# Artículos

El Sitio de Leningrado (La mayor tragedia humanitaria del Siglo XX)

INTRODUCCIÓN:

Sometidos a un frío glacial, al bombardeo constante de la artillería y la Luftwaffe[1] alemana, sin alimentos y con mínimas posibilidades de recibir suministros del exterior, los habitantes de una de las más importantes ciudades de Rusia decidieron escribir para la eternidad uno de los ejemplos más trágicos de sacrificio y heroísmo de su nación : El sitio de Leningrado, fue una acción militar alemana durante la Segunda Guerra Mundial encabezada por Von Leeb[2], que buscó inicialmente apoderarse de la ciudad de Leningrado (la actual San Petersburgo).

Los soviéticos construyeron una intrincada defensa alrededor de la ciudad, camuflaron edificaciones históricas con redes que impedían determinar su perfil y llegaron a colocar explosivos por todo el subsuelo para volar la ciudad si era tomada, incluyendo a enemigos y población civil que quedaba en la ciudad. Pero Hitler, ante la perspectiva de tener que mantener a una población enemiga de más de 3.000.000 de habitantes, instruyó que se la sitiara y se dejara morir a la población por hambre y frío. El sitio duró casi 900 días, desde 1941 hasta 1944. La población rusa sitiada fue sometida a la más increíble lucha por la supervivencia, donde el agotamiento de los alimentos llevó a parte de la población a realizar actos de antropofagia y mercadeo de cadáveres. Cientos de miles de familias murieron de frío y hambre en sus hogares, los orgullosos habitantes de esta otrora ciudad cultural motivados por el hambre dieron cuenta desde palomas y gatos hasta ratas. Los casos de canibalismo fueron frecuentes. La ciudad estuvo a punto de perecer si no hubiera sido que se estableció un corredor a través del helado Lago Ládoga[3] por donde llegaba una escuálida ayuda a los sitiados. Los muertos hasta ser liberada la ciudad superaron la cifra extraoficial de 1.200.000

LA WERHMACHT AVANZA

El 22 de junio de 1941 la invasión largamente meditada de la Unión Soviética se puso en marcha al ritmo avasallante de la Blitzkrieg[4], es decir el ataque de la Luftwaffe[5] a los medios y vías de comunicación, almacenes de municiones y combustibles, columnas de tropas y a la población civil, utilizando entre otras novedades el enloquecedor bramido de los Stukas[6] y silbatos colocados en la bombas. Simultáneamente venía el bombardeo de la artillería Krupp[7] y después los Panzer que aplastaban todo lo que los cañones y la aviación habían dejado en pie y hacían veloces y profundas penetraciones por el territorio enemigo concentrándose a través de estrechos puntos de ruptura La invasión alemana a la Unión Soviética en junio de 1941, fue llevada a cabo por tres gigantescos grupos de ejércitos (Norte, Centro y Sur). El Grupo de Ejércitos Norte debía tomar Leningrado y luego esperar a la llegada del grupo del Centro antes de avanzar hacia Moscú. Si bien el Alto Mando Alemán (OKW)[9] opinaba que esta última ciudad era más importante que Leningrado, según el historiador Mijaíl Frolov, Hitler pensaba que la conquista de esta neutralizaría para siempre a la flota del Báltico, permitiendo el libre transporte de hierro desde Suecia hasta Alemania. Además siendo Leningrado la cuna de la Revolución rusa[10], la toma de ésta sería un duro golpe a la moral de la entonces nación bolchevique, por lo que el alto mando soviético ordenó que la población permaneciera dentro de la ciudad para utilizarla al mismo tiempo como mano de obra para fortificarla, así como escudo humano, para dificultar el avance alemán. El 11% de la industria soviética, estaba en esta región. Esta táctica hábilmente aplicada desconcertó a los rusos que cayeron por centenares de miles en bolsas, aislados del resto del país, donde eran rápidamente rodeados, derrotados o capturados. Un amargo y sangriento crepúsculo se había abatido sobre el pueblo ruso, que a pesar de las demoledoras derrotas sufridas decidió luchar hasta el fin.

LA ESTRATEGIA ALEMANA EN LA INVASIÓN DE LA URSS

El ejército alemán se dividió en tres Grupos de Ejércitos para invadir Rusia, el del mariscal Von Bock[11] avanzaba hacía Moscú. Al sur el grupo de ejércitos de Von Rundstedt[12] se dirigía hacía el Dnieper y Kiev y al norte, el general Richter Von Leeb, con sus 6 divisiones Panzer y 21 divisiones de infantería, que progresaban imparables hacía Leningrado. Rápidamente los ejércitos de la Wehrmacht[13] llegaron a las afueras de Leningrado. El 20 de agosto se interrumpió la vía ferroviaria directa entre la ciudad y la capital, Moscú, diez días después la comunicación ferroviaria desapareció completamente. En otoño, los invasores se habían acercado demasiado al río Neva neutralizando la única carretera que le quedaba a la ciudad, y haciendo extremadamente peligroso el transporte por el río. El 1 de septiembre las primeras granadas de artillería empezaron a caer dentro de la ciudad, y una semana después se cortó la comunicación por tierra. El 15 de septiembre la ciudad fue completamente cercada y empezó la cuenta atrás hacia una de las peores hambrunas de la historia. Casi al mismo tiempo, los fineses comenzaron a invadir desde el norte, reconquistando el istmo de Carelia hacia agosto de 1941. Sin embargo, detuvieron su avance hacia Leningrado en la antigua frontera de 1939. Cuando el general alemán Alfred Jodl[14] fue a presionar al general finlandés Carl Gustaf Mannerheim[15] para que bombardeara Leningrado y concentrara su artillería contra la ciudad, éste se negó, asegurando que su único objetivo era recuperar el territorio perdido en la Guerra de Invierno.

En efecto, ningún ataque finlandés se lanzó contra Leningrado durante la guerra Sin embargo la cada vez mas dura resistencia de las tropas rusas que luchaban por frenar a Von Leeb[16] inspiró a Hitler una impresionante idea : “He resuelto –declaraba el líder nazi en su norma del 29 de septiembre de 1941 – borrar a Leningrado de la faz de la tierra. Cuando Rusia sea arrasada la existencia de esta ciudad no tendrá ya interés. Mi intención es hacerla arrasar por la artillería y por un bombardeo aéreo ininterrumpidamente. No nos corresponde a nosotros, ni nos corresponderá el problema de la supervivencia de su población, es decir de su abastecimiento. En este combate, en el que nuestra resistencia esta en juego, es contrario a nuestros intereses salvar a la población de esta ciudad, ni siquiera a una parte de esta. Por lo tanto aunque nos sea ofrecida la capitulación de Leningrado ( y de Moscú ) debe ser rechazada”. De esta manera Hitler, buscaba igualarse a los antiguos tiranos romanos o bárbaros que rendían ciudades por hambre. Pero un detalle haría fracasar este plan, la ciudad de Leningrado no solo no le ofrecería la rendición, sino que le devolvería golpe por golpe hasta su liberación final. El 8 de septiembre de 1941 las tropas alemanas y sus aliados finlandeses completaron el cerco de la ciudad.

