temirgoy, Ubykh, Yegeruqwai, y Zhaney, cada una representada por una estrella en la bandera verde y dorada del pueblo circasiano. Sin embargo, debido a las divisiones administrativas soviéticas, los circasianos también fueron clasificados en los los siguientes pueblos: Adygueses (Adyge en Adygea), Cherkasianos (Adyge en Karachay-Cherkessia), Kabardianos (Adyge en Kabardino-Balkaria), y Shapsugianos (Adyge en Krasnodar Krai). No obstante, los cuatro pueblos pertenecen en el fondo al mismo grupo étnico, al margen de dicha clasificación.

[12] La Iglesia católica maronita o Iglesia siríaca maronita de Antioquía, es una de las 24 Iglesias sui iuris integrantes de la Iglesia católica. Es una Iglesia oriental católica que sigue la tradición litúrgica antioquena (o siria occidental) en la que utiliza como lenguaje litúrgico el siríaco occidental y como lengua auxiliar el árabe libanés. Está organizada como Iglesia patriarcal de acuerdo a la forma prescripta por el título 4 del Código de los cánones de las Iglesias orientales, bajo supervisión de la Congregación para las Iglesias Orientales. Está presidida por el patriarca de Antioquía de los maronitas, cuya sede se encuentra en Bkerké, en el distrito de Keserwan de la gobernación del Monte Líbano en el Líbano.

[13] Fawzi Al Qawuqji nació en 1890, probablemente en Beirut (actual Líbano, entonces Imperio Otomano) y falleció en Beirut en 1977. Fue un aventurero, líder militar y político en el mundo del nacionalismo árabe y de los conflictos árabes judíos, hasta su retirada en 1948.

[14] Benny Morris (1948, Ein HaHoresh, Israel) es uno de los más conocidos y prolíficos historiadores israelíes, perteneciente a la corriente revisionista (en su acepción no peyorativa) llamada de los Nuevos Historiadores, un controvertido grupo de investigadores que han hecho aportaciones críticas al conocimiento heredado acerca de los orígenes del Estado de Israel y del conflicto palestino-israelí. En la actualidad es profesor de Historia en la Universidad Ben-Gurión del Néguev en Beerseba.

[15] Lieutenant-General Sir John Bagot Glubb, (16 April 1897 – 17 March 1986), known as Glubb Pasha, was a British soldier, scholar and author, who led and trained Transjordan’s Arab Legion between 1939 and 1956 as its commanding general. During the First World War, he served in France.

[16] “Carmeli” brigada, es una brigada de infantería de reserva de las Fuerzas de Defensa de Israel, que forma parte del Comando Norte. Hoy en día la brigada se compone de cuatro batallones, incluyendo un batallón de reconocimiento. La brigada está compuesta de soldados que han completado su servicio obligatorio en el 13 (Gedeón) Batallón de la Brigada Golani. La brigada se formó el 22 de febrero 1948 durante la Guerra Árabe-Israelí 1948, cuando la brigada Levanoni en la Galilea divide en la primera brigada Golani y la segunda brigada Carmeli. En sus primeros días de la brigada obtuvo el control sobre tres batallones – 21, 22 y 23, más tarde se estableció durante el batallón 24 de la guerra. Desde entonces, ha participado en todas las grandes guerras de Israel y casi todas las operaciones importantes, incluyendo la Guerra del Sinaí, Guerra de los Seis Días, la Guerra de Desgaste , Guerra del Yom Kipur , la Operación Litani , las primeras y segundas guerras en el Líbano, y diversas operaciones durante el palestinos Intifada.