MUERTE, HAMBRE Y DESOLACIÓN EN LENIGRADO

“Cuando comenzaron los bombardeos, tuvimos alarmas cada 15 o 20 minutos, y era muy duro ir a los refugios porque estaba embarazada y no podía correr. Pensábamos que los ataques iban a terminar porque los periódicos decían que terminaríamos con Hitler en 2 meses. Pero pronto oímos en la radio que los alemanes se acercaban a Leningrado. La gente huyó desde las ciudades pequeñas y Leningrado terminó siendo una ciudad con demasiadas bocas que alimentar y una gran cantidad de gente fue evacuada hacía Siberia y otros lugares. Después los alemanes rodearon la ciudad y ya no hubo caminos de salida en ninguna dirección. Durante todo septiembre Leningrado fue bombardeado. Vivíamos en un sótano con otras noventa personas. Teníamos mucho, mucho frío, sin luz ni agua ni calefacción. El frío era tan duro que no puedes imaginártelo. Mi esposo se puso muy pálido por el hambre , casi azul, ya no podía ni moverse. Una vez una mujer me dijo: “Tu hijo morirá, dale toda la comida a tu esposo y sálvalo. Si él sobrevive podrán tener otro bebe”. Entonces le di la leche, pero el bebe comenzó a llorar y resolví volver a darle la comida que le pertenecía. De las cartillas de racionamiento nos daban 125 gramos de pan y una onza de carne al mes. Además una cucharada de cereal y aceite. ¿Quién podía vivir con eso? La gente terminaba muy débil, algunas veces caían y no podían pararse. Yo también me ponía cada vez más débil, estaba muriendo” (Zina Generalova, mujer refugiada del sitio de Leningrado)

Además del hambre, la falta de combustible coincidió con uno de los peores inviernos (-40 °C) que ha vivido esta ciudad, muriendo miles de civiles de frío. Cientos de familias enteras perecieron en sus hogares. Al inicio del ataque a Leningrado, previniendo un prolongado asedio, las autoridades soviéticas disminuyeron las raciones alimenticias diarias a 500 gramos para los obreros, 300 para los niños y empleados y 250 g para los no trabajadores. Debido a la falta de defensas aéreas adecuadas, un monto considerable de granos y harina fue destruido en septiembre en los silos de almacenamiento. Además no se tomó la previsión de clausurar los restaurantes, que derrocharon comida que sería necesitada urgentemente poco después. Muchos habitantes hicieron de los silos de almacenamiento su única fuente de alimento con el resto de grano chamuscado que quedaba. El sitio se consolidó desde el norte de Leningrado con la participación del ejército finlandés bajo el mando del mariscal Mannerheim. Mas hacia el Ártico lo apoyaban los alemanes pertenecientes al AOK Norwegen del general Falkenhorst[17] y las tropas del Gebirgskorps de Dielt que embistieron mayormente hacía Murmansk y Carelia. Por el sur, completaban el cerco el “Grupo de Ejércitos Norte” a cargo del Mariscal Von Leeb. De esta manera Leningrado quedó completamente sitiado por tierra a partir del 8 de septiembre de 1941, abierto sólo hacia el mar por el Golfo de Finlandia por el oeste, y por el este, hacía Rusia, únicamente a través del lago Ladoga ya al alcance de la feroz e incesante artillería alemana. En la ciudad quedaron alrededor de 3 millones de ciudadanos, incluyendo 400.000 niños y unos 200.000 soldados resueltos a defender su ciudad a cualquier precio. Sin embargo las consecuencias del sitio comenzaron a dejarse sentir rápidamente. Si bien a partir del 18 de julio de 1941 fueron introducidas tarjetas de racionamiento, todavía los ciudadanos recibían 800 grs. de pan diario. Sin embargo desde septiembre se produjo la primera reducción de las raciones, los obreros comenzaron a recibir 600 grs. de pan diarios, los empleados, 400 grs., y los niños y ancianos, 300 grs. La situación empeoraría el 20 de noviembre de 1941, desde entonces la ración diaria se redujo hasta 125 grs. tocando a los obreros 250 gr. Las raciones eran tan patéticas que los habitantes de Leningrado se vieron obligados a despegar los empapelados decorativos de las casas para rasparlos y comer el pegamento elaborado a partir de un compuesto de harina. También acabaron con los animales domésticos y con correas y otros artículos de cuero. La muerte convivía con los habitantes, y muchos incapaces ya de soportar el peso de sus propios cuerpos se desplomaban en las calles, de una forma tan recurrente, que hasta los niños se acostumbraron a los cadáveres y al penoso sufrimiento de los agonizantes. El bloqueo también afecto las reservas de combustibles, de manera que se paralizaron el transporte público y los sistemas de calefacción. Como si todas las plagas se hubieran desatado contra Leningrado, el invierno de 1941-1942 fue durísimo, y capaz de congelar el lago Ladoga con una capa de hasta dos metros de profundidad de sólido hielo, sin contar los gélidos blizzars o “ráfagas de viento helado que lo traspasan todo” y las horribles tormentas de nieve. También se arruinó el abastecimiento de agua, lo que obligaba a los cercados a traerla desde el río Neva.

El mercado negro se hizo presente entre los ateridos habitantes quienes adquirían unos cuantos gramos de azúcar o harina a precios exorbitantes. Gente sin escrúpulos asesinó soterradamente a conciudadanos para vender grasa y carne humana. Quienes fueron sorprendidos en estas prácticas fueron ejecutados sumariamente por el ejército, que había implantado una dura ley marcial. Los casos de canibalismo fueron muy comunes. Los alemanes enviaban regularmente al interior de la ciudad sitiada a espías para buscar información acerca de los resultados del cerco en la población. Después de la guerra se encontró el diario de Tatiana Sávicheva[19], una niña de 11 años, que narra de forma brutalmente simple cómo uno por uno todos los miembros de su familia mueren de hambre, hasta que ella queda sola, aunque al final ella muere también. Dicho diario fue utilizado como prueba por los Aliados para juzgar a los militares alemanes encargados del cerco a Leningrado después de la guerra en los Juicios de Núremberg[20]. Los soviéticos además montaron una pantalla frente a las fuerzas enemigas dándoles la sensación de que el cerco era completamente inútil (ruidos de tranvías funcionando pregrabados, conciertos sinfónicos, etc.). A su vez, los alemanes hacían funcionar las cocinillas en el extremos del perímetro haciendo llegar olores de alimentos trasladados por la brisa hacia la ciudad. Durante el cerco, el compositor ruso Dmitri Shostakóvich[21] compuso su séptima sinfonía, también conocida como la Sinfonía de Leningrado, demostrando la actitud valiente de los habitantes de la ciudad bajo condiciones extremas.

Uno podía morir congelado en el camino, perderse en las tormentas, o caer herido o despedazado por los cañoneos masivos alemanes. Para añadir las tribulaciones, los alemanes decidieron exterminar la ciudad con fuego. Desechando las granadas de fragmentación convencionales, la artillería nazi y la Luftwaffe sometieron a los sitiados a una verdadera lluvia de proyectiles incendiarios. Sólo entre el seis y el ocho de septiembre la fuerza aérea germana bramó sobre Leningrado en oleadas sucesivas de Junkers[22], lanzando miles de bombas y convirtiéndola en un brutal infierno ardiente. El incendio, que carbonizó sectores enteros de la urbe, concluyó por arrasar los almacenes de Badayev, acabando con toneladas de harina, grasas y con los 4 acres de los depósitos de alimentos de la ciudad. Los ciudadanos veían grandes llamaradas tiñendo el cielo y percibían como el aroma dulzón proveniente de la combustión de la totalidad de las reservas de azúcar, se mezclaba en el ambiente con las explosiones, los gritos aterrorizados, el penetrante aullido de las sirenas de alarma y también, por supuesto, la furiosa respuesta de la artillería antiaérea soviética. Bajo las ruinas y encima de ellas, Leningrado mascaba su odio y se negaba a rendirse.

CONTRAATAQUES SOVIÉTICOS

Los intentos fallidos de 1941 y 1942 de levantar el cerco convencieron a los militares soviéticos de que aún no estaban dadas las condiciones para un contraataque. El 12 de enero de 1943, se llevó a cabo la Operación Iskra[23], que implicaba ataques coordinados desde los frentes de Vóljov y Leningrado. Después de fuertes batallas, los soviéticos expulsaron a los alemanes de sus fortificaciones al sur del lago Ládoga, y el 18 de enero, los dos frentes se encontraron, formando un solo frente que permitía el paso limitado de provisiones a través de un estrecho corredor. Esto no significaba que el cerco hubiera sido levantado. El 10 de febrero de 1943 se produce en los arrabales de Leningrado el más sangriento hecho en el que intervino la División Azul[24] y la última gran batalla en la que una unidad militar española interviene en Europa: La batalla de Krasny Bor[25], donde 5.600 soldados de la División Azul junto a la 4.ª División SS “Polizei”[26] y unidades del LIV Cuerpo de Ejército hicieron frente a cuatro divisiones soviéticas (unos 44.000 hombres) y 100 carros blindados. Se produjeron casi 4.000 bajas entre los españoles, pero se consiguió detener el avance, haciendo fracasar la ofensiva soviética gracias a que la tenaza del Frente de Vóljov[27] es frenada en Karbusel. Según cifras alemanas, se causan entre 11.000 y 14.000 bajas al Ejército Rojo. Cerca de 300 españoles cayeron prisioneros. El 14 de enero de 1944, el Frente de Vóljov al mando de Kirill Meretskov[28] y el Frente de Leningrado al mando de Leonid Góvorov[29] atacaron de nuevo. Sin embargo, esta vez el ejército alemán era una sombra de lo que había sido, y en cuestión de días el 18.º Ejército alemán[30] fue barrido de las puertas de Leningrado, siendo levantado el cerco finalmente. El 10 de junio, las fuerzas soviéticas atacaron desde ambas orillas del lago Ládoga a los finlandeses, haciéndolos retroceder hasta la frontera de 1939. Conscientes de su inminente derrota y deseando evitar una masacre en suelo finlandés, los líderes fineses firmaron un segundo armisticio con la Unión Soviética el 4 de septiembre de 1944. El general alemán Lothar Rendulic[31], al mando de las tropas alemanas estacionadas en Finlandia, tuvo que escapar abriéndose paso a través del país, atacando a civiles como represalia por la deserción finlandesa.

Poco tiempo después del inicio del sitio llegó a la ciudad el mariscal Georgi Zhukov[32], a quién se confió la organización de la defensa de la ciudad. Zhukov era un militar extremadamente astuto, hábil e inteligente, que no temía dar ordenes y que diseño un plan durísimo para obligar el máximo uso de todos los recursos y manos en la lucha. Incluso se admitía el trabajo hasta los límites de la resistencia física de adolescentes bastante jóvenes y mujeres. Muchos obreros se desplomaban exhaustos. Pero quién no trabajaba no comía, y poco a poco las fabricas de Leningrado alcanzaron impresionantes cifras de producción en tanques, cañones autopropulsados, minas, proyectiles y fusiles automáticos. Otra de las prioridades era abrir una ruta que permitiera un abastecimiento mínimo e iniciar la evacuación de todas las “bocas inútiles” de la ciudad, ósea niños, ancianos, débiles o enfermos, la burocracia sin ocupación etc. Así, atravesando las congeladas aguas del Ladoga, los sitiados consiguieron evacuar más de un millón de personas y abrir la llamada “Ruta de la Vida”, por la cual se abastecía la ciudad aún bajo el salvaje fuego de la artillería germana empeñada en destrozar los vehículos que transitaban por la vía. También la Luftwaffe participaba en estos ataques pero a pesar de todo, los rusos consiguieron aliviar la presión. A partir del 25 de diciembre de 1941 se regresó a la ración de 300 gramos de pan. Demasiado tarde, para salvar unas 200.000 personas que ya habían fallecido para febrero de 1942. Las amas de casa hacían sopa mil veces con unos míseros huesos y la ‘enriquecían’ con la cola con la que estaban encuadernados los libros, el papel pintado de las paredes, las cortezas de los árboles, trozos de cuero, serrín e incluso la tierra de los lugares donde antes se habían asentado plantas envasadoras o almacenes de comida. Se pensaba, quizá con razón, que debía quedar en ella algún resto alimenticio. La brillantina para el pelo y la vaselina se usaban como grasa para las frituras

EL CAMINO DE LA VICTORIA

El asedio fue entonces una combinación de hambre, bombardeos sorpresivos y frío extremo ( hasta 40 grados bajo cero ) . Sólo por citar un ejemplo, se calcula que para fines de noviembre de 1941 la ciudad fue sometida a un aproximado de 272 bombardeos de artillería, que totalizarían según cálculos, unas 430 horas de cañoneo continuo. Los habitantes fueron sacudidos por no menos de treinta mil proyectiles sólo en ese lapso de tiempo. La combinación de estos azotes trajo también la tuberculosis, la distrofia alimenticia y la hipertensión entre los sitiados. Con todo, los habitantes de Leningrado incentivaron su espíritu combativo asistiendo a numerosas obras culturales entre las que destacó la puesta en escena de la VII “Leningradense” en agosto de 1942, sinfonía escrita por Dimitri Shoskatovich , y que se convertiría en símbolo de la derrota de las fuerzas alemanas en Rusia. A partir de fines de diciembre de 1942 y principios de 1943 el estado anímico de la ciudad mejoró sensiblemente después de recibida la noticia de la contundente victoria de Stalingrado y la destrucción y rendición del VI ejército alemán[33]. Hábilmente los rusos tendieron para el verano de 1942 una tubería por debajo del nivel del agua del Ladoga y también líneas de electricidad, con lo que poco a poco Leningrado comenzó a ganar su batalla. Mientras los hombres se batían duramente en el frente frenando el avance del Ejército alemán, las mujeres y viejos seguían trabajando y muriendo en su puesto. En enero de 1943 los frentes de Voljov[34] y Leningrado lanzaron la llamada “Operación Chispa”, que consiguió romper el bloqueo rechazando a las tropas alemanas que operaban al sur del Ladoga, abriendo además una vía terrestre que aumentó significativamente la llegada de abastecimientos. Sin embargo sólo después de casi tres años de atroz asedio y de las victorias en las batallas de Moscú[35], Stalingrado y sobre todo Kursk[36], el ejército rojo[37] reunió por fin las condiciones para liberar definitivamente la ciudad heroica. A partir del 14 de enero de 1944 los habitantes de Leningrado reunidos en plazas y esquinas, escucharon a lo lejos, el tronar de los cañones de la implacable artillería soviética. Miles de tanques, aviones y tropas del ejército ruso se lanzaron en una importante ofensiva que rápidamente arrolló a la Werhmatch en todos los pueblos que rodeaban la ciudad. En un instante toda la estructura del anillo de los sitiadores[38] se hizo pedazos, e incluso se rechazó a las tropas finlandesas que amenazaban la ciudad desde el norte. Al precio de mas de 600.000 muertos (algunas fuentes elevan la cifra hasta el millón ) y de 900 días de lucha, Leningrado ganó su libertad definitiva el 27 de enero de 1944.

Conclusión

El 27 de Enero de 1944 pasó a la Historia de Rusia como el día en que se había liberado Leningrado. El comunicado lo lanzó el secretario político Andrei Zhdanov[39]: En el curso de los combates del día de hoy se ha completado una misión histórica de importancia: la ciudad de Leningrado fue totalmente liberada del bloqueo del ejército alemán y del bombardeo de su artillería. A continuación hubo 30 segundos de silencio, pero luego la población estalló en júbilo de alegría, celebrándolo y bailando por las calles, teniendo lugar por la noche un bonito espectáculo de fuegos artificiales y 24 salvas de cañón por los caídos. Leningrado se convirtió en el lugar que más civiles murieron durante la Segunda Guerra Mundial, una demostración de lo que el horror humano puede hacer. La URSS sufrió en la batalla y asedio por Leningrado la espeluznante cifra de 1.820.000 muertos (332.059 soldados caídos en los combates, 1.000.000 civiles fallecidos por el hambre y 15.000 más por los bombardeos). El Eje también padeció su particular sufrimiento, sumando alrededor de 20.000 muertos, de los cuales aproximadamente unos 15.000 eran alemanes, 4.000 fineses y 1.000 españoles. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Leningrado recibió de manos de Iósif Stalin la Orden de Lenin por su valor frente al enemigo. El Presidente de Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, entregó el Pergamino de Leningrado como agradecimiento del pueblo norteamericano, en este aparecía escrito: En nombre del pueblo de los Estados Unidos de América, presento este pergamino a la Ciudad de Leningrado como tributo a sus heroicos soldados y a sus leales hombres, mujeres y niños, que aislados del resto de su nación por el invasor y a pesar del continuo bombardeo y de los indescriptibles sufrimientos del frío, el hambre y la enfermedad, lograron defender con éxito su venerada ciudad a lo largo del período crítico del 8 de Septiembre de 1941 al 18 de Enero de 1943, simbolizando así el espíritu indomable de los pueblos de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y de todas las naciones del mundo frente a las fuerzas de la agresión. Con el fin de la Guerra Fría[40] en 1991, Leningrado volvió a su nombre original: San Petesburgo. El siglo XX había sido muy movido para esa ciudad: la Revolución de 1905[41] con innumerables manifestantes asesinados, la Revolución de Febrero de 1917 en la que cayó el Zar Nicolás II[42] y su familia, los cuales serían brutalmente asesinados por los bolcheviques un año más tarde, el 17 de julio de 1918. Los Días de Julio que dejaron un baño de sangre, el golpe de Estado de Lavr Kornilov, la Revolución Bolchevique de 1917 con el asalto al Palacio del Invierno, la Rebelión de Kronstadt,[43] los horrores de la Guerra Civil Rusa, las matanzas comunistas, las purgas de Iósif Stalin en 1937 y el Asedio de Leningrado por los alemanes entre 1941 y 1944 con 1.820.000 muertos. Una ciudad marcada sin duda por el terror y la muerte, que al entrar en el nuevo siglo XXI, miraba con optimismo, aunque también con recelo, hacia el futuro.

BIBLIOGRAFIA:

Barber, John; Dzeniskevich, Andrei (2005), Life and Death in Besieged Leningrad, 1941–44, Palgrave Macmillan, Nueva York,ISBN 1-4039-0142-2
Glantz, David (2001), The Siege of Leningrad 1941–44: 900 Days of Terror, Zenith Press, Osceola, Wisconsin, ISBN 0-7603-0941-8
Goure, Leon (1981), The Siege of Leningrad, Stanford University Press, Palo Alto, California, ISBN 0-8047-0115-6
Granin, Daniil Alexandrovich (2007), Leningrad Under Siege, Pen and Sword Books Ltd, ISBN 9781844154586
Kirschenbaum, Lisa (2006), The Legacy of the Siege of Leningrad, 1941–1995: Myth, Memories, and Monuments, Cambridge University Press, Nueva York, ISBN 0-521-86326-0
Klaas, Eva (2010), A Deportee Published His Memories in Book, Virumaa Teataja
Lubbeck, William; Hurt, David B. (2006), At Leningrad’s Gates: The Story of a Soldier with Army Group North, Pen and Sword Books Ltd, ISBN 9781844156177
Platonov, S.P. ed. (1964), Bitva za Leningrad, Voenizdat Ministerstva oborony SSSR, Moscú
Anna Reid: Leningrad: The Epic Siege of World War II, 1941-1944. Walker and Co., Nueva York 2011. ISBN 978-0-802715944
Salisbury, Harrison Evans (1969), The 900 Days: The Siege of Leningrad, Da Capo Press, ISBN 0-306-81298-3
Simmons, Cynthia; Perlina, Nina (2005), Writing the Siege of Leningrad. Women’s diaries, Memories, and Documentary Prose, University of Pittsburgh Press, ISBN 9780822958697
Willmott, H.P.; Cross, Robin; Messenger, Charles (2004), The Siege of Leningrad in World War II, Dorling Kindersley, ISBN 978-0-7566-2968-7
Wykes, Alan (1972), The Siege of Leningrad, Ballantines Illustrated History of WWII

[1] Como parte de la Wehrmacht, la Luftwaffe era la fuerza aérea de Alemania en la época nazi. Creada en 1924, reorganizada tras la llegada de los nazis al poder y oficialmente desvelada en 1935 en clara violación del tratado de Versalles, su propósito era apoyar la guerra relámpago de Adolf Hitler a través de Europa. Los aviones que iban a servir en la Luftwaffe alemana eran de una nueva era y técnicamente superiores a la mayoría de las aeronaves de otras naciones en los años 1930. Modelos como el Junkers Ju 87 Stuka y elMesserschmitt Bf 109 pasaron a simbolizar el poder aéreo alemán. Probada en combate en la Guerra Civil Española, la Luftwaffe era una de las fuerzas aéreas más fuertes, doctrinalmente avanzadas y más experimentadas en combate del mundo en el momento que estalló la Segunda Guerra Mundial en Europa en septiembre de 1939

[2] Wilhelm Ritter von Leeb (5 de septiembre de 1876 – 29 de abril de 1956) fue un mariscal de campo alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Pese a que Hitler no confiaba en Leeb (por su postura anti-Nazi y convicciones religiosas), y ante su espléndido historial, Hitler lo nombró comandante del II Grupo de Ejércitos y tomó parte en la invasión de los Sudetes en 1938.

[3] El lago de Ládoga es un lago de agua dulce situado en Carelia y el óblast de Leningrado, cerca de la

frontera con Finlandia. Con un área de 17.700 km², es el mayor lago de Europa y el 15º en el mundo. En su interior se encuentran 660 islas, con una superficie de 435 km², la mayoría situadas cerca de la costa noroeste, incluyendo las famosas islas Valaam, las Konevets y las Kipola. El lago desemboca en el golfo de Finlandia (mar Báltico) a través del río Nevá en San Petersburgo. Las principales ciudades en sus riberas son Sortavala (19.215 hab. en 2010), Priozersk (18.933 hab.),Siastrói (13.745 hab.), Shlisselburg (13.170 hab.), Pitkyaranta (11.249 hab.), Nóvaya Ládoga (8.838 hab.) y Lakhdenpokhya (7.813 hab.). El Ládoga es parte de dos importantes rutas lacustre-fluviales: la vía navegable Volga-Báltico —una ruta de 1.100 km que une el mar Negro y el Báltico— y el canal Mar Blanco-Báltico —una ruta de 227 km que conecta el mar Blanco con el Báltico y que fue abierta en 1933.

[4] La Blitzkrieg es un nombre popular para una táctica militar de ataque que implica un bombardeo inicial, seguido del uso de fuerzas móviles atacando con velocidad y sorpresa para impedir que un enemigo pueda llevar a cabo una defensa coherente. Los principios básicos de estos tipos de operaciones se desarrollaron en el siglo XIX por varias naciones, y se adaptaron años después de la Primera Guerra Mundial, principalmente por la Wehrmacht, para incorporar armas y vehículos modernos como un método para evitar la guerra de trincheras y la guerra en frentes fijos en futuros conflictos.

[5] Como parte de la Wehrmacht, la Luftwaffe era la fuerza aérea de Alemania en la época nazi Creada en 1924, reorganizada tras la llegada de los nazis al poder y oficialmente desvelada en 1935 en clara violación del tratado de Versalles, su propósito era apoyar la guerra relámpago de Adolf Hitler a través de Europa. Los aviones que iban a servir en la Luftwaffe alemana eran de una nueva era y técnicamente superiores a la mayoría de las aeronaves de otras naciones en los años 1930. Modelos como el Junkers Ju 87 Stuka y elMesserschmitt Bf 109 pasaron a simbolizar el poder aéreo alemán. Probada en combate en la Guerra Civil Española, la Luftwaffe era una de las fuerzas aéreas más fuertes, doctrinalmente avanzadas y más experimentadas en combate del mundo en el momento que estalló la Segunda Guerra Mundial Europa en septiembre de 1939.

[6] El Junkers Ju 87 o Stuka (del alemán Sturzkampfflugzeug, «bombardero en picado») fue un avión de ataque a tierra biplaza —piloto y artillero de cola— alemán de la Segunda Guerra Mundial. Diseñado por Hermann Pohlmann, el Stuka voló por primera vez en 1935 y se estrenó en combate en 1936 durante la Guerra Civil Española como parte de la Legión Cóndor enviada por la Luftwaffe alemana.

[7] El cañón Krupp es una familia de piezas de artillería utilizadas por distintos ejércitos del mundo desde el siglo XIX

[9] El Oberkommando der Wehrmacht (OKW), traducible al español como “Alto Mando de la Wehrmacht,, fue parte de la estructura de las fuerzas armadas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial. En la práctica cumplía la función del Ministerio de Guerra que había sido suprimido en 1938.

[10] El término Revolución rusa agrupa todos los sucesos que condujeron al derrocamiento del régimen zarista y a la instauración preparada de otro, leninista, a continuación, entre febrero y octubre de 1917. En gran medida inducida por la Primera Guerra Mundial, la Revolución rusa fue un acontecimiento decisivo y fundador del “corto siglo XX” abierto por el estallido del macro conflicto europeo en 1914 y cerrado en 1991 con la disolución de la Unión Soviética. Objeto de simpatías y de inmensas esperanzas por unos (Jules Romains la describió como “la gran luz en el Este” y François Furet como “el encanto universal de octubre”), también ha sido objeto de severas críticas, de miedos y de odios viscerales. Sigue siendo uno de los acontecimientos más estudiados y más apasionadamente discutidos de la historia contemporánea.

[11] Fedor von Bock (3 de diciembre de 1880 – 4 de mayo de 1945), mariscal de campo alemán durante la Segunda Guerra Mundial, considerado uno de los más grandes generales de la Wehrmacht.

[12] Generalfeldmarschall Karl Rudolf Gerd von Rundstedt (Aschersleben, 12 de diciembre de 1875 – Hannover, 24 de febrero de 1953). Conocido por ser uno de los mejores generales de la Wehrmacht durante la Segunda Guerra Mundial y por tener un punto de vista apolítico a lo largo de toda su carrera.

[13] La Wehrmacht «Fuerza de Defensa» en alemán) era el nombre de las fuerzas armadas unificadas de la Alemania nazi desde 1935 a 1945, surgida tras la disolución de la Reichswehr (fuerzas armadas de la República de Weimar). La Wehrmacht (Der Heeres) estaba compuesta por el Heer (ejército), la Kriegsmarine (marina de guerra) y la Luftwaffe (fuerza aérea).

[14] Alfred Jodl (Wurzburgo, Alemania; 10 de mayo de 1890 – Núremberg, 16 de octubre de 1946) fue oficial de la Wehrmacht y ayudante personal de Wilhelm Keitel.

[15] Carl Gustaf Emil Mannerheim (Askainen, 4 de junio de 1867 – Suiza, 27 de enero de1951) fue un noble, militar y político finlandés, mariscal y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Finlandia, y sexto presidente de la República de Finlandia (1944-1946).

[16] Pese a que Hitler no confiaba en Leeb (por su postura anti-nazi y convicciones religiosas), y ante su espléndido historial, Hitler lo nombró comandante del II Grupo de Ejércitos y tomó parte en la invasión de los Sudetes en 1938. Durante la invasión de la URSS, Leeb, ahora con la confianza de Hitler, fue el responsable de llevar a cabo el ataque a la URSS en el sector noroeste, y obtuvo el mando del Grupo de Ejércitos Norte en la Operación Barbarroja. Leeb debía destruir a las unidades soviéticas en el área báltica, conquistar todas las bases navales soviéticas del mar Báltico y tomar Leningrado a más tardar el 21 de julio de 1941. Cuando la invasión de la Unión Soviética comenzó el 22 de junio de 1941, los ejércitos de Leeb se encontraron con un sorprendente éxito frente a las apabulladas fuerzas soviéticas. Sin embargo, Hitler no estaba en absoluto conforme. Dijo de él: “Leeb está ya en la tercera edad; no puede comprender y llevar a cabo mi plan de tomar rápidamente Leningrado. Se preocupa innecesariamente de defender el sector noroeste y quiere dar un paseo por el centro de Moscú. Está senil, obviamente, ha perdido su fuerza, y como buen católico que es sólo quiere rezar y no pelear.” En diciembre de 1941, Leeb fue relegado de su puesto, aunque se anunció oficialmente que había dimitido voluntariamente por enfermedad. El mando del Grupo de Ejércitos Norte fue asumido por el coronel general Georg von Küchler

[17] Nikolaus von Falkenhorst (17 de enero de 1885 – 18 de junio de 1968) fue un general alemán conocido por ejecutar la Operación Weserübung, cuyo objetivo fue la invasión de Dinamarca y Noruega en 1940. Después de la exitosa invasión se convirtió en comandante de las tropas alemanas estacionadas en Noruega entre 1940 y 1944.

[19] Todo el mundo conoce el diario que escribió Ana Franck, pero existe otro diario escrito por una niña rusa llamada Tatiana “Tanya” Nikolayevna Sávicheva, que fue escrito durante el asedio de las tropas alemanas a la ciudad rusa de Leningrado. Este escrito fue redactado en una pequeña libreta escolar y consta de 6 páginas en las que se reflejan las fechas de la muerte de seis familiares de Tania y unas breves anotaciones. Tanya era hija de un panadero (murió cuando ella tan solo tenía seis años) y de una costurera. Cuando la guerra les sorprende, toda la familia trabaja para el ejército: Marinya, su madre, cosía uniformes para el ejército, Leka uno de sus hermanos, trabajó en una fábrica que pertenecía al Ministerio de Marina, su hermana Zhenia, en la fábrica de munición, sus tíos Vasia y Lesha en la defensa antiaérea, y su otra hermana Nina en la construcción de las defensas de la ciudad. Tanya la más pequeña, cavaba trincheras y ponía al descubierto bombas incendiarias. Desde el 28 de Diciembre en que muere su hermana Zhenia hasta el 13 de Mayo de 1942 en que muere la madre, están anotadas las fechas del fallecimiento de su abuela, su hermano Leka y sus tíos Vasia y Lesha, acabando el diario con las emotivas frases “Los Sávichev murieron”, “murieron todos”, “Sólo queda Tanya”. Durante el mes de Agosto de 1942 Tatiana es evacuada a Krasni Bor junto a otros 139 niños, y desde allí, una profesora del orfanato donde había sido llevada llamada Anastasiya Karpova escribe una carta a Mihail, hermano de Tatiana, en la que le dice que la niña necesita ciudados y cariño maternal. Poco después Tatiana es llevada al hospital Shatkovsky donde fallece un mes más tarde. Una vez finalizada la guerra, los únicos supervivientes de la familia, sus hermanos Nina y Mihail regresan a Leningrado y en el año 1971, la URSS descubrió un planeta menos al que le puso el nombre de “TANYA SAVICHEVA” en su honor. Actualmente, el diario de Tanya se exhibe en el Museo de historia de Leningrado y una copia reposa en el Piskarevsky Memorial Cementery.

[20] Los Juicios de Nüremberg o, también, Procesos de Nüremberg ( Nürnberger Prozesse), fueron un conjunto de procesos jurisdiccionales emprendidos por iniciativa de las naciones aliadas vencedoras al final de la Segunda Guerra Mundial, en los que se determinaron y sancionaron las responsabilidades de dirigentes, funcionarios y colaboradores del régimen nacionalsocialista de Adolf Hitler en los diferentes crímenes y abusos contra la Humanidad cometidos en nombre del III Reich alemán a partir del 1 de septiembre de 1939 hasta la caída del régimen alemán en mayo de 1945.

[21] Dmitri Dmítrievich Shostakóvich (San Petersburgo, 25 de septiembre de 1906 – Moscú, 9 de agosto de 1975) fue un compositor ruso que vivió durante el período soviético, y uno de los más reconocidos compositores del siglo XX. Shostakóvich obtuvo fama en la Unión Soviética bajo el patrocinio del jefe de personal de León Trotsky, Mijaíl Tujachevski. Pero después tuvo una relación difícil con la burocracia estalinista y con el Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). El Partido Comunista denunció públicamente su música entre 1936 y en 1948. A pesar de ello, con el paso del tiempo recibió halagos por su música dentro de la URSS e incluso reconocimientos del Estado. A pesar de la controversia, su trabajo fue popular y bien recibido.

[22] El Junkers Ju 52 fue un avión de transporte alemán utilizado ocasionalmente como bombardero (en la Guerra Civil Española); era un monoplano de ala baja con tren de aterrizaje fijo y revestimiento metálico, descendiente del Junkers F 13. A pesar de sus rasgos arcaicos, con tren de aterrizaje fijo, líneas angulosas y revestimiento corrugado, el Ju 52 no sólo estuvo presente en todas las operaciones bélicas alemanas de la Segunda Guerra Mundial, sino que también participó en algunas de las denominadas “guerras de posguerra”. Fue asimismo uno de los aviones preferidos de Adolf Hitler, quien utilizó uno de estos modelos para su uso personal, y que se convirtió no solo en su modelo favorito, sino en el más famoso avión representativo del transporte de la Alemania Nazi de preguerra. Hitler usó una versión civil, matrícula D-2600 (ver imagen al pie), en color plateado para hacer sus recorridos durante el periodo de preguerra.

[23] La Operación Chispa (operatsia iskra) fue una operación militar realizada por el Ejército Rojo entre el 12 de enero y el 18 de enero de 1943 para intentar romper el sitio de Leningrado que llevaba a cabo la Wehrmacht. La ofensiva soviética logró romper el cerco alemán y abrir una vía de comunicación que permitió aliviar la situación de los civiles y militares cercado, aunque los alemanes mantuvieron el sitio hasta enero de 1944.

[24] La 250. Einheit spanischer Freiwilliger de la Wehrmacht, más conocida como la División Azul, fue una unidad española de voluntarios que sirvió en el Frente de Rusia entre 1941 y 1943 encuadrada en la Wehrmacht, durante la Segunda Guerra Mundial.

[25] El 10 de febrero de 1943 se produce en los arrabales de Leningrado la batalla de Krasny Bor. Fue el más sangriento enfrentamiento en el que intervino la 250ª División de Voluntarios Españoles de la Wehrmacht, más conocida como la División Azul, en la cual 5.900 españoles equipados con armamento manual hicieron frente a 44.000 soldados del Ejército Rojo, repartidos en 4 divisiones, y apoyados por gran cantidad de artillería y tanques. Se produjeron casi 4.000 bajas entre los voluntarios españoles de la División Azul.

[26] La 4.ª División SS Polizei fue una unidad de las Waffen-SS que tomó como base para sus tropas a la Ordnungspolizei (la Policía civil uniformada) y reservistas de la Allgemeine-SS. Con un entrenamiento pobre y un peor equipamiento que el resto de las divisiones de las Waffen-SS, durante la mayor parte de la guerra se dedica a tareas de ocupación, centrándose en tareas policiales y antipartisanas en los territorios ocupados. Hasta febrero de 1942, no se la consideró integrante de las Waffen-SS, pasando a estar integrada en ellas a partir de entonces.

[27] El 16 de noviembre de 1941 tras conquistar la ciudad de Nóvgorod, las fuerzas alemanas continúan hacia el norte siguiendo el curso del río Vóljov, asegurando el cerco de Leningrado. Se le encomienda a la División Azul realizar diversos golpes de mano para obtener información y destruir puestos enemigos en la otra orilla del río. El 18 de octubre el general Muñoz Grandes ordenó al coronel Esparza el paso del río, acción conocida como la Batalla de Vóljov que realiza el 2º Batallón del Regimiento 269 al mando del comandante Miguel Román Garrido, escogiendo como punto de cruce Udárnik, donde el río tiene una anchura de trescientos metros, lo que supuso doce minutos de travesía que se realiza en botes neumáticos con capacidad para ocho personas. La acción se realiza en silencio, sin protección artillera, explotando el factor sorpresa, pasando la tierra minada y lanzándose al asalto de la cota escogida, un vital observatorio de la artillería soviética. Después de establecer la cabeza de puente, rechazan un fuerte contraataque del 2º Batallón del 848° Regimiento soviético. El 20 de octubre 2.000 hombres han cruzado el río y se permite la instalación de un transbordador por parte de la 514ª Compañía de Pontoneros. Consolidada la posición, se inicia la ofensiva hacia el este, ocupando Smeissko, Russa, Sitno, Tigoda y Petróvskoie. El capellán castrense Juan Dehesa Manuel fue condecorado con la Cruz de Hierro por su brillante actuación en la cabeza de puente del Vóljov.

[28] Kiril Afanásievich Meretskov nació el 7 de junio de 1897 en Riazán y falleció el 30 de diciembre de 1968 en Moscú. Fue un Mariscal de la Unión Soviética y Héroe de la Unión Soviética.

[29]Leonid Aleksándrovich Góvorov (22 de febrero de 1897 – 19 de marzo de 1955) fue un comandante militar soviético, Mariscal de la Unión Soviética.

[30] El 18.° Ejército fue una unidad del ejército alemán durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Formado en noviembre de 1939 en la Región Militar (Wehrkreis), participó, como parte del Grupo de Ejercitos B, en la Batalla de Francia en mayo de 1940 en la invasión de Holanda y Bélgica, y posteriormente en la ocupación de Francia. Se trasladó luego a Prusia Oriental, para participar en la Operación Barbarroja como parte del Grupo de Ejércitos Norte. Cuando se inició la invasión en junio de 1941, avanzó por los Estados Bálticos, encargándose desde finales de 1941 del asedio de Leningrado. En octubre de 1944 una ofensiva soviética dejó aislado al 18.º Ejército junto al resto del Grupo de Ejércitos Norte en los Estados Bálticos, formándose la llamada bolsa de Curlandia. El 25 de enero de 1945 Hitler cambió el nombre de las grandes agrupaciones del Ejército del frente del este, pasando a denominarse el Grupo de Ejércitos Norte como Grupo de Ejércitos Curlandia, quedando el 18.º Ejército encuadrado dentro del mismo. A pesar de varias ofensivas soviéticas sobre dicha bolsa, el Grupo de Ejércitos de Curlandia resistió hasta el final de la guerra, y el 18.º Ejército, junto a las demás unidades, se rindió a principios de mayo de 1945.

[31]Lothar Rendulic (Wiener Neustadt, 23 de noviembre de 1887 – Eferding, 18 de enero de 1971) fue un oficial de la Wehrmacht alemana durante la Segunda Guerra Mundial. En 1938 fue reasignado a la Wehrmacht y actuó como Comandante de División en los Balcanes, en Noruega y luego en el cruento Frente Oriental. A inicios de 1944, Hitler ordenó a Rendulic que diseñara un plan para capturar a al líder partisano yugoslavo Tito. El 25 de mayo de 1944 se inició la Operación Rösselsprung, ejecutada por el legendarioOtto Skorzeny. A pesar de que un ataque de paracaidistas logró tomar el cuartel general de Tito, éste logró escapar. En junio de 1944 Rendulic fue nombrado comandante de las tropas estacionadas en Finlandia y Noruega. Sin embargo, cuando Finlandia se pasó al bando Aliado, Rendulic tuvo que enfrentarse a sus hasta entonces aliados en lo que se llamó la Guerra de Laponia. Durante la guerra, Rendulic tomó medidas cruentas como represalia por la traición finlandesa, como quemar la ciudad de Rovaniemi.

[32]Gueorgui Konstantínovich Zhúkov (19 de noviembre. 1 de diciembre de 1896 – 18 de junio de 1974), político, militar y mariscal de la Unión Soviética, considerado uno de los comandantes más destacados de la Segunda Guerra Mundial. Conocido por vencer a los japoneses en 1939 durante la Batalla de Jaljin Gol y durante la Segunda Guerra Mundial por sus triunfos contra los alemanes en las batallas de Moscú, Stalingrado, Leningrado, Kursk, en la Operación Bagratión y en la toma de Berlín.

[33] La batalla de Stalingrado fue un enfrentamiento bélico entre el Ejército Rojo de la Unión Soviética y la Wehrmacht de la Alemania nazi sus aliados del Eje por el control de la ciudad soviética de Stalingrado, actual Volgogrado, entre el 23 de agosto de 1942 y el 2 de febrero de 1943. La batalla se desarrolló en el transcurso de la invasión alemana de la Unión Soviética en el marco de la Segunda Guerra Mundial. Con bajas estimadas en más de dos millones de personas entre soldados de ambos bandos y civiles soviéticos, la batalla de Stalingrado es considerada la más sangrienta de la historia de la humanidad. La grave derrota de la Alemania nazi y sus aliados en esta ciudad significó un punto clave y de severa inflexión en los resultados finales de la guerra16 y representa el principio del fin del nazismo en Europa, pues la Wehrmacht nunca recuperaría su fuerza anterior ni obtendría más victorias estratégicas en el Frente Oriental. La ofensiva alemana para capturar Stalingrado comenzó a finales del verano de 1942, en el marco de la Operación Azul o Fall Blau, un intento por parte de Alemania de tomar los pozos petrolíferos del Cáucaso. Un masivo bombardeo de la Luftwaffe redujo buena parte de la ciudad a escombros, mientras las tropas terrestres del Eje debían tomar la ciudad edificio por edificio, en lo que ellos denominaron «Rattenkrieg» (‘guerra de ratas’). A pesar de lograr controlar la mayor parte de la ciudad, la Wehrmacht nunca fue capaz de derrotar a los últimos defensores soviéticos que se aferraban tenazmente a la orilla oeste del río Volga, que dividía la ciudad en dos. En noviembre de 1942 una gran contraofensiva soviética embolsó al 6º Ejército Alemán del general Paulus dentro de Stalingrado, no logrando escapar del cerco por la negativa de Hitler a renunciar a la toma de la ciudad. Este cerco, llamado por los alemanes «Der Kessel» (‘el caldero’), significó el embolsamiento de 250 000 soldados, debilitados rápidamente a causa del hambre, el frío y los continuos ataques soviéticos. Los constantes fracasos alemanes por intentar romper el cerco harían, contra las órdenes de Hitler, que Friedrich Paulus rindiera su 6º Ejército en febrero de 1943. La derrota alemana en Stalingrado confirmó lo que muchos expertos militares sospechaban: las fuerzas alemanas no eran lo suficientemente poderosas en logística de abastecimiento como para mantener una ofensiva en un frente que se extendía desde el mar Negro hasta elocéano Ártico. Esto se confirmaría poco después en el nuevo revés que Alemania sufriría en la batalla de Kursk. El fracaso militar convenció a muchos oficiales de que Hitler estaba llevando a Alemania al desastre, acelerándose los planes para su derrocamiento y dando como resultado el atentado contra Hitler de 1944 La ciudad de Stalingrado recibiría el título de Ciudad Heroica.

[34] El 16 de septiembre de 1941 tras conquistar la ciudad de Novgorod, las fuerzas alemanas continúan hacia el norte siguiendo el curso del río Vóljov, asegurando el cerco de Leningrado. Se le encomienda a la División Azul realizar diversos golpes de mano para obtener información y destruir puestos enemigos en la otra orilla del río. El 18 de octubre el general Muñoz Grandes ordenó al coronel Esparza el paso del río, acción conocida como la Batalla de Vóljov que realiza el 2º Batallón del Regimiento 269 al mando del comandante Miguel Román Garrido, escogiendo como punto de cruce Udárnik, donde el río tiene una anchura de trescientos metros, lo que supuso doce minutos de travesía que se realiza en botes neumáticos con capacidad para ocho personas. La acción se realiza en silencio, sin protección artillera, explotando el factor sorpresa, pasando la tierra minada y lanzándose al asalto de la cota escogida, un vital observatorio de la artillería soviética. Después de establecer la cabeza de puente, rechazan un fuerte contraataque del 2º Batallón del 848° Regimiento soviético. El 20 de octubre 2.000 hombres han cruzado el río y se permite la instalación de un transbordador por parte de la 514ª Compañía de Pontoneros. Consolidada la posición, se inicia la ofensiva hacia el este, ocupando Smeissko, Russa, Sitno, Tigoda y Petróvskoie. El capellán castrense Juan Dehesa Manuel fue condecorado con la Cruz de Hierro por su brillante actuación en la cabeza de puente del Vóljov

[35] La Batalla de Moscú es el nombre dado por los historiadores soviéticos a dos periodos de lucha estratégicamente significativos en un corredor de 600 km del Frente Oriental durante la Segunda Guerra Mundial. Estos episodios tuvieron lugar entre el 2 de octubre de 1941 y el 7 de enero de1942. El esfuerzo defensivo soviético había frustrado la estrategia de Hitler de tomar la ciudad de Moscú, capital de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y su ciudad más grande, y que era considerada el primer objetivo militar y político de la fuerzas del eje para la invasión de la Unión Soviética.

[36] La batalla de Kursk, también denominada Operación Ciudadela, da nombre a una serie de choques armados que tuvieron lugar entre julio y agosto de 1943 en la región de ese mismo nombre en Rusia en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. En ella, las tropas del ejército alemán harían el último esfuerzo ofensivo en el frente del este, agrupando el grueso de sus fuerzas acorazadas y sus más modernas armas, pasando por las unidades más potentes y sus generales más prestigiosos, enfrentándose con tropas del Ejército Rojo de la URSS. La operación recibió el nombre en clave de Operación Zitadelle(Ciudadela), y se considera una de las batallas más grandes de la historia, pues participaron alrededor de tres millones de soldados, más de 13.000 tanques y unos 12.000 aviones. La fase de ofensiva soviética entre el 12 julio al 23 agosto de 1943 fue la primera vez que el Ejército Rojo derrotó a los alemanes en pleno verano. La Batalla de Kursk tiene tanta importancia porque significó el primer combate en que la ofensiva Blitzkrieg alemana fue derrotada antes de que pudiera romper las defensas enemigas y además fue un triunfo soviético en estrategia avanzada. El modelo de operación estratégica utilizado por los soviéticos en esta batalla ha obtenido un puesto en los planes de estudio de las escuelas militares Tras la victoria soviética en Stalingrado, el Ejército Rojo desencadenó una serie de ofensivas obligando a los alemanes a evacuar el grupo de Ejércitos A ubicado en el Cáucaso por temor a que fueran aislados (cosa que hubiera sido un desastre aún mayor que el de Stalingrado), quedando aislada la cabeza de puente de Kuban Los soviéticos sobreexplotaron su victoria, llegando hasta más allá de Járkov, cerca del Cuartel General de Erich von Manstein en Zaporozhye, donde fueron rechazados por una bien dirigida contraofensiva de este mismo general. De esta manera los alemanes capturaron de nuevo la ciudad de Járkov, formándose un saliente soviético centrado en Kursk (véaseTercera Batalla de Járkov). Hitler decidió destruir el saliente, seguro de contar con las fuerzas necesarias para que Alemania retomara la iniciativa. Los soviéticos descubrieron el plan alemán y mediante medidas defensivas en el saliente planearon desgastar el ataque alemán para después contraatacar a las fuerzas desgastadas. El desembarco aliado en Sicilia acabaría con las esperanzas alemanas y la operación Ciudadela sería suspendida. En Kursk, los alemanes quemaron casi todas sus reservas en cuanto a carros de combate se refiere. También se notó en las bajas humanas, dando lugar a la pérdida de muchos hombres en ambos bandos, que con dificultad Alemania podría reemplazar. Kursk marcó el inicio de un avance soviético que no mermaría hasta la toma de Berlín

[37] El Ejército Rojo de Obreros y Campesinos (RKKA, fue la denominación oficial de las fuerzas armadas organizadas por los bolcheviques durante la Guerra Civil Rusa en 1918. Esta organización se convirtió en el ejército de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia tras la Revolución de Octubre y de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas tras su creación en 1922, formando el mayor ejército del mundo desde los años 1940 hasta la disolución de la Unión Soviética en diciembre de 1991. El nombre, abreviado generalmente a Ejército Rojo, hace referencia a la bandera roja usada por la clase obrera en su lucha contra el capitalismo. Pese a que el Ejército Rojo se convirtió oficialmente en el Ejército Soviético en 1946, el término Ejército Rojo es de uso común en Occidente para referirse a todas las Fuerzas Armadas soviéticas a lo largo de su historia. También es utilizado para denominar a las fuerzas armadas y milicias del Partido Comunista de China (PCCh) y de otros partidos comunistas a nivel mundial.

[38] La decisión de Stalin de permanecer en Moscú condiciona el plan soviético. La capital no sería entregada como lo fue a Napoleón. Miles de moscovitas participaron en la elaboración de un improvisado anillo defensivo en torno a su ciudad, si bien el fracaso alemán ante la capital no haría finalmente necesaria su utilización. Por otro lado, la participación de unidades «siberianas» en la defensa de la capital se ha sobredimensionado. Aunque en algunos combates puntuales tuvieron clara influencia, ni eran las unidades de élite que tradicionalmente se ha descrito ni llegaron en número tal que pudiesen decantar la batalla del lado soviético. Durante días y noches, sin descanso y con gran esfuerzo, soldados y civiles, incluidos niños, se dedicaron a construir un extenso sistema de defensas alrededor de la ciudad. Su característica principal la constituyen dos anillos de fortificaciones – las defensas exteriores e interiores. La más externa de la primera línea defensiva discurre en un semicírculo, a unas 25 millas del centro de la ciudad, desde Peterhof a través de Krasnogvardeysk hasta el Río Neva. La segunda línea defensiva o interior es un semicírculo de fortificaciones de considerable profundidad, a apenas 15 millas del centro de la ciudad, con las Colinas Duderhof como punto clave. El suburbio industrial de Kolpino y la antigua Tsarskoye Selo son sus piedras angulares. Precisamente era sobre las Colinas Duderhof, desde donde los Zares de Rusia solían contemplar las maniobras de los regimientos de Guardias de San Petersburgo. Cada detalle del terreno, cada franja de bosque, cada arroyo, cada ruta de aproximación y todas las distancias se conocen con la mayor precisión. La artillería soviética posee el alcance exacto de todos los puntos principales en el terreno. En las posiciones de infantería, en las casamatas de hormigón y en los diques antitanque alrededor de las Colinas Duderhof, Zhdanov, el Zar Rojo de Leningrado, ha desplegado a sus Guardias – regimientos de choque, jóvenes comunistas fanáticos y los mejores batallones de la Milicia de Trabajadores de Leningrado.

[39] Andréi Zhdánov nació el 26 de febrero de 1896. En 1915 se unió a la facción bolchevique del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia. Fue ascendiendo entre las filas de la organización hasta llegar a liderar su rama de Petrogrado luego del asesinato de Serguéi Kírov en 1934. Consuegro de Iósif Stalin —su hijo Yuri se casó con Svetlana Alilúyeva, hija de aquél—, en 1947 organizó el Kominform, diseñado para coordinar los partidos comunistas de Europa. Fue un férreo defensor del realismo socialista, corriente estética que buscaba ser la representación artística del socialismo frente a los valores burgueses y reaccionarios. Hasta fines de la década de 1950 su código ideológico, conocido como zhdanovismo, dominó en gran medida la producción cultural de la Unión Soviética. Zhdánov se propuso crear una nueva filosofía del arte; su método reducía toda la cultura a una clave donde un símbolo dado corresponde a un valor moral simple. Zhdánov es famoso por sus ataques contra figuras como Dmitri Shostakóvich o Serguéi Eisenstein, pero bajo su hegemonía cultural muchos otros artistas, menos famosos, fueron descalificados o perseguidos. Luego de la muerte de Stalin en 1953, los artistas soviéticos dejaron de estar a merced de la censura zhdanovista, y el control estético ideológico que caracterizó el período estalinista fue aliviado. El resultado fue una explosión creativa del arte soviético, tanto abstracto como figurativo, floreciendo estilos antes mal vistos o perseguidos. Falleció el 31 de agosto de 1948. La localidad donde nació, Mariupol, se llamó Zhdánov en su honor entre el año de su muerte y 1989.

[40] La Guerra Fría fue un enfrentamiento político, económico, social, militar, informativo e incluso deportivo iniciado al finalizar la Segunda Guerra Mundial, cuyo origen se suele situar en 1947, durante las tensiones de la posguerra, y se prolongó hasta la disolución de la Unión Soviética (inicio de la Perestroika en 1985, caída del muro de Berlín en 1989 y golpe de Estado en la URSS de 1991), entre los bloques occidental-capitalista liderado por Estados Unidos, y el oriental-comunista liderado por la Unión Soviética. Las razones de este enfrentamiento fueron esencialmente ideológicas y políticas. i bien estos enfrentamientos no llegaron a desencadenar una guerra mundial, la entidad y la gravedad de los conflictos económicos, políticos e ideológicos, que se comprometieron, marcaron significativamente gran parte de la historia de la segunda mitad del siglo XX. Las dos superpotencias ciertamente deseaban implantar su modelo de gobierno en todo el planeta. Ninguno de los dos bloques tomó nunca acciones directas contra el otro, razón por la que se denominó al conflicto «guerra fría».

[41] La Revolución rusa de 1905 fue una ola de agitación política de masas a lo largo de grandes zonas del Imperio ruso. Algunos de los altercados estaban dirigidos contra el gobierno, otros simplemente carecían de objeto. Se dieron casos de terrorismo, huelgas de trabajadores, disturbios campesinos y motines militares. La revolución condujo al establecimiento de una monarquía constitucional limitada y a la Duma Estatal del Imperio Ruso.

[42] Nicolás II de Rusia; San Petersburgo, Imperio ruso, 18 de mayo de1868 – Ekaterimburgo, Rusia, 17 de julio de 1918) fue el último zar de Rusia. Hijo del zar Alejandro III, gobernó desde la muerte de su padre, el 20 de octubre de 1894, hasta su abdicación el 2 de marzo de 1917 (de acuerdo al calendario juliano), cuando renunció en su nombre y en nombre de su hijo heredero al trono y este pasó a su hermano, el gran duque Miguel. Durante su reinado vio como el Imperio ruso sufrió una debacle económica y militar. Fue apodado «Nicolás el Sanguinario» por los críticos debido a la Tragedia de Jodynka, el Domingo Sangriento y por los pogromos antisemitas que se produjeron durante su reinado. Como jefe de Estado, aprobó la movilización de agosto de 1914 que marcó el inicio de la Primera Guerra Mundial, la revolución y la consecuente caída de la dinastía Románov.

Su reinado acabó con la Revolución rusa, cuando, intentando volver del cuartel general a la capital, su tren fue detenido en Pskov y fue obligado a abdicar. A partir de entonces, el zar y su familia fueron apresados, primero en el Palacio de Alejandro, en Tsárskoye Seló, después en la casa del gobernador de Tobolsk y finalmente en la Casa Ipátiev, en Ekaterimburgo. Nicolás II, su mujer, su hijo, sus cuatro hijas, el médico de la familia imperial, un criado personal, la camarera de la emperatriz y el cocinero de la familia fueron ejecutados en el sótano de la casa por los bolcheviques en la madrugada del 16 al 17 de julio de 1918. Este acto fue ordenado por Vladímir Ilich Lenin y por el líder bolchevique Yákov Sverdlov Posteriormente, Nicolás II, su mujer y sus hijos fueron canonizados como mártires por grupos relacionados con la Iglesia Ortodoxa Rusa en el exilio.

[43] La Rebelión de Kronstadt fue un alzamiento fracasado de los marinos soviéticos de la isla de Kotlin, donde se halla la fortaleza de Kronstadt, contra el Gobierno de la República Socialista Federativa Soviética Rusa. Fue la última gran rebelión en contra del dominio bolchevique dentro del territorio ruso durante la Guerra Civil rusa. La rebelión tuvo lugar en las primeras semanas de marzo de 1921 en Kronstadt, una fortaleza naval situada en la isla de Kotlin en el Golfo de Finlandia. Tradicionalmente, Kronstadt ha servido como base de la flota báltica rusa y defensa de San Petersburgo (entonces, Petrogrado), que se encuentra a treinta kilómetros de la isla. Durante dieciséis días, se implantó una comuna revolucionaria que se opuso al Gobierno soviético que los propios marinos habían ayudado a crear. Después de encarnizados combates y gran número de bajas, la rebelión fue aplastada. Surgida por el descontento popular y a raíz de las protestas obreras en Petrogrado, estalló cuando estas se estaban calmando. No se coordinó con otras rebeliones contra los bolcheviques que en ese momento existían en otras lejanas regiones del país. Por entonces las disputas internas entre fracciones comunistas habían debilitado seriamente la administración de la flota y esta no pudo desbaratar la sublevación. Los rebeldes, entre los que se contaban numerosos comunistas desencantados con la evolución del Gobierno, exigieron la aplicación de un programa de reformas que recordaba las reivindicaciones de corte anarcosindicalista de 1917: elección de los sóviets, inclusión de los partidos socialistas y anarquistas en el poder, libertad económica para campesinos y obreros, fin del poder de los partidos y del monopolio bolchevique del poder, disolución de los nuevos organismos burocráticos surgidos durante la guerra o restauración de los derechos civiles para la clase trabajadora. A pesar de la influencia de algunos partidos de oposición, los marinos no respaldaron a ninguno en concreto. Convencidos de la popularidad de las reformas que exigían y que aplicaron en parte durante la corta rebelión, esperaron en vano que su protesta se extendiese por el país y rechazaron la ayuda de los emigrados, que pretendían utilizar el alzamiento para sus propios fines. Esperando que el Gobierno se aviniese a negociar, mantuvieron una actitud pasiva que acabó por aislar la fortaleza del continente, a pesar de los consejos de los oficiales, que defendieron una estrategia ofensiva. Las autoridades, por el contrario, adoptaron una postura intransigente, presentaron un ultimátum exigiendo la rendición incondicional el día 5 y, una vez caducado el plazo, desencadenaron una serie de asaltos a la isla que fracasaron hasta que una gran concentración de unidades militares logró tomarla el 17 de marzo tras sufrir gran número de bajas. Los rebeldes fueron considerados mártires revolucionarios por sus partidarios y agentes de la Entente y de la contrarrevolución para las autoridades; la rebelión desencadenó una gran controversia y la desilusión de parte de los antiguos defensores del régimen establecido por los bolcheviques. Aunque la sublevación fracasó, aceleró la implantación de la Nueva Política Económica que sustituyó al «comunismo de guerra»; las exigencias políticas, por el contrario, se vieron frustradas